ferrari-completa-test-en-monza-con-una-‘detencion’-en-el-circuito

Cargar reproductor de audio

Ferrari completó su día de rodaje en Monza. Charles Leclerc estuvo ocupado con el F1-75 para que el equipo de televisión de la Scuderia pudiera filmar anuncios: el equipo del Cavallino Rampante lo necesitaba después de que el patrocinador Kaspersky fuera tachado de la carrocería tras la invasión de Rusia a Ucrania. 

Por ello, la escudería de Maranello programó una jornada en Monza para proporcionar material promocional a los socios que apoyan al equipo. El piloto monegasco alternó tandas cortas con paradas largas para completar las 17 vueltas permitidas por la FIA, una distancia de 100 km.

El Ferrari F1-75 de Charles Leclerc durante el día de rodaje en Monza

El Ferrari F1-75 de Charles Leclerc durante el día de rodaje en Monza

Entre los curiosos que lograron evadir los controles del circuito corrió el rumor de que el coche rojo había sufrido problemas eléctricos con la unidad de potencia del 066/7, ya que el F1-75 se caló al final de la recta, justo antes de la Variante y luego no se reinició, sino que fue retirado por los mecánicos hacia el pit lane, pero esto se dio porque si Charles hubiera completado el giro de la última vuelta habría roto el límite de los 100 km.

El Ferrari F1-75 de Charles Leclerc durante el día de rodaje en Monza

El Ferrari F1-75 de Charles Leclerc durante el día de rodaje en Monza

Photo by: Uncredited

No hace falta ocultar que Ferrari trató de elegir una fecha para el filming day que también fuera funcional al debut de las primeras evoluciones del F1-75 que debutará en el próximo GP de España.

El circuito de Monza puso en marcha un sistema de blindaje completo de la pista para garantizar que la prueba de Ferrari se realizara efectivamente a puerta cerrada: cada camino, cada pasaje fue acordonado y vigilado por una seguridad muy diligente y atenta, bloqueando incluso zonas del parque que no forman parte de la pista.

Las novedades del coche rojo no se pudieron ver hasta ahora, aunque Charles utilizó un alerón trasero cargado, ciertamente no adecuado para las exigencias de alta velocidad de la pista italiana. La prueba fue presenciada por un comisario de la FIA que tuvo la oportunidad de comprobar que el F1-75 cumplía con las normas del día de filmación, después de la polémica un tanto capciosa que habían suscitado McLaren y Red Bull tras las pruebas de neumáticos en Imola.

También lee: