Land Rover estrena un laboratorio para medir la radiación invisible de sus todoterrenos

0
23

Land Rover ha estrenado un laboratorio de Compatibilidad Electromagnética, especialmente pensado para sus futuros modelos híbridos enchufables y eléctricos, donde probará las interferencias electromagnéticas de su próxima generación de vehículos.
Jaguar Land Rover está inmersa en la estrategia Reimagine, mediante la cual se pretende dar un giro radical a la compañía y enfocarla, por un lado, en un fabricante de coches eléctricos exclusivamente; y por otro, en una empresa con emisiones netas de carbono en toda su cadena de suministro y operaciones. La multimillonaria inversión no solamente se destinará a los coches eléctricos per se, sino a todo lo que ello conlleva, incluyendo instalaciones acordes a las nuevas necesidades, como el nuevo laboratorio de Compatibilidad Electromagnética que ha estrenado la compañía en Gaydon.
Un coche moderno está lleno de sensores, radares y antenas que emiten y reciben radiación electromagnética de diversa índole. El sistema de apertura sin llave necesita enviar y recibir una señal de la llave que está en el bolsillo del conductor; los servicios conectados a Internet no pueden funcionar sin un módulo LTE; y sin el radar de ondas que va instalado en el frontal, el control de crucero adaptativo no sabría mantener la distancia con el vehículo precedente. Eso por mencionar solamente algunos ejemplos.
Los diferentes avances en la industria del automóvil están encaminados hacia tres grandes vías a nivel tecnológico: los propulsores eléctricos, la conducción autónoma y la conectividad basada en la nube. Desde las actualizaciones de software remotas (over-the-air) hasta los sistemas cada vez más complejos de conducción autónoma, los vehículos no harán sino aumentar progresivamente el número de sensores a bordo. Dicho de otra manera, serán aparatos con mayor radiación electromagnética.
En este sentido, es fundamental testar la compatibilidad electromagnética de los coches y ahí es donde entra en juego el nuevo laboratorio de Compatibilidad Electromagnética (EMC) que ha estrenado Jaguar Land Rover en Gaydon, en el Reino Unido, para garantizar que los futuros vehículos cumplan la legislación y las normas de calidad actuales y futuras en materia de conectividad y electrónica. El primero en estrenar estas instalaciones ha sido el nuevo Range Rover Sport.
Vale, ¿pero qué es la compatibilidad electromagnética? La compatibilidad electromagnética se define como la capacidad de que un equipo funcione de forma satisfactoria en su entorno electromagnético sin introducir perturbaciones electromagnéticas intolerables para otros equipos en ese entorno. Dicho de otro modo, que un determinado sistema (en este caso, el vehículo en su conjunto) funcione correctamente a pesar de las posibles interferencias electromagnéticas. Funciona limitando la generación, propagación y recepción involuntaria de energía electromagnética para reducir el riesgo de efectos no deseados, como las interferencias electromagnéticas.
El nuevo laboratorio de Jaguar Land Rover cuenta con dos cámaras anecoicas totalmente aisladas del exterior. En ellas se simula con rodillos una carretera “silenciosa” que permite a los ingenieros probar los vehículos a distinta velocidad, así como los diferentes sistemas del coche, incluyendo las baterías de alta tensión y los motores eléctricos. Pero no sólo eso… El Bluetooth, la antena GPS, los sistemas WiFi, 4G y 5G, el control de crucero adaptativo, la carga inalámbrica o el control de ángulo muerto son algunos ejemplos de los sistemas que se ponen a prueba en el laboratorio de compatibilidad electromagnética. Una antena de alta precisión recibe las ondas electromagnéticas emitidas por el coche. Esta antena permite también emitir ondas para comprobar que no interfieren en el correcto funcionamiento de los sistemas del vehículo.
En el marco de la estrategia Reimagine, Jaguar Land Rover invertirá 2.600 millones de libras esterlinas cada año durante los próximos años en electrificación, digitalización, servicios conectadas y tecnologías relacionadas con el big data. El objetivo es convertir Jaguar en una marca exclusivamente eléctrica a partir de 2025 (y darle un enfoque más lujoso), y lanzar seis modelos totalmente eléctricos bajo las marcas Land Rover/Range Rover para finales de 2026.
El primer modelo de batería en llegar será el nuevo Range Rover eléctrico, que se lanzará en 2024. Más adelante llegarán versiones eléctricas del Range Rover Sport, del Defender y del Discovery. Actualmente, según datos de la compañía, ya cuentan con un 66% de ventas electrificadas (esto incluye vehículos híbridos enchufables, eléctricos e híbridos ligeros MHEV). Recordemos que tanto el nuevo Range Rover como el nuevo Range Rover Sport, de los cuales hemos tenido la primera toma de contacto, contarán con dos versiones híbridas enchufables (P440e y P510e), además de versiones eléctricas a partir de 2024.
 ® Híbridos y Eléctricos | Editado por Tecnofisis Global, S.L.

source


LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here