Esta fábrica de baterías no necesitará ni a China ni a Rusia para producir 30 GWh anuales


Con un presupuesto de 210 millones de dólares, el proyecto de Recharge Industries Pty prevé fabricar las baterías que demandará el mercado “en los próximos 100 años”.
La mayoría de los países del mundo dependen de China para abastecerse de baterías o de las materias primas con las que fabricarlas. Por eso, poner en marcha nuevas instalaciones de producción es una de sus prioridades. La empresa australiana Recharge Industries Pty asegura que la instalación que proyecta poner en pie al sureste de Australia evitará esta dependencia asiática, eliminando de la ecuación materiales como el níquel y el cobalto. Además, tampoco precisará de materiales que procedan de Rusia.
El inicio de la producción está previsto para finales de 2024, con una capacidad inicial de 2 GWh, que aumentarán hasta los 30 GWh en los años siguientes. La inversión para la puesta en marcha de la planta de Geelong, es de 210 millones de dólares. Su fundador, David A. Collard, asegura que Australia es “la Arabia Saudí” de la nueva era energética: “tenemos todos los minerales críticos clave para alimentar los próximos 100 años”.
Australia es el mayor proveedor de litio a nivel mundial, aunque la mayoría es enviado a China para ser procesado y transformado en una materia prima lista para ser utilizada en las baterías. Según los datos de BloombergNEF, el país ha anunciado una cartera de proyectos para la producción de baterías que alcanza los 25,6 GWh de capacidad.
El litio necesario para las baterías de Recharge Industries Pty procederá de las minas locales y de suministradores sudamericanos y su refino se realizará en Australia y Estados Unidos. Sin la necesidad de materiales como el níquel y el cobalto procedentes de China, y evitando los materiales que vienen de Rusia, la planta podrá funcionar sin depender de los proveedores asiáticos.
Tecnología basada en litio, con manganeso y hierro
Recharge Industries utiliza una química patentada única conocida como fosfato de metal mixto de litio biomineralizado (BM-LMP) para crear sus celdas de batería. Fue desarrollada bajo la guía del profesor M. Stanley Whittingham, Premio Nobel de Química, reconocido como uno de los padres de la batería de iones de litio. La empresa colabora en un programa continuo de investigación y desarrollo para mejorar la tecnología y el avance del proceso de fabricación.
Recharge Industries no revela los metales exactos que intervienen en la química BM-LMP que emplea principalmente manganeso y hierro. El cátodo está fabricado a base de fosfato y materiales de bajo coste. En consecuencia, la batería no contiene ni cobalto ni níquel.
La empresa estadounidense Charge C4V es su socio tecnológico. Aprovecha su experiencia en el diseño de electrodos y en el desarrollo de procesos para crear materiales de almacenamiento de nueva generación que se pueden integrar sin problemas en las líneas de fabricación de las celdas de batería actuales. Esto permite actualizaciones continuas de la instalación sin requerir cambios significativos en la infraestructura.​
Recharge Industries dispone de los derechos exclusivos de la tecnología y la química patentada de sus celdas de batería y también de los procesos de fabricación y los diseños técnicos de productos de C4V, así como de su cadena de suministro.
 ® Híbridos y Eléctricos | Editado por Tecnofisis Global, S.L.

source


Ultimas noticias

Relacionadas

Motor Racing League plugin by Ian Haycox