Ford actualiza los S-MAX y Galaxy: son más atractivos, pero solo se podrán comprar con motor diésel

0
235

En estos momentos los Ford S-MAX y los Ford Galaxy están en un momento complejo. Tanto los Galaxy como los S-MAX son monovolúmenes tradicionales, y pertenecen a uno de los segmentos más duramente afectados por la oleada de los SUV. Pese a que los S-MAX han incorporado ciertos rasgos crossover en su segunda generación, la propia marca estudia refundir a ambos coches y el próximo Ford Mondeo en una única carrocería crossover. No obstante, aún falta tiempo para eso, y Ford ha decidido aplicar un lavado de cara a sus monovolúmenes de referencia, además de una importante actualización mecánica.

A nivel visual el coche que más cambia es el Ford S-MAX, que incorpora en su frontal los rasgos estrenados por los Ford Focus y Ford Kuga, con una calandra, paragolpes y ópticas claramente rediseñados. Los Ford Galaxy reciben los mismos cambios, pero son más perceptibles en los S-MAX. Las versiones ST Line son las más pintonas, con calandras oscurecidas, un bonito tono azul exclusivo para la carrocería y llantas de hasta 18 pulgadas y nuevo cuño. El habitáculo de ambos coches cambia de forma bastante más ligera, siendo el nuevo selector del cambio uno de los detalles más reseñables.

2019 Ford S Max

Ver la galería completa en Diariomotor Todos los Ford Galax y Ford S-MAX se ofrecerán en versiones Trend, Titanium, ST Line y Vignale.

Este selector reemplaza a la palanca de cambios tradicional en las versiones automáticas. Ford también ha trabajado en mejorar los ajustes, los materiales y el aislamiento, teniendo como objetivo una experiencia a bordo más relajante. Una novedad importante del interior de estos coches son unos nuevos asientos delanteros. Estos asientos son ergonómicos, tienen 18 ajustes eléctricos y están certificados por AGR, una asociación alemana "por las espaldas saludables" que ha avalado los asientos de varios modelos de Opel y el Grupo PSA. Ambos coches se ofrecen en configuraciones de cinco y siete plazas.

A nivel de tecnología y conectividad, debuta en los Galaxy y S-MAX el sistema FordPass Connect. Además de una red WiFi de a bordo, podemos controlar el coche vía app y recibir información relevante sobre la vía y posibles incidentes en nuestro sistema de infotainment SYNC3. A nivel mecánico, la novedad es la dotación en la gama de ambos coches del motor 2.0 EcoBlue diésel – una familia de diésel de última generación. No hay referencia alguna a alternativas de gasolina, y al menos en estos coches, la realidad es que un motor diésel tiene sentido a nivel prestacional y a nivel de eficiencia.

2019 Ford Galaxy

Las versiones automáticas cuentan con control de crucero adaptativo con función de arranque y parada.

Estos motores desarrollan potencias de 150 CV, 190 CV y 240 CV, y en el caso de las versiones de 190 CV, se ofrecen con tracción total Intelligent All-Wheel Drive. Salvo en sus versiones de 150 CV, en el resto de caso se asocia a un nuevo cambio automático de convertidor de par y ocho relaciones. Los renovados Ford S-MAX y Ford Galaxy ya pueden encargarse en la red europea de concesionarios de Ford.

Loading...
Ver la galería completa en Diariomotor

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí