el-briefing-de-f1-al-dia:-gran-premio-de-arabia-saudi-2021

La penúltima cita de la temporada nos brindó un espectáculo de altos vuelos que acabó con los aficionados más divididos que nunca y con dos aspirantes al título en plena fase de ebullición y con sus opciones al título intactas. 369,5 puntos, esa es la cifra que nos dejó el Gran Premio de Arabia Saudí en los casilleros de Max Verstappen y Lewis Hamilton, pero hasta llegar a ello vivimos momentos realmente tensos que nos trasladaron a rivalidades históricas de antaño y nos pusieron el caramelo en la boca de cara a la prueba final. Desde el equipo de ‘F1 al Día’ valoramos lo ocurrido en el escenario asiático durante los últimos tres días de competición.

Sandra Molina: «La noche de Jeddah volvió a sacar el lado oscuro de Verstappen»

Hasta la tarde del domingo mi opinión era que este título podía ganarlo cualquiera, tanto Max Verstappen como Lewis Hamilton, los dos lo merecían y ninguno lo desmerecía. Y debo añadir que tanto el uno como el otro han hecho maniobras que para mí no son del todo aceptables, han sido cabezones en su pulso a Masi. Pero es esto último lo que peor llevo, porque es que la FIA ha permitido que de algo que podía enderezar se ha generado un circo que no sabemos cómo acabará. Vale que vayan rueda a rueda, eso es lo que queremos ver, pase que alguna vez apuren los límites legales del reglamento, pero esto tiene consecuencias. Verstappen pagó un precio alto en Silverstone, donde Hamilton lo hizo mal, ambos en Monza y Hamilton también ha sumado algunas pérdidas fruto de la cabezonería de ambas y falta de mano dura de dirección de carrera.

Cuando los dos van hasta esos límites las consecuencias se vuelven aleatorias, entrando en juego el tipo de circuito o sus escapatorias, si es que las hay. La FIA deja llegar a ese punto, perfecto, esto es lo que pasa cuando no se aplican castigos a los egos de los pilotos, porque ambos han hecho cosas mal y, a mi forma de entender, los castigos no han sido suficientes. En Brasil vimos a Max no querer hacer la curva por el lugar que debía para no ser adelantado por Lewis, vimos cambios de dirección del 33 con el mismo fin y llegó a burlarse de dirección de carrera en la radio. Pero lo que ya no puedo tolerar es que pretenda devolver una posición que no debía tener en busca de su propio beneficio, adopte conductas temerarias y antideportivas, eso solo tiene un nombre y es ser sucio. No se puede permitir que un piloto reduzca a tercera en una recta de octava deliberadamente.

Dirección de carrera debe anunciar cómo y dónde se devolverá la posición, pues estos pilotos solo buscan sacar tajada en su propio beneficio ante la ineptitud de los que están al mando. Al igual que los equipos ante la subasta ridícula que nos regaló Masi. En la F1 muchos aficionados tienden a enfocar el presente desde las rencillas del pasado, para muchos en España Hamilton está tachado desde 2007 y la espinita obliga a alentar a todo aquel que pueda derrotar al 44, incluso si eso conlleva a tolerar acciones como las que vimos en Brasil o Jeddah. Así nos va, ahora en defensa de una actitud antideportiva que atenta contra la F1 y el deporte en su esencia. Una vez alguien tuvo el valor de descalificar a Michael Schumacher por una acción, pero esos valores en busca de la deportividad parecen haberse perdido.

Muchos pro Verstappen se empeñan en defender a su ídolo alegando que la FIA mima a Hamilton, que le permiten todo, que es británico, bla bla bla… ¿Y lo de Brasil? ¿Y una sanción en Jeddah que no sanciona absolutamente nada? Esto solo fomenta odio y falta de deportividad en pista y entre aficionados. ¿Esto era lo que buscaban FIA y dirección de carrera? Queremos carreras, no circos y largas esperas por decisiones en despachos que no tienen un patrón estable. A medida que avanza su espectáculo muere el deporte.

No se puede querer ser más listo que sus rivales, ni pretender reírse de la FIA, estas cosas se deben cortar de raíz y a Masi le faltan tablas y agallas para hacerlo. Sí, antes tenía ilusión por la idea de que cualquiera pudiera ganar el mundial, pero ahora ya no. No me gustaría ver a Verstappen ganando este título con esta actitud, pensábamos que esos comportamientos inmaduros eran parte del pasado, pero han vuelto. Y vale que tenga talento, pero no celebraré que alguien gane de esta forma. Si acaba ganando después de haber visto lo de Jeddah será un cierre decepcionante para este 2021 tan impresionantemente bueno. Y no salgan con que Mercedes y Hamilton ya ganaron mucho y están aburridos, son merecedores de ello gracias a mucho trabajo y esfuerzo, como lo es Red Bull este año también, pero ya no puedo meter ahí a Max.

Verstappen y Hamilton se tocan en Jeddah

Cristian Rodríguez: «La guerra final ha estallado y nadie sabe quién será el nuevo coronado»

Una vez más, y ya son muchas esta temporada, el Gran Premio volvió a superar todas las expectativas. Teníamos de nuevo dudas sobre las posibilidades de adelantar, y es que, pese a contar con tres zonas de DRZ, Jeddah parecía terreno complicado para superar a otros coches, pero la realidad fue muy distinta. Hasta la vuelta 10, parecía que íbamos a tener una carrera bastante tranquila, sin embargo, la primera bandera roja desató la locura y entramos en una espiral de accidentes, relanzadas y polémicas que nos acompañó hasta el final. La verdad, innecesario el parón tras el accidente de Mick, ya que creo que rea suficiente con el Coche de Seguridad; ahora bien, para el espectáculo nos vino de perlas. Espectacular el tira y afloja que nos regalaron Lewis Hamilton y Max Verstappen durante toda la prueba. Tensión, maniobras al límite de lo legal y mucho, mucho en juego. Pero vayamos al tramo final de la cita. A ese momento en el que el de Red Bull tiene que dejar pasar al siete veces campeón del mundo, aminora la marcha, entran ambos en un particular juego y acaban tocándose. Siendo sincero, en caliente puse el grito en el cielo contra Verstappen, tachándole de antideportivo y llegando a cancelarle en mi particular Top de favoritos, pero mi perspectiva fue cambiando en la siguientes horas.

¿Que pudo devolver la posición en otro lugar de la pista? Lógicamente, pero está compitiendo y buscaba realizar una maniobra inteligente. Tampoco veo lógico que Lewis se quedar por detrás para no darle el DRS en la recta y luego diga que no sabía que su rival tenía que devolverle la posición. Veo cierta contradicción en sus palabras. Dicho esto, es esperanzador para la competición llegar a la última cita con los dos candidatos al título empatados a puntos y con su rivalidad en la cresta de la ola. ¡Qué ganas de que llegue el próximo domingo! Por otro lado, destacar la buena actuación de Valtteri Bottas, que pudo rascar importantes puntos para el equipo en el Mundial de Constructores tras un podio «in extremis» que sabe a gloria. Fue el único «escudero» que pudo ayudar a su camarada, ya que Checo Pérez acabó contra las protecciones cuando trataba de enmendar su fin de semana.

Por detrás, de nuevo unos Ferrari descafeinados a los que no benefició en demasía los parones de la carrera y poco pudieron hacer para escalar más lugares en la tabla. Pese a ello, tienen prácticamente asegurada la tercera plaza del Campeonato y además Leclerc superó a Norris en la General. Mención aparte merecen tres pilotos que hicieron un gran trabajo: Ocon, Ricciardo y Gasly. Muy buen rendimiento de los tres para afrontar el último GP de la temporada con la moral por las nubes. Lástima que sus respectivos compañeros de equipo no estuvieron a la altura. A Alonso le pasó de todo y, salvo la salida, nada bueno, Norris hizo o que pudo después de verse afectado por las banderas rojas y Tsunoda…pues hizo de Tsunoda, accidente, cero al canto y adiós prácticamente al quinto puesto de Constructores para Alpha Tauri.

Martín Yuguero: «Ninguna autoridad de los comisarios en Arabia Saudí»

El domingo en Jeddah ha sido otra demostración de la falta de coherencia por parte de los comisarios a la hora de tomar decisiones. Las dos penalizaciones que ha recibido Max Verstappen, una por adelantar por fuera de la pista y la otra cuando se dejó pasar por primera vez, fueron inútiles ya que fueron 15 segundos de sanción, pero ni siquiera perdió una posición. Además, en la segunda vez que el neerlandés tenía que ceder el liderato a Hamilton, el cambio tardó cinco vueltas en efectuarse poniendo de manifiesto la escasa autoridad de los que mandan. Michael Masi no lleva en el punto de mira una o dos carreras, sino que lleva toda la temporada y es lo que ha provocado que los pilotos y los equipos no le tomen en serio. Las 29 vueltas en las que Hamilton se fue largo en la curva 4 en Baréin, el poder adelantar por fuera de la pista con el caso de Räikkönen en Austin, o cuando Verstappen no tuvo la intención de tomar la curva 4 en Brasil y la curva 1 en Jeddah, o también los límites de la pista… Estas incoherencias ha provocado que estemos en el momento actual. El reglamento se interpreta de una forma u otra según el día y la autoridad es inexistente. Sinceramente, no recuerdo que hubiese tanta polémica en cada Gran Premio cuando Charlie Whiting era el director de carrera.

Hace media década que no disfrutamos de una lucha por el título hasta la última carrera, la última Abu Dabi 2016 entre Hamilton y Rosberg, y el miedo es que se dedica fuera de la pista con la participación de los comisarios. Los dos candidatos al mundial están igualados a puntos, es un todo o nada para cada uno de los bandos y el último Gran Premio será emocionante y tenso desde el primer momento. Pero los grandes ganadores serán los aficionados al haber disfrutado de un enfrentamiento de principio a fin entre dos de los mejores pilotos de la parrilla. Como decía Christian Horner hace unos días, que haya una batalla justa, limpia y se gane en la pista.