hakkinen:-«renunciar-al-triunfo-debio-ser-muy-dificil-para-perez»

Cargar reproductor de audio

Sergio Pérez tuvo un domingo con sabor agridulce en el Circuit de Barcelona-Catalunya, donde inició la carrera desde la quinta posición y llegó a la meta en el segundo lugar, detrás de Max Verstappen, su compañero de equipo en Red Bull Racing.

Si se tiene en cuenta solo el resultado, se podría decir que fue una jornada de ganancia pura para el de Guadalajara, pero las circunstancias de la carrera -y su muy buen ritmo- lo encontraron al frente del clasificador en la vuelta 45 de las 66 previstas.

Poco después «Checo» recibió un mensaje por la radio donde el equipo le indicaba que no le opusiera resistencia al avance de Verstappen, quien se encontraba empujando muy fuerte con neumáticos blandos contra medios del mexicano.

Pérez hizo caso de la orden y fue adelantado en la vuelta 50, pero mostró su descontento al cruzar la meta y decir que quería hablar luego con el equipo, antes de mostrarse más tranquilo sobre el tema al momento de enfrentar a los medios.

Hakkinen, campeón de mundo de F1 en 1998 y 1999, se refirió a lo vivido por Pérez el último domingo en su habitual columna en el sitio de apuestas Unibet.

«‘Checo’ podría haber ganado fácilmente esta carrera, pero la estrategia de Red Bull le dio la victoria a Max porque saben que cada punto cuenta en el Campeonato del Mundo. También saben que Max se retrasó por el problema técnico (del DRS)», comentó.

También lee:

El finlandés luego valoró el trabajo de Pérez al no crear conflictos dentro de Red Bull, si bien destacó que lo vivido no fue sencillo para él.

«Son los equipos los que ganan los campeonatos del mundo y ‘Checo’ es el mejor jugador de equipo para Max, aunque debe haber sido extremadamente difícil para él renunciar a la victoria», escribió.

Hakkinen también expresó empatía con Charles Leclerc, quien debió abandonar el Gran Premio de España en la vuelta 27 por un problema en la unidad de potencia de su Ferrari cuando lideraba cómodamente la carrera.

El ex piloto de McLaren vivió una situación similar en el mismo circuito de Barcelona en 2001, cuando tuvo que abandonar mientras iba camino al triunfo.

«A mí me pasó lo mismo en España en 2001, sólo que en aquella ocasión estaba liderando la carrera en la última vuelta -con 42 segundos de ventaja sobre el Ferrari de Michael Schumacher- cuando una fuga hidráulica hizo que el embrague de mi coche explotara», comentó.

«Recuerdo que le dije a los medios de comunicación que quería que me instalaran una bolsa de boxeo en mi motorhome: fue muy frustrante. Ver a Charles recorrer el garaje y agradecer a todos los mecánicos de Ferrari su duro trabajo fue realmente algo».

«Debe haber sentido una increíble decepción, pero sabe que es compartida por todo el equipo.  Ferrari debe ahora reagruparse, entender el problema y volver con un coche fiable en Mónaco la próxima semana.  Ahora tienen un reto en sus manos, tanto de Red Bull como de Mercedes. Pero para los aficionados es absolutamente fantástico», finalizó.