¿Qué hago si mi coche comienza a arder?

0
113

Es una situación en la que nadie quiere verse envuelto, y por ello, es necesario saber qué hacer si tenemos la desgracia de vivir un incendio en nuestro coche. La diferencia entre un susto y una desgracia está en la información que os daremos en este artículo. Un incendio en un coche es un hecho fortuito y afortunadamente muy poco común en coches modernos, pero con todo, puede suceder. Si tu coche comienza a arder, deberás seguir las instrucciones que a continuación recogemos para que el incidente no vaya a mayores y garantizar tu seguridad.

¿Por qué puede originarse un fuego en el coche?

En los coches hay multitud de fluidos inflamables circulando por sus entrañas, además de superficies a una altísima temperatura y cableado eléctrico de alta tensión. Las marcas de coches invierten millones de euros en el desarrollo de coches, siendo la seguridad del pasaje uno de los principales objetivos. Existen multitud de salvaguardas para evitar incendios, pero en coches entrados en años, mal mantenidos, o fruto de una mala jugada del azar, lo improbable puede ocurrir. La causa más habitual de un incendio suele ser una fuga de combustible.

El vertido de un fluido inflamable sobre superficies a alta temperatura suele ser la causa de los incendios en coches.

Si tenemos la mala suerte de que el combustible comience a derramarse sobre el colector de escape o una superficie muy caliente, podría llegar a encenderse y comenzar a arder. Igualmente, un cortocircuito en el sistema eléctrico – fruto de un deterioro, una avería o la pérdida de aislamiento del cableado – puede originar una chispa, que sería la semilla de un fuego. Es mucho más común que un coche se incendie cuando está funcionando, pero en casos muy excepcionales, un sistema eléctrico en mal estado podría hacer que el coche ardiera estando estacionado.

¿Qué hago si mi coche empieza a arder?

Lo primero que advertirás si tu coche empieza a arder es un fuerte olor y un humo negruzco, procedente de la combustión de materiales de origen plástico. El fuego suele casi siempre originarse en la parte delantera del coche – bajo el capó – y es prácticamente imposible no advertirlo. Lo primero que debes hacer es mantener la calma y no entrar en pánico: el coche no va a estallar en mil pedazos como ocurre en las películas de Hollywood. Mantén la cabeza fría y actúa con diligencia. En primer lugar, busca rápidamente un lugar para detener el coche.

La prioridad en caso de incendio es garantizar la seguridad de los ocupantes del vehículo.

El lugar para detener el coche debe ser seguro para los ocupantes del coche, en la medida de lo posible. A no ser que el incendio del coche sea muy grave y se haya extendido con voracidad – no suele ser el caso – tendrás un pequeño margen de tiempo: evita aparcar en zonas con maleza o vegetación, cercanas a otros vehículos o edificios. Pon las luces de emergencia y quita el contacto: apagando el motor interrumpimos la alimentación de combustible y la circulación de aceite, pudiendo limitar o retrasar el potencial destructivo del incendio.

Sal del vehículo y asegúrate de que todos los pasajeros abandonan el vehículo. La inhalación de humos es uno de los mayores peligros en un incendio, y puede provocar el desvanecimiento de alguno de los ocupantes. Olvida tus efectos personales: tu prioridad es salvar la vida. Si alguna persona ha resultado afectada por el humo, recurre al protocolo PAS (Proteger, Avisar, Socorrer) para minimizar las posibles complicaciones. Una vez fuera del vehículo, ponte a resguardo del humo, en dirección opuesta a la corriente de aire.

Detén el coche, activa los warning y apaga el motor. Abandona el coche lo antes posible.

Si es posible, ponte el chaleco reflectante – para garantizar tu buena visibilidad – y llama rápidamente al 112. Mientras los servicios de emergencia acuden al lugar del incidente, evalúa la situación. Si el fuego no es violento y no te pone en peligro, trata de salvar tus pertenencias, y si tienes un extintor a bordo, trata de extinguir el fuego por tus propios medios. Desde Diariomotor siempre recomendamos llevar a bordo un pequeño extintor de un kilo (puedes adquirirlo a través de este enlace) por precaución.

Rocía sus contenidos sobre la base de las llamas, si puedes localizar su fuente y no corres peligro. No obstante, hemos de asumir que en muchas ocasiones, nuestro vehículo podría terminar parcial o totalmente engullido por las llamas. Es una situación traumática, pero es mejor enfrentarla con información y la cabeza fría, que entrando en pánico. El protocolo sobre estas líneas descrito es el protocolo ideal, pero ante un incendio violento, tu prioridad es abandonar rápidamente el vehículo, y asegurarte de que el resto de ocupantes lo hacen.

Loading...
Recomendamos tener contratado un seguro con cobertura en caso de incendio. De lo contrario, no seremos indemnizados por los daños sufridos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí