Tener un barco en propiedad implica contar con una serie de costes fijos muy grandes. Al fin y al cabo, se trata de un producto que, generalmente, requerirá un espacio exclusivo en un puerto durante los 365 días del año. La solución a este problema nos la trae un curioso catamarán de pequeño tamaño que puede ser, incluso, remolcado con tu propia bicicleta. Se trata de una opción que puede ser suficiente para una buena parte de usuarios que suelen disfrutar de la navegación de forma continuada. 
Este increíble catamarán ha sido pensado para poderse armar en muy poco tiempo, permitiendo disfrutar de horas de navegación gracias a su tecnología motora. Dispone de un motor puramente eléctrico, por lo que, además del resto de ventajas de que dispone, se trata de una alternativa ecofriendly. No es la primera vez que analizamos un catamarán con mecánica sostenible. En este caso, no obstante, este modelo dispone de soluciones que van un poco más allá. ¿Se puede pedir más? He aquí algunas de las claves que hay detrás de este innovador proyecto. 
Todo ha sido pensado al milímetro para disfrutar de una experiencia única. El IZIBoat, que es como así se denomina, tiene una longitud total de 4,8 metros. Está especialmente preparado para funcionar gracias a su mecánica eléctrica y, adicionalmente, la instalación de una vela de hasta 15 metros cuadrados de superficie. De esta forma, es posible transportar a un total de 4 ocupantes en cada una de las botaduras. 
Aun así, una de sus características principales es la posibilidad de disfrutar de un sistema de plegado. Realizando apenas unos sencillos pasos, es posible disfrutar de un conjunto total con solo 62 cm de anchura
Teniendo en cuenta los refuerzos que posee este barco, así como la existencia del motor eléctrico, ofrece unas prestaciones a la altura. De acuerdo con la información disponible a través de su catálogo, puede navegar a una velocidad máxima de unos 15 nudos, es decir, unos 28 km/h. Se trata de una propuesta que, por tanto, garantiza diversión, entretenimiento y aventura. 
Su principal baza para hacerse con una unidad radica en la disposición de ruedas extraíbles para poder ser remolcado fácilmente por una bicicleta. Con un peso total de 156 kg, apenas costará un poco de esfuerzo arrancar la marcha. Esta es, sin duda alguna, la clave para entender el potencial éxito de esta tecnología. Del mismo modo, arrastrarlo hasta la orilla no será problema, ya que las carcasas del catamarán están forradas con una protección creada a base de perlas de corindón. 
Para poder hacerse con una unidad habrá que desembolsar un total de 14.500 euros. Teniendo en cuenta lo que se recibe a cambio, se puede decir que se trata de una de las soluciones más interesantes que se pueden encontrar en el mercado por dicho precio. 
Óscar es graduado en Economía por la Universidad de Valencia y es redactor en medios de motor desde hace 10 años. Destaca su paso por Freno Motor y por Urban Tecno, blog de tecnología y movilidad de Mundo Deportivo. Apasionado de los coches desde que tiene uso de razón, está convencido de que la movilidad eléctrica es posible y necesaria.
Temas

source

By admin