Fangio y Hamilton, dos conejillos de indias de Mercedes

0
343
Spread the love
Fórmula 1Fangio y Hamilton, dos conejillos de indias de Mercedes

F1 2020 Los dos saltaron a un coche invisible, con la promesa de aplastar

    • Miguel Sanz

Mercedes hoy domina con mano de hierro la F1, aplastando los últimos seis años, pero antes tuvo que convencer a un piloto como Lewis Hamilton de que ese coche que veía perdiendo y consumiendo neumáticos como si fueran de papel, sería capaz de aplastar a todos.

No fue la primera vez. La primera entrada de la firma alemana en la F1, para aplastar como hace ahora, vino precedida del fichaje del que entonces era el mejor, Juan Manuel Fangio, para pilotar un coche que solo era humo en 1954, el W196. Si en 2012 fue Lauda el encargado de seducir a Hamilton para sacarle de McLaren, medio siglo antes fue el mítico Alfred Neubauer el que se acercó al Chueco, campeón ya, para hablarle de las bondades de un vehículo que estaba solo en un papel.

Muchos le tildaron de loco al ir a Mercedes en 2013.

"Herr Neubauer, no soy un conejillo de indias, ¿quién me garantiza que su nuevo coche no es un completo desperdicio?", le dijo el argentino. "Le juro que nuestras 'flechas plateadas', mandarán al resto de coches a la lona", fue la respuesta del Toto Wolff de entonces.

Lauda usó otro truco con Hamilton en una charla a las 2 de la madrugada en un hotel de Singapur, cuando Lewis le dijo algo similar, ya que salía con la pole con su McLaren. "Si sus coches no ganan, ¿para qué me voy a mover yo a Mercedes?". Y Niki tiró de grandeza. "Si eres capaz de hacer ganador un coche que Michael Schumacher no ha podido, serás una leyenda". Funcionó.

Fangio, en el 196 con las ruedas por fuera

En ambos casos, que de hecho son las dos únicas aventuras del gigante de Stuttgart en la F1, Mercedes aprovechó dos cambios en el reglamento para subirse la cima. En 2014 los nuevos motores híbridos en los que la casa alemana tanto había invertido. En 1954, la llegada de los nuevos motores de 2.5 litros, capaces de entregar casi 300 CV de potencia utlizando tecnología no vista y que ahora populariza Ducati en las motos, como el sistema desmodromico de válvulas.

Fangio dio el OK, pero tuvo que esperar dos carreras en 1954 a ver si había acertado. Las corrió con Maserati (eran otras épocas) y las ganó. El Wagen (coche) 196 apareció flamante en Reims, completamente carenado, con chasis tubular, y el Chueco disparó la flecha de plata hacia una victoria total, con los rivales entrando en meta a 8.3 kms (como dos vueltas de ventaja actuales en cualquier trazado). La cosa es que Fangio no pudo repetir en Silverstone porque no podía ver las ruedas delanteras y le faltaba feeling, así que Mercedes, casi como hace hoy, fue capaz de sacarse un coche B con las ruedas liberadas para la cita de Alemania, con la que de nuevo ganó, y ganó el título alternando el Streamline on el Open-Wheeler, el 196 normal y el 196S. Cual es más bonito de los dos es algo que sigue siendo pasto de debate.

Aquí el soberbio Streamlined, en manos precisamente de Hamilton

Repitió corona en 1955 junto al recién fallecido Stirling Moss a su lado, con tantos dobletes como los de Hamilton y Bottas, tanto que los rivales les llamaban el 'tren Mercedes'. Lograron 8 victorias, 8 poles, 9 vueltas rápidas y 17 podios, casi todo lo que había disponible en los campeonatos de entonces. Solo el horrible accidente en Le Mans, con otro coche derivado del 196, y que costó la vida a 83 personas, puso fin a esta aventura que regresó en 2010. Con otro gran piloto difícil de fichar como Hamilton, pero que, como Fangio, arriesgó a ser conenjillo de indias y ganó la apuesta.

Loading...

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí