Primera gran derrota de Mercedes y Lewis Hamilton

0
235

Austria se volvió a erigir como el gran dolor de cabeza del equipo Mercedes de Fórmula 1. El del Red Bull Ring está siendo año tras año el lugar donde las flechas plateadas peor lo pasan. Ya en comienzo de la era híbrida, con un aplastante dominio, era donde permitía que vehículos como los Williams se le subieran a las barbas.

Mientras la estructura dirigida por Toto Wolff ha conseguido ser competitivo en circuitos que a priori no se adaptaban a las características del Mercedes, un vehículo con una batalla muy larga y muy potente, como pudiera ser el del Principado de Mónaco, el clásico trazado de Austria sigue jugando en su contra a pesar de su configuración de muchas rectas, que teóricamente, debería jugar a su favor.

No fueron especialmente rápidos, no estuvieron cómodos en ningún momento, y sufrieron múltiples problemas de refrigeración que condicionaron altamente su rendimiento. Valtteri Bottas probó las protecciones del circuito. Hamilton estuvo cerca en varias ocasiones, pero siempre acabó con el control de su monoplaza. En clasificación, salvaron los muebles, pero no había nada que hacer en carrera.

Mercedes lo sabía, como también lo sabían sus pilotos, pues especialmente en el caso de Hamilton, se mostró muy hastiado con todo y con nada. El piloto, especialmente crítico tras finalizar todas las carreras hasta la fecha en primera o segunda posición, aseguró no entender por qué el equipo no había preparado esta carrera específicamente, después de que se repitan problemas de pasadas temporadas.

Al británico no le falta razón, pero él tampoco es inocente. Su rendimiento no estuvo a la altura de lo esperado, y fueron sus errores de pilotaje, pasando una y otra vez por encima de las bananas disuasorias, los que comprometieron gran parte de su carrera, tanto precipitando la parada en boxes como perdiendo tiempo por tener que cambiar el alerón delantero.

El enfado de Lewis también se puede explicar por la calentura del momento, pues se quedó realmente cerca de su compañero de equipo, quién a priori tuvo una carrera más placida, y sobre todo, perdió posición con Sebastian Vettel en las dos últimas vueltas. Esta vez fue el británico el que quedó señalado, bloqueando ruedas tratando de defenderse ante el empuje del de Ferrari.

¿Y qué queda tras la peor carrera de Mercedes del año? Un tercer y un quinto puesto, con Hamilton cediendo apenas dos puntos con el que en teoría es su máximo rival para el título. Y solo en teoría, pues ahora es Max Verstappen el que más cerca del británico está en la clasificación general, Bottas aparte. Eso sí, a ‘solo’ 71 puntos.

Loading...

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí