Sin F1 ni MotoGP hasta mayo

0
330
Fórmula 1Sin F1 ni MotoGP hasta mayo

F1 2020 Jerez y Holanda deben marcar el arranque de los campeonatos, aunque nadie apuesta por ello

    • Miguel Sanz

Lo intentó hasta el último minuto, pero la Fórmula 1 tampoco ha podido evitar ser tumbada por el coronavirus y además a largo plazo, ya que si primero fue Australia la carrera cancelada, horas después se anunciaba que ni Bahréin ni Vietnam se podrá disputar tampoco en las fechas previstas. Lo que junto con China, cancelada hace meses, deja a la F1 sin sus cuatro primeras carreras, exactamente igual que MotoGP con Qatar, Tailandia, Austin y Argentina.

Apenas 12 horas después de que cayera Australia por KO, tras el positivo por coronavirus de un miembro del equipo McLaren (14 más seguirán en cuarentena en Australia por precaución), FIA y Liberty hicieron lo propio con las dos siguientes en acuerdo con los organizadores. "Se han tomado estas decisiones para garantizar la salud y la seguridad del personal que viaja, participantes y aficionados del campeonato, que sigue siendo nuestra principal preocupación. Estudiaremos la situación y la viabilidad de posibles fechas alternativas para cada Gran Premio más adelante en el año si la situación mejora. Esperamos empezar en Europa el 1 de mayo, pero dado el fuerte aumento en los casos de COVID-19 en Europa en los últimos días, esto se revisará periódicamente", destacaban en su comunicado tras una gestión altamente criticada incluso por los pilotos por su empeño en correr en Australia, especialmente Hamilton, Vettel y Raikkonen.

Carey, dando explicaciones en el 'paddock'

Precisamente las palabras de Lewis, hablando de que "el dinero es el que manda", fueron contestadas por Chase Carey, que ha gestionado de forma muy dudosa toda la crisis. "Si el dinero nos importara, no habríamos suspendido el gran premio", respondió, micrófono en mano en pleno paddock de Albert Park pese a los abucheos de muchos fans, a quien no se les indicó que todo se cancelaba con antelación, cuando los equipos ni se habían desplazado al circuito y varios pilotos incluso habían volado en la noche del jueves hacia sus casas. "A toro pasado, las cosas se ven diferentes y los eventos evolucionan según las situaciones. Tomamos la decisión de venir aquí y celebrar el evento cuando aquí se estaban celebrando otros eventos, era una situación diferente", añadió Carey. "No creo que nadie haya experimentado algo así en su vida.He pasado por una crisis económica, por dramas, pero la escala de esto es enorme. Estamos tomando apuntes de la situación ahora y de lo que hemos aprendido de este fin de semana", añadió Ross Brawn, su mano derecha.

"La forma de decirnos las cosas en la puerta fue horrible, no había información, tuvimos que descubrirlo por una aplicación en el móvil. Estuvimos allí durante una hora y media hasta que un hombre vestido de Ferrari dijo 'el evento se cancela, chicos'. Deberían haberlo cancelado hace más de una semana. Sentimos que nos han robado", aseguraba un fan a The Guardian, enfadado pese a la devolución de las entradas.

Liberty, que el año pasado al fin logró beneficios de tras su mega compra de 8.000 millones de la F1, trató de aguantar la carrera hasta el final por muchos motivos, el canon cercano a 30 millones de Australia, que se pierde si no hay carrera, la presión de los equipos pequeños para correr ya que parte de su supervivencia va en el fee que reciben por disputar una carrera, el propio gasto del traslado, etc. Pero con los grandes equipos en contra (Mercedes cambió su voto de correr a no correr tras la llamada de la planta noble de su matriz para volver a casa sin preguntar), no había vuelta atrás.

"Desgraciadamente, esta es la decisión correcta. Todos queremos subirnos al coche y competir, pero debemos ser realistas y poner la salud y la seguridad por delante", añadió Hamilton ya camino de casa.

Vasseur, jefe de Alfa Romeo, desolado tras la cancelación

Así que hasta mayo, y además el mismo fin de semana del 1, 2 y 3, no se deberían reanudar las dos mejores competiciones mundiales del motor. La Indycar y la NASCAR, así como la Fórmula E, también cayeron fulminadas ayer, y el Mundial de Rallies, que arrancó en enero, va a completar sus tres primeras citas hasta que se caiga la quinta en Argentina.

¿Se podrá? Nadie da un duro por ello. Jerez está pendiente, pero ni Carmelo Ezpeleta, ayer en Radio Marca, pudo asegurarlo. "Para hacerlo allí con normalidad el Gobierno nos debe autorizar, a puerta abierta o cerrada, pero luego ver si los italianos pueden viajar porque si no, no se puede. Tomaremos la decisión en el último momento, días antes. Intentaremos hacer el campeonato en las mejores condiciones posibles", aseguró. Ezpeleta sigue moviendo Valencia en noviembre y encajando las piezas como un malabarista.

¿Y Zandvoort en F1? Al igual que Vietnam, la inversión económica en rehacer la vieja pista holandesa ha sido considerable, pero el estado actual de extensión de la pandemia hace muy complicado imaginarla pasada en mes y medio. Y luego va Montmeló, que ayer anunció que por ahora sus dos carreras fetiche, la F1 en mayo y MotoGP en junio, siguen en pie, aunque ha cancelado todas las anteriores. Mónaco, más de lo mismo viendo que Europa es ahora epicentro de la expansión, por lo que según Red Bull, asoma Bakú allá por junio como inicio más probable de un campeonato que tendrá forzosamente que recuperar fechas en el intocable verano y pisar territorio de diciembre para poder acabar. Pero como dijo ezpeleta, "no es momento de ponerse pejigueros".

Loading...

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí