Una tormenta de granizo destroza, por completo, este Tesla Model 3 (techo de cristal incluído)

0
121






Las tormentas de granizo son unos de los fenómenos más temidos por cualquier usuario. Un Tesla Model 3
Las tormentas de granizo son uno de las grandes temidos por cualquier usuario de un coche o una moto, especialmente si el vehículo en cuestión es de nueva factura. A principios de este mes de agosto tuvo lugar una fuerte tormenta con descarga de granizo en algún lugar cerca de la ciudad de Red Deer, en Canadá, con un Tesla Model 3 entre los vehículos afectados.
El incidente tuvo lugar, más concretamente el 1 de agosto, tal y como ha dado a conocer Russ Osborne, el dueño del Tesla Model 3 en cuestión, y tal y como se aprecia en las imágenes, no fue el único vehículo que sucumbió ante la fuerza del granizo.
En total, según Russ, la caída de granizo se prolongó durante algo más de 10 minutos, y acabó afectando a más de 70 vehículos en las inmediaciones. No es de extrañar, ya que algunos impactos en la carrocería y cristales de este Tesla Model 3 revelan que los granizos llegaron a tomar un tamaño mayor que el de una pelota de tenis.
A pesar de la contundencia de los impactos del granizo, es de recibo apuntar que a pesar de resquebrajarse y empezar a filtrar agua, tanto ambas lunetas como el techo de cristal del Model 3 de Russ aguantaron el tipo ya que no llegaron a descomponerse.
No obstante tanto el parabrisas delantero como el techo estaban empezando a arrojar virutas del cristal al interior, por lo que de haberse prolongado durante más tiempo la tormenta, probablemente hubiera acabado sucumbiendo. Afortunadamente Russ viajaba solo en ese momento.
En España este tipo de tormentas de granizo tienen lugar de manera más o menos común, aunque de ninguna manera se suelen extender tanto como para durar 10 minutos. Cuando tienen lugar suele ocurrir de manera liviana, por lo que no suelen dejar marcas en los coches, aunque cuando llegan a hacerlo se convierte en un auténtico quebradero de cabeza no tanto para las aseguradores, sino para los propios asegurados, ya que las compañías de seguros por lo general no cubren los desperfectos y daños causados por fenómenos atmosféricos o catástrofes naturales. En estos casos lo habitual es que responda el Consorcio de Compensación de Seguros.
En un artículo que publicamos con anterioridad otro Tesla Model 3 fue el protagonista, aunque esta vez en lugar pasar el trago más o menos con solvencia, la unidad en cuestión perdió el paragolpes trasero al adentrarse a no muy alta velocidad en una balsa de agua que se formó en la carretera.
 ® Híbridos y Eléctricos | Editado por Tecnofisis Global, S.L.

source


LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here