¿hamilton-toco-el-coche-de-sergio-perez-y-rompio-las-reglas?

Cargar reproductor de audio

En el pasado GP de Sao Paulo de 2021, a Verstappen le descubrieron tocando el alerón trasero de Hamilton después de la clasificación y por ello fue multado con 50.000 €.

La foto de Barcelona parece haber sido tomada tiempo después de la ceremonia del podio, ya que los coches se movieron desde donde se estacionaron inicialmente después de la bandera a cuadros y se alinearon uno al lado del otro en el parque cerrado.

Un video que apareció posteriormente en Internet parece mostrar a Hamilton haciendo todo lo posible por evitar el contacto con el alerón.

A Lewis Hamilton lo llamaron para pasar el control antidopaje inmediatamente después de la carrera, por lo que tuvo que acudir al centro médico del circuito.

Por lo tanto, parecería que la foto se hizo cuando regresaba de esa prueba, mucho después de la ceremonia del podio.

No está del todo claro desde ese ángulo si Hamilton realmente estaba tocando el ala del coche de Sergio Pérez o simplemente pasando por detrás del coche y las barandillas que había ahí.

También puede haber dudas sobre el momento y si los coches todavía estaban oficialmente en condiciones de parque cerrado, aunque por lo general sus equipos se los llevan en cuanto la FIA los libera oficialmente.

En aquella acción de Verstappen en Brasil se decidió que violaba el artículo 2.5.1 del Código Deportivo Internacional de la FIA, que dice: «Dentro del parque cerrado, solo pueden entrar los oficiales asignados. No se permite ninguna operación, verificación, ajuste o reparación a menos que sea autorizado por los mismos funcionarios o por la normativa aplicable».

En esa ocasión, hubo un ingrediente que aportó mayor picante a la historia, ya que el alerón de Hamilton posteriormente falló en las verificaciones técnicas y de hecho descalificaron al inglés.

Los comisarios examinaron imágenes on board de varios coches en el parque cerrado, así como videos tomados por aficionados y publicados en redes sociales.

Los comisarios coincidieron en que aunque Max Verstappen había tocado el Mercedes, no había ejercido ninguna fuerza sobre el ala y, por lo tanto, no había contribuido a que el coche no cumpliera con las reglas.

Sin embargo, dejaron claro en su veredicto que el piloto de Red Bull no debería haber tocado el coche, multándole con 50.000€.

Y lo señalaron así: «Está claro para los comisarios que se ha convertido en un hábito de los pilotos tocar los coches después de la clasificación y las carreras».

También lee:

Esta fue también la explicación de Verstappen, decir que simplemente era costumbre tocar esa zona del coche, lo que ha sido un tema de debate y disputa entre los equipos.

«Esa tendencia general se ha visto como mayormente inofensiva y, por lo tanto, no ha sido vigilada de manera uniforme. Sin embargo, es una violación de la regla del parque cerrado y tiene un potencial significativo de causar daño».

«Considerando el hecho de que no se causó ningún daño directo en este caso, en opinión de los comisarios, y que no existe un precedente anterior de sanciones por esto, por un lado, pero que es una infracción de la regla y tiene potencial para graves consecuencias por el otro, los comisarios deportivos deciden tomar medidas en este caso y ordenar una multa de 50.000 €», decía la sentencia.

«Los comisarios pretenden que todos los equipos y pilotos tomen nota de que futuras infracciones pueden incurrir en sanciones diferentes de los comisarios de esos eventos».

La FIA añadió más claridad sobre el asunto en las reglas deportivas de F1 de este año. El artículo 60.5 establece que «los pilotos no deben interferir con los protocolos del parque cerrado de ninguna manera».

Motorsport.com ha pedido a la FIA comentar lo ocurrido.