Mazda será una marca eléctrica a partir de 2028, ¿demasiado tarde?

0
285


Mazda ha presentado la que será su estrategia de electrificación para los próximos años, revisando los planes anteriores para darle un impulso extra, aunque sus fechas siguen siendo más lejanas que las de otros fabricantes.
Mazda reconoce los cambios significativos que se han producido en el entorno empresarial y tiene la intención de acelerar sus esfuerzos de electrificación. Para ello ha anunciado una importante actualización de su plan de gestión a medio plazo y de las políticas básicas de gestión hasta 2030. Se trata de un plan dividido en tres fases que culminará con el objetivo de que en 2030 entre el 25 y el 40 % de sus ventas sean coches eléctricos alimentados únicamente por baterías.
Mazda ha preparado un plan que llevará a convertirse en una empresa neutral en carbono en todo el mundo para 2035, con una estrategia de electrificación actualizada hasta 2030 y basada en tres fases:
La electrificación de la gama completa de Mazda se realizará de forma gradual y flexible. En la primera fase utilizará múltiples tecnologías de electrificación, recurriendo todavía a motores de  combustión interna hibridados, híbridos enchufables, extensores de rango y eléctricos puros. Durante la segunda fase, Mazda presentará desarrollos tecnológicos novedosos. Entre ellos, un nuevo sistema híbrido, vehículos eléctricos exclusivos para el mercado chino y también, en la segunda mitad de esta fase, a nivel mundial. La tercera fase Mazda la considera crucial en esta estrategia. Durante su desarrollo se producirá el lanzamiento completo de la gama de vehículos 100 % eléctricos de Mazda. La compañía pronostica que en 2030, las ventas de automóviles eléctricos a batería (a nivel mundial) alcanzarán el 25% y representará el 40% de su volumen total (frente al 25% esperado anteriormente).
La base de toda esta estrategia será la nueva arquitectura eléctrica escalable, sobre la que se asentarán varios de los modelos eléctricos que ofrecerá a nivel mundial. Actualmente, la oferta electrificada de Mazda está compuesta por el Mazda MX-30, un SUV completamente eléctrico, y el Mazda CX-60 PHEV, un híbrido enchufable del que en Europa ya se han vendido más de 20.000 unidades. El próximo año, se unirá una versión eléctrica de autonomía extendida del Mazda MX-30, sobre el que también se han anunciado novedades.
Baterías
La nueva estrategia de Mazda también contempla que la marca se involucrará en la producción de baterías para vehículos eléctricos. Mazda anunció que, además de los proveedores actuales, ha firmado un acuerdo con Envision AESC para el suministro de baterías de sus vehículos eléctricos producidos en Japón.
En la tercera fase (2028-2030), la empresa “considerará la inversión en la producción de baterías”, lo que adelanta la posibilidad de la creación de una empresa conjunta de baterías, aunque no hay información sobre quien podría ser su posible socio. “Mazda continuará adquiriendo baterías de sus empresas asociadas. Además de nuestros proveedores existentes, Mazda cerró recientemente un acuerdo con Envision AESC para adquirir baterías para la producción de vehículos eléctricos en Japón. A mediano plazo, lanzaremos modelos eléctricos de batería adicionales. Mazda considerará las posibilidades de invertir en la producción de baterías”, anuncia el fabricante en su comunicado.
Motores
Mazda anunció nuevas colaboraciones y asociaciones para el desarrollo y la producción de las unidades de accionamiento eléctrico altamente eficientes que estarán compuestas por un motor eléctrico, un inversor basado en semiconductores con tecnología de carburo de silicio (SiC) y un engranaje reductor.
La lista de socios incluye a Imasen Electric Industrial, Ondo Corporation, Chuo Kaseihin, Hiroshima Aluminium Industry, HIROTEC Corporation, Fukuta Electric & Machinery  y ROHM Co. Mazda ya ha establecido con ellas nuevas empresas conjuntas:
Inversión y marco de desarrollo
Según ha publicado la Agencia Reuters, el nuevo plan EV de Mazda costará hasta 1,5 billones de yenes (10.600 millones de dólares). El director ejecutivo senior de Mazda, Akira Koga, dijo a los periodistas que la inversión de 1,5 billones de yenes (USD 10,600 millones) se realizaría junto con sus socios y se utilizaría para investigación y desarrollo. La noticia fue reportada por primera vez por el diario de negocios Nikkei”.
Mazda MX-30, el primero de la lista
En 2020, Mazda anunció que se estaba considerando lanzar un MX-30 con un extensor de rango rotativo. La compañía hizo oficial el plan ese mismo año. Después de varios años de esperas y rumores, Mazda finalmente revivirá el motor rotativo para convertirlo en un extensor de autonomía para el MX-30 R-EV. El novedoso motor Wankel implementado este SUV eléctrico se presentará en el Salón del Automóvil de Bruselas el 13 de enero de 2023.
Sin embargo, la función de este motor no tendrá nada que ver con la que realizaba en el Mazda RX-7. El motor rotativo funciona a una velocidad constante para servir como extensor de rango y recargar la batería. Mazda posiciona esta tecnología como la que ofrece los beneficios de un tren motriz eléctrico pero con la autonomía de un motor de combustión.
En la versión actual, la autonomía es una debilidad del MX-30. Su batería de 35,5 kWh de capacidad ofrece solo 200 kilómetros bajo el ciclo de homologación WLTP e incluso menos, 160 kilómetros, en el EPA americano. El MX-30 utiliza un motor eléctrico de 107 kW (144 CV) de potencia y 271 Nm de par con el que logra una aceleración de 0 a 100 km/h de algo menos de 10 segundos.
Todavía no se han anunciado las especificaciones técnicas del nuevo motor rotativo del MX-30 R-EV y tampoco se sabe si  Mazda aumentará la potencia del motor eléctrico para compensar el peso del motor adicional.
Mazda tienen una estrecha relación con el motor Wankel. La compañía obtuvo originalmente la licencia de la tecnología de NSU. Los ingenieros de la firma japonesa trabajaron para mejorar el motor hasta que el  Cosmo debutó en el Salón del Automóvil de Tokio de 1964 como el primer modelo con motor rotativo de Mazda. La producción comenzó realmente en 1967 dando lugar a modelos como el RX-3 y el RX-7 que permitieron que esta tecnología fuera más accesible.
El consumo de combustible y las emisiones de este motor se convirtieron en su  puntos conflictivos, siendo estas algunas de las causas por las que el RX-8 fue el último modelo en implementarlo, desapareciendo en 2012.  Sin embargo, los ingenieros de Mazda nunca se dieron por vencidos, manteniendo esta tecnología viva y firmando patentes, lo que ha dado pie a rumores sobre el desarrollo continuo de Wankel a lo largo de los años.
 ® Híbridos y Eléctricos | Editado por Tecnofisis Global, S.L.

source


LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here