El papel clave de Austin en el boom de la F1 en Estados Unidos

0
152


Será la décima vez que el Circuito de las Américas en Austin acoja el Gran Premio de Estados Unidos, por lo que su gran fiesta de cumpleaños promete ser inolvidable.
La Fórmula 1 calcula que 440.000 aficionados asistirán al recinto desde el viernes hasta el domingo, lo que supondría un fin de semana de récord. En un momento en el que el glamour de Miami y, a partir del año que viene, también el de Las Vegas, atraen mucha atención, la gran realidad es que ninguno de los dos puede presumir de las cifras de Austin.
A principios de esta semana, la categoría compartió un vídeo en sus redes sociales de la carrera de 2017. Ese fue el evento en la que, en su primer GP de Estados Unidos desde Liberty Media había completado su adquisición de la serie, la F1 trató de inyectar un trozo de dinamismo deportivo estadounidense en los procedimientos previos a la carrera contratando al famoso comentarista Michael Buffer para presentar a los pilotos de uno en uno.
Lewis Hamilton -entonces tricampeón del mundo- y Daniel Ricciardo fueron los únicos que se lo toman en serio, metiéndose en el ambiente. Con Max Verstappen y Kimi Raikkonen que parecen que ni tan siquiera se inmutaron.
Verlo ahora se siente como un gran paso atrás en el tiempo. Está el viejo logo de la F1 en las vallas, las chicas de la parrilla, etc. Pero en aquel entonces, este fue el primer gran esfuerzo de la F1 por atraer a los aficionados estadounidenses, tratando de adaptarse a sus costumbres.
En su momento, dicho movimiento dividió la opinión. Los que temían el impacto que tendría Liberty en la F1 vieron eso como una americanización que no querían para su campeonato eurocéntrico. Pero muchos se lo tomaron como lo que era: sí, quizás era un poco cursi, pero también fue una clara señal de que la F1 no se tomaba a sí misma tan en serio, después de muchos años con Bernie Ecclestone en los que YouTube o las redes sociales no se consideraban dignas de atención.
También demostró que la nueva directiva de la F1 era consciente de que no podía seguir haciendo las cosas de la misma manera si quería triunfar en Estados Unidos. Tenía que probar algo nuevo, diseñando un nuevo logotipo, intentando dar bombo a las presentaciones de la parrilla, o consiguiendo su propio himno. No fue hasta el inicio de 2018 cuando debutó la ya tan amada intro de la F1, que en sus inicios también se enfrentó a algunas críticas.
Fue más o menos al final de la temporada 2017 cuando los planes realmente comenzaron a acelerarse con Drive to Survive. El entonces jefe comercial, Sean Bratches, vio rápidamente la necesidad de crear una docuserie después de ver lo que había hecho por otras ligas y deportes.
Y también fue un gran punto de inflexión en la suerte de Austin. Después de los problemas de la F1 a finales de 2014, cuando sólo 18 coches se presentaron a la carrera en COTA, un fracaso que afectó a la carrera del año siguiente, el Gran Premio de Estados Unidos parecía estar en terreno inestable una vez más, ya que el interés de los aficionados disminuía.
En 2016, el circuito consiguió que Taylor Swift diera su único concierto en Estados Unidos ese año, lo que supuso un gran impulso para la venta de entradas y ayudó a convertir a muchos Swifties en fans de la Fórmula 1. Fue un enfoque poco convencional, pero de nuevo, la máxima categoría tuvo que hacer las cosas de manera diferente para llamar el interés de un público muy diferente.
Desde entonces, la F1 sólo puede ir en una dirección en Estados Unidos. La idea de las “ciudades de destino” como Miami o Las Vegas fue esbozada desde el primer día por Liberty Media y los nuevos jefes de la F1, pero es difícil de entender que esas sedes hayan llegado sin que COTA muestre el camino a seguir y el hambre de los aficionados estadounidenses.
La idea de que la F1 desempeñe un papel clave en la promoción de una carrera e incluso pague de su propio bolsillo una gran cantidad de millones por un terreno en Las Vegas para ayudar a que se celebre una carrera un sábado por la noche parece un imposible de los días anteriores a Liberty.
Pero la F1 se dio cuenta de que esta era el único camino para conseguir un gran golpe de efecto, consiguiendo su tan ansiado evento en el Strip.
El público estimado de 440.000 personas para este fin de semana será otro récord para la F1. Está claro que la demanda está ahí para superar con creces esta cifra. Se trata simplemente de que los circuitos se aseguren de que sus infraestructuras y sus instalaciones puedan adaptarse a ese aumento de aficionados sin perjudicar su experiencia.
El Circuito de las Américas en Austin ha tenido que adaptarse, como demuestra el hecho de que la cifra de espectadores de 2019 era de “sólo” 268.000 personas a lo largo de los tres días.
Llegar a los 10 años es algo que parecía imposible para COTA durante el momento de máxima depresión de 2015. Pero ahora no solo sigue formando parte del calendario, sino que continúa avanzando y sigue siendo el barómetro de la salud de la F1 en Estados Unidos.





A qué hora son los libres del viernes de F1 en EEUU y cómo verlo
Aston Martin y el impacto real de su “desarrollo agresivo” en la F1
El circuito de Austin cambia el nombre de su última curva
McLaren no cree que Alpine quiera liberar a Piastri hasta 2023
Verstappen desvela cuándo pensó que podría ganar el mundial de F1
Fotos y vídeos: La particular llegada de Ricciardo a Austin
Daniel Ricciardo, uno de los pilotos más carismáticos de la actual parrilla de la F1, tuvo una llegada triunfal al paddock de Austin en el GP de EEUU.
Cuántos títulos de MotoGP tiene Ducati
Pecco Bagnaia tiene en el GP de Malasia su primera bola de partido para cerrar el título de MotoGP, lo que genera una duda: ¿cuántos títulos tiene Ducati?
F1 Técnica: el nuevo alerón delantero de Mercedes pensando en 2023
Mercedes tendrá en Austin su último paquete de novedades de la temporada 2022 de la Fórmula 1 y por ahora, su nuevo alerón delantero ya ha sido descubierto.
Leclerc apunta a una sanción en Austin para mejorar el motor Ferrari
El piloto monegasco tiene muchas posibilidades de recibir una sanción en la parrilla de salida del GP de Estados Unidos porque Ferrari quiere cambiar su motor y poner uno mejorado.

source


LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here