hamilton:-correr-en-las-ciudades-es-lo-mejor-para-la-f1

Cargar reproductor de audio

El actual propietario de la F1, Liberty Media, ha seguido una ruta de búsqueda de nuevas incorporaciones al calendario en zonas de gran población, en lugar de sedes permanentes en medio de la nada.

Después de que Miami y Yeda hayan recibido ya carreras, el año que viene se celebrará un nuevo gran premio en Las Vegas.

Mientras que muchos en la F1 creen que la presencia de carreras clásicas son importantes, Hamilton piensa que, en un momento en el que el interés por los grandes premios está en auge, tiene mucho sentido maximizar el impacto de una carrera teniéndola cerca del mayor número de aficionados.

«Soy un poco de la vieja escuela», dijo. «Por supuesto, me encanta la historia, sobre todo en ciertos circuitos, pero cuanto más viejo me hago, más me doy cuenta que se trata de la gente».

«Podríamos ir al medio de la nada que tiene muy poca gente, no tiene un gran alojamiento, no tiene una gran comunidad y para nosotros, como individuos, conducir en una pista que es histórica es genial, pero se trata de la gente».

«Y la gente realmente lo hace. Lo hemos experimentado con la pandemia, nadie estaba allí y eso no es ninguna atmósfera. Era como un día de pruebas. No era agradable. Y ahora vemos que cientos de miles de personas acuden a la carrera, llenos de energía, entusiasmados, con ganas de saber más».

También lee:

Lewis Hamilton, Mercedes-AMG

Lewis Hamilton, Mercedes-AMG

Photo by: Steve Etherington / Motorsport Images

Hamilton cree que, a medida que la F1 aprovecha el interés de una base de aficionados más amplia, ayudada en parte por el efecto Netflix, el hecho de que las carreras se celebren en ciudades también ofrece oportunidades para que asistan a ellas sectores más diversos de la comunidad.

«Creo que los aficionados están en el corazón de este deporte, ellos lo crean», dijo.

«Creo que al estar en las ciudades podemos involucrarnos en las comunidades y tener un impacto».

«Me encanta Nurburgring, por ejemplo, pero allí no hay una comunidad diversa. No tenemos un impacto real en el lugar».

«En Miami podemos hacer algo. Conocí a un montón de niños de diversos orígenes, que ahora quieren dedicarse a la ingeniería y a las materias STEM y, por lo tanto, para mí es mucho más genial».