Nadal – Medvedev: héroe contra villano por el título del US Open

0
118
Nueva York tendrá lo que quería. Esta noche, a partir de las 22.00 horas, se juega la final masculina del US Open entre Rafael Nadal y Daniil Medvedev, verdugo de Matteo Berrettini y Grigor Dimitrov. Para la grada será como acudir a ver un espectáculo de Broadway con un héroe y un villano que aspiran a llevarse el mismo botín. Nadal personificará al héroe, al tenista admirado, con el beneplácito de la organización y del público, que aspira a hacer historia y sumar así su decimonoveno Grand Slam. Se quedaría a sólo uno del tope de Roger Federer. Lo que pasa es que el suizo tiene cinco años más que el balear y le queda poco recorrido. El tiempo, sin embargo, parece haberse parado para Rafa, que ha dejado atrás la tendinitis en el tendón rotuliano de las rodillas que le dejó fuera de combate en las semifinales de la pasada edición del Abierto ante Juan Martín Del Potro. De hecho, en el momento que se borró esta temporada de Miami -había renunciado antes a disputar la penúltima ronda de Indian Wells a causa de la rodilla-, se había saltado o abandonado 20 de los últimos 23 torneos en dura. Medvedev, que mañana ascenderá al cuarto puesto del ranking, inmediatamente detrás de Novak Djokovic, Nadal y Federer, tiene el dudoso honor de ocupar el perfil de twitter de Nick Kyrgios. El ruso hizo una peineta a los aficionados que llenaban la Louis Armstrong -segunda central del complejo Billie Jean King-, en la tercera ronda con Feliciano López. Fue después de devolverle de malas maneras la toalla a un recogepelotas. Kyrgios no tardó en colgar la instantánea en las redes sociales y hacérsela suya. Este no era el primer acto de indisciplina del chico con cara de bueno pero que en 2016 fue descalificado del challenger de Savannah (Georgia) por el supervisor después de acusar a la juez de silla, Sandy French, de ayudar a Donald Young por tener el mismo color de piel. “Sé que eres amiga de Young, no tengo ninguna duda”. Un año después, en Wimbledon, arrojó monedas a la portuguesa Mariana Alves a la conclusión del partido que perdió con el belga Ruben Bemelmans. Medveded se ha autollamado “idiota” por las cosas que ha hecho estas dos semanas, entre ellas, provocar para que le abuchearan más. A pesar de ser su primera gran final aterriza en la cita como el jugador con más victorias en 2019 (50) y siendo el tercero que ha sido capaz de alcanzar la final en todos los eventos de la gira norteamericana: Washington, Canadá, Cincinnati y US Open. El primero en lograrlo fue Ivan Lendl, en 1982, y le secundó Andre Agassi, en 1995. Nunca Nadal estuvo tan cerca de Federer en cuanto a majors. El balear, además, mira por el retrovisor y podría dar un golpe de efecto con respecto a Djokovic, su más inmediato perseguidor con 16 grandes entorchados. Daniil es el primer miembro de la Next Gen que osa acabar con la tiranía del Big Three. Los tres colosos de la raqueta se reparten 50 de los útlimos 58 Grand Slam, incluidos los 11 más recientes. Muchos reclaman aire nuevo en lo más alto mientras Nadal mantiene que el relevo aún debe esperar. “Medvedev lleva un verano increíble. No creo que se le crucen los cables el día de la final”, reflexiona el manacorí. “Es una máquina, una especie de bestia”, declara su adversario. El moscovita se ha convertido en el segundo tenista de su país en llegar tan lejos. Marat Safin ganó en 2000 y lo hizo de tapado. Él quiere seguir su estela. Sólo puede ganar uno. *

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí