Sainz vuelve a brillar en su carrera más complicada

0
120

La actitud de Carlos Sainz durante la jornada del sábado del Gran Premio de Austria fue hasta criticable. El piloto venía caliente después de que el McLaren se pusiera en pista el viernes y se evidenciase el gran potencial del vehículo. Había coche, y Sainz iba a sancionar. Una oportunidad perdida. Una sesión de clasificación que en el caso del piloto español, parecía incluso recochineo, más viendo los resultados de Norris.

Pero para la carrera, Sainz estuvo hipermotivado. El piloto evitó en todo momento hacerse falsas ilusiones, con declaraciones muy cautas sobre sus posibilidades en carrera a pesar de que tanto él como McLaren sabían que había potencial. ¿Difícil? Sí. ¿Imposible? Ni mucho menos.

La remontada comenzó a fraguarse en la primera vuelta. Pero Sainz sabía que no debía dejarse llevar por la emoción y herir de muerte un juego de neumáticos que debía durar casi la mitad de carrera. Aun así, el de McLaren se permitió realizar algunos adelantamientos que pronto le hicieron meterse en faena, especialmente los realizados sobre los Renault, con quienes a priori, iba a luchar por las últimas posiciones de puntos.

La gestión de Sainz con los neumáticos medios fue sobresaliente y poco a poco empezó a dar señales de que iba a llegar al grupo de arriba. El madrileño avisó a su equipo que los neumáticos se estaban viniendo abajo, pero McLaren sabía de la necesidad de mantenerlo fuera para quitarse parte del tráfico. Hasta que no hubo una caída alarmante, Sainz no realizó su parada.

McLaren tenía ante sí la gran duda. ¿Neumático blando o neumático duro? El blando había respondido extraordinariamente bien entre los pilotos que lo habían montado, Norris incluido, pero el duro quizás iba a permitir tirar a fondo todo el relevo. Optaron por del duro.

Cabeza abajo, Sainz comenzó a rebajar sus tiempos, incluso permitiéndose marcar la vuelta rápida de carrera, rápidamente anulada por un Max Verstappen en caza y captura. Pérez, Giovinazzi, Raikkonen… Sainz estaba ‘on-fire’, y su ritmo no descendía. Lo que parecía un imposible, como era el dar caza a Pierre Gasly, parecía posible. Incluso, por qué no, acabar por delante de Lando Norris, en la sexta posición, en lo que sería una remontada recordad por mucho tiempo.

Desafortunadamente, las bananas asesinas se cruzaron en el camino del piloto español, ocasionando daños en su alerón delantero que cortaron de lleno la remontada. Sainz adoptó entonces una actitud más defensiva, de llegar a meta conservando la posición. Lo consiguió, firmando la octava posición y sumando cuatro nuevos puntos para McLaren.

Sainz está haciendo justo lo que todos los equipos de la zona media necesitan, sumar y sumar. De las seis últimas carreras, Sainz ha puntuado en cinco de ellas, con el único borrón del undécimo puesto de Canadá, justo cuando el McLaren tuvo un rendimiento más irregular.

El piloto español se afianza en la séptima posición de la clasificación de pilotos, sumando ya 30 puntos. Tras él, Lando Norris, con 22 y Kimi Raikkonen, con 21. Los que a priori iban a ser sus principales rivales, los pilotos de Renault, se caen, sumando ambos 16 puntos. En constructores, el equipo naranja se distancia, sumando ya 52 puntos por los 32 de Renault.

Loading...

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí