Detenidos acusados de robar más de 1.000 coches

0
109

Se llama Operación Panaserra y ha permitido desarticular una red nacional especializada en el robo de vehículos para su posterior manipulación y venta en diferentes países de la Unión Europea. La han llevado a cabo la Guardia Civil y la Policía Municipal de Madrid y se basa en una investigación que se inició en noviembre de 2018.

Actuaban de esta forma: El principal cabecilla de la organización encargaba a otro grupo la sustracción de los vehículos de una marca concreta –no ha trascendido cual para no generar alarma– a los que, posteriormente, manipulaban los elementos identificativos y fabricaban una documentación falsificada, que después utilizaban para su venta. En total, las Autoridades se calcula que pueden haber sustraído más de 1.000 vehículos que se habrían distribuido por toda Europa.

Ha llamado la atención de los investigadores la gran cantidad de material para la falsificación de documentos oficiales.

La operación se ha desarrollado en Madrid, Leganés y Toledo, donde en diferentes localizaciones se incautaron gran cantidad de documentos fasificados. En concreto, 51 permisos de circulación, 81 stickers de diferentes landers para las placas de matrícula, 15 pegatinas de ITV, 43 sellos oficiales y dos 2 sellos-tampón, todos ellos de Alemania. También 18 permisos de circulación de Austria, 10 certificados de matriculación de Dinamarca, dos permisos de circulación en blanco de Bulgaria, 16 permisos de circulación españoles en blanco, 15 tarjetas de Inspección Técnica de España y un Certificado de Registro de ciudadano de la Unión Europea.

Esta banda también estaba especialziada en la clonación de llaves, inhibidores de frecuencia por satélite, geolocalizadores de última generación, lectores y clonadores de tarjetas magnéticas, dispositivos de seguimiento GPS y lectores de OBD.

Según cálculos de las Autoridades la organización habría robado más de 1.000 automóviles.

Ha llamado la atención de los investigadores la gran cantidad de material para la falsificación de documentos oficiales, destinados a vehículos y a personas, equipos informáticos, plastificadoras de documentos, hologramas en blanco, impresoras, tintas etc. Se trataba de una red amplia y bien preparada.

Finalmente hay tres personas detenidas acusadas de falsedad documental, encubrimiento, delito contra la salud pública y pertenencia a grupo criminal. Se han incautado un total de 9 vehículos y el resultado de la investigación concluye que podrían haber defraudado unos 350.000 euros.

Loading...

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí