ferrari:-no-hay-una-solucion-facil-al-limite-salarial-en-formula-1

Cargar reproductor de audio

La Fórmula 1 puso en marcha su primer límite presupuestario para los equipos en la temporada 2021 después de un gran impulso por parte de la FIA y el titular de los derechos comerciales, Liberty Media, para volver a la serie más sostenible en temas económicos.

El año pasado, los equipos estaban limitados a gastar 145 millones de dólares bajo el límite presupuestario, antes de que la cifra se redujera a 140 millones de dólares para la temporada actual. El año que viene se reducirá en otros 5 millones de dólares, aunque hay un debate en curso entre los equipos sobre el impacto de la inflación y el clima global actual en estos topes.

Esta cifra tiene una serie de exclusiones que incluyen los salarios de los pilotos, pero desde hace algún tiempo se está discutiendo la posible introducción de un tope separado que cubra los salarios de los pilotos y otro personal clave de altos ingresos.

El jefe de Ferrari F1, Mattia Binotto, dijo que era un asunto que había sido discutido recientemente con los equipos, pero advirtió que no había «una solución directa, especialmente para el tope salarial de los pilotos».

«Lo estamos discutiendo y tratando de entender cuál puede ser una solución», dijo Binotto.

«No será a corto plazo, la razón es que ya tenemos contratos en vigor, y no podemos simplemente incumplirlos. Hay implicaciones legales, para entender cómo hacerlo, así que es una discusión”.

«Es importante, lo entendemos y reconocemos que llevará tiempo, pero ciertamente pasaremos por el proceso».

El año 2023 se identificó inicialmente como una temporada en el que el límite salarial podría entrar en vigor, pero un número de pilotos tienen contratos vigentes que van mucho más allá de esta fecha. Charles Leclerc está ligado a Ferrari hasta el final de 2024, mientras que Max Verstappen, de Red Bull, tiene un gran contrato que se extiende hasta el final de 2028, con un valor de más de 50 millones de dólares por año.  

Charles Leclerc, Ferrari, Mattia Binotto, Team Principal, Ferrari

Charles Leclerc, Ferrari, Mattia Binotto, Team Principal, Ferrari

Photo by: Ferrari

El jefe de la escudería Red Bull, Christian Horner, consideró que la motivación de un tope salarial es «bien merecida», pero su «aplicación es complicada», y advirtió del peligro de que la F1 se convierta en «un campeonato mundial de contabilidad».

«Hay muchas cosas que hay que poner en orden dentro del límite existente que tenemos, que se está extendiendo a ser un límite de motor también», dijo Horner.

«Hay todo tipo de complicaciones con eso de nuevo, con las estructuras de información de las empresas, etc. Así que hay muchas, muchas complejidades, pero creo que tenemos que ir más allá».

El impulso para considerar un límite salarial para los pilotos – previamente discutido en 30 millones de dólares por año para cubrir a ambos pilotos, con cualquier pago mayor que salga del límite del presupuesto del equipo – ha sido apoyado por un número de equipos, incluyendo Alfa Romeo y Alpine.

«Creo que es el enfoque correcto para tratar de coordinar con el tope de gastos de los equipos y tener tal vez una asignación para esto», dijo el jefe de Alfa Romeo F1 Frederic Vasseur.

«Podrías sobrepasar el límite y tendrías que tomar parte de tu tope presupuestario, no lo sé. Pero tenemos que encontrar algo así porque es importante para el deporte».

El director del equipo Alpine, Otmar Szafnauer, añadió: «Estoy a favor de que se añada ese tope global para que los equipos puedan intercambiar la habilidad del piloto con las actualizaciones, porque en última instancia ambas cosas aportan rendimiento en la pista».

«Tener la libertad de poder intercambiar eso es probablemente lo correcto».

Los topes salariales funcionan en otros deportes profesionales, como el rugby y el fútbol americano, lo que, en opinión del jefe de McLaren, Andreas Seidl, demuestra que existe un «mecanismo que podría funcionar» para la F1.

También lee:

«Al mismo tiempo, creo que ahora es importante seguir simplemente con las discusiones a puerta cerrada», añadió Seidl.

«No tiene sentido discutir ahora en público cómo podría funcionar todo esto. Debemos permanecer atentos”.

También lee: