Esta es la razón por la que Bosch cree que no hay que poner todos los huevos en la cesta del litio

0
80


El jefe de movilidad de Bosch advierte a la industria de la automoción y al mundo de que se necesita una alternativa a las baterías de iones de litio, explica cuál es esa alternativa y por qué.
Markus Heyn, director de servicios de movilidad de Bosch, ha hecho unas declaraciones al diario alemán Stuttgarter Zeitung sobre la dependencia de las baterías de litio de la industria del automóvil. Una opinión firme que nace de las consecuencias de los últimos acontecimientos políticos que han ocurrido en el mundo. La información, recogida por Automotive News Europa, se hace eco de esta advertencia que da todos los actores del sector para que analicen la agitación causada cuando Rusia decidió cortar el suministro de metano a Europa. El resultado es caótico: aumento de los precios de la electricidad, parte de la población con frío en sus casas, fábricas que no pueden producir bienes debido a las restricciones de energía y otras consecuencias.
“Actualmente estamos viendo las consecuencias de la escasez de gas porque hemos preparado muy pocas alternativas”, afirma Heyn. “En la industria del automóvil deberíamos aprovechar esta ocasión para preguntarnos qué podemos hacer si alguna vez hay escasez de celdas de batería”. Si eso sucediera, “a todos les gustaría ver una alternativa a las baterías, pero esto solo existirá si lo hemos preparado a tiempo”. La alternativa mencionada por Heyn son las celdas de combustible que usan hidrógeno y oxígeno para producir la electricidad necesaria para hacer funcionar los motores eléctricos. La infraestructura que se está desarrollando para los camiones de larga distancia es adecuada para actuar como una “columna vertebral para el suministro a los automóviles de pasajeros”, explica. “¿No nos enseñaron a todos de niños a no poner todos los huevos en la misma cesta? ¿La decisión de Rusia de utilizar la energía como arma política no debería ser una advertencia para todos nosotros?”, concluye.
¿Son las celdas de combustible de hidrógeno la alternativa?
Hace unos años, Elon Musk, CEO de Tesla, afirmaba que la tecnología del hidrógeno no es más que “celdas tontas” porque se necesitan muchas conversiones y mucho gasto energético para crear el hidrógeno para luego volverlo a convertir nuevamente en electricidad. En términos de eficiencia energética, todo el proceso es muy inferior a simplemente fabricar baterías y usarlas para alimentar motores eléctricos.
Musk ve el mundo desde la perspectiva de un ingeniero, en términos de eficiencia. Heyn ve el mundo a través de la lente de la experiencia. Pero lo perfecto no es enemigo de lo bueno. No afirma que las pilas de combustible sean superiores tecnológicamente a las baterías de iones de litio. Afirma que en el camino hacia un futuro sostenible, deberíamos tener un plan de respaldo en caso de que las cosas se compliquen. El sentido común dice que siempre debe haber un Plan B en caso de que el Plan A no funcione y resulta difícil discutir eso.
El principal desafío que enfrenta la humanidad hoy en día es dejar de destruirse a sí misma explotando el planeta que nos acoge y tener un planeta sostenible que pueda acoger la vida durante decenas de miles de años. Obtener la energía de los combustibles fósiles no nos llevará a ese final. Los vehículos eléctricos son parte de ese futuro y hacerlos funcionar con combustibles fósiles es una sentencia de muerte para la vida humana en la Tierra. La respuesta está sobre nuestras cabezas. Porque la prioridad ahora es capturar la mayor cantidad de energía posible del sol.
El sol proporciona más energía de la que se necesita durante el apogeo del día. Gran parte de ella se desperdicia porque no se puede utilizar inmediatamente. Muchos expertos creen que ese exceso de energía debería usarse para fabricar hidrógeno verde, que servirá como una forma de batería en sí misma.
Los precios de los materiales necesarios para fabricar baterías, especialmente el del litio, han alcanzado sus máximos recientemente. Puede llegar un momento en el que esta tecnología sea demasiado cara para impulsar la revolución de los vehículos eléctricos. Heyn puede tener razón, pero tal vez su idea debería limitarse al transporte pesado: trenes, barcos y camiones de carga de larga distancia.
La revolución del vehículo eléctrico conlleva inversiones de miles de millones de euros por parte de la industria para transformar las fábricas. Sería un auténtico caos que tuvieran que dejar de hacerlo y volverlas a transformar para fabricar vehículos propulsados por celdas de combustible.
Las celdas de combustible tienen algunas desventajas que complican su uso en automóviles privados. Los tanques de almacenamiento son pesados ​​y voluminosos y son mucho menos maleables que un paquete de baterías que se puede colocar debajo del piso. Tienen que ser cilíndricos para manejar las tremendas presiones involucradas en el almacenamiento de hidrógeno. Y montar un tanque redondo en una forma rectangular es un desafío.
También carecen de la potencia de un paquete de baterías de iones de litio para acelerar rápidamente. El coste de las estaciones de servicio de hidrógeno es extremadamente elevado y, finalmente, no se puede repostar en casa de la misma manera que se recarga un coche eléctrico.
Bosch invertirá más de 200 millones de euros para producir pilas de celdas de combustible en su fábrica de Anderson, Carolina del Sur. Allí creará al menos 350 nuevos puestos de trabajo. 
Durante los próximos años, es probable que el precio de los vehículos eléctricos siga siendo excesivamente elevado debido a las limitaciones de suministro que mantienen muy alto el precio de las baterías de iones de litio. Hay muchos proyectos de I+D trabajando para encontrar alternativas al litio, pero ninguna es comercialmente viable por ahora.
 ® Híbridos y Eléctricos | Editado por Tecnofisis Global, S.L.

source


LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here