Vídeo: el protector de Verstappen acaba en el coche de Leclerc

0
102





El destino puede ser cínico y barroco: increíble, pero cierto, ¡la carrera de Charles Leclerc acabó arruinada por Max Verstappen! Aunque hay que aclarar que de manera involuntaria. El campeón del mundo desprendió de su casco un tear off (una lámina protectora de la visera) y acabó obstruyendo la toma de aire del freno delantero derecho del Ferrari del monegasco.
Las imágenes de vídeo de la primera vuelta del GP de Bélgica de Fórmula 1 no dejaban lugar a dudas: el F1-75 sufrió un sobrecalentamiento de los frenos y Leclerc se vio obligado a volver a entrar en el pitlane para retirar lo que impedía la refrigeración de la curva y de paso cambiar neumáticos. Pero para entonces la carrera estaba comprometida, ya que acabó en la cola del pelotón cuando trataba de remontar tras montar nuevos elementos en su unidad de potencia.
Charles Leclerc estaba justo detrás del Red Bull de Max Verstappen y el monegasco esperaba empezar una remontada desde la 15ª plaza que podría haber sido similar a la que puso al neerlandés en cabeza tras sólo 12 vueltas.
Evidentemente, no fue así y, a juzgar por el nivel de competitividad de los del Cavallino Rampante es poco probable que Leclerc pudiera haber seguido el ritmo del líder del mundial, pero sí podría haber tenído una carrera menos difícil y enrevesada.
El sobrecalentamiento no sólo provocó un incendio en los frenos, sino que también quemó algunos de los sensores. Para evitar que el coche sufriera problemas, se pidió al monegasco que cambiara a un sistema de recuperación que aislara los sensores averiados, permitiendo que el coche continuara la carrera, sin la plena eficacia del control electrónico.
Esto salió caro en la última parada en boxes, cuando Leclerc superó la velocidad permitida y fue sancionado.
“No fue un error de Charles”, explicó Binotto, “con el control electrónico en fase de recuperación, puede ocurrir que la lectura de un dato no sea perfecta: la FIA permite hasta 80,9 km/h, ¡pero nosotros lo superamos por apenas 0,1 km/h!”.
Y tras recuperar las imágenes de la cámara del coche, quedó claro que la visera que taponaba la toma de aire del Ferrari era la del Red Bull de Max Verstappen. Tras el accidente de Lewis Hamilton hubo mucha confusión en el grupo en cuanto los pilotos que pusieron sus ruedas en la hierba y la grava, por lo que el holandés no fue el único en quitarse una lámina de la visera antes de llegar a Blanchimont.


LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here