horner:-el-problema-de-mercedes-es-su-coche,-no-las-reglas-de-f1

Cargar reproductor de audio

Después de un fin de semana de intenso drama político en Canadá sobre la intervención de la FIA para tratar de reducir el efecto rebote de los coches, varios equipos han quedado descontentos con la situación en la Fórmula 1.

El sábado, en una reunión de directores de equipo, el jefe de Ferrari, Mattia Binotto, y Christian Horner de Red Bull, se enfrentaron a Wolff por exagerar los problemas de su equipo para ayudar a la FIA a intervenir en el tema del porpoising.

Wolff respondió airadamente a su postura y les acusó de anteponer el beneficio político a la seguridad de los pilotos.

Sin embargo, Horner se mantiene firme en que los problemas de Mercedes no tienen nada que ver con los defectos de las nuevas normas de la Fórmula 1 para 2022 que han dado lugar a coches con efecto suelo muy rígidos.

En su lugar, cree que el asunto se reduce simplemente a que Mercedes ha tomado un camino equivocado con el concepto de su coche W13 obteniendo solo el máximo desempeño cuando se ejecuta muy cerca del suelo dando un efecto rebote muy fuerte.

Preguntado por Motorsport.com si cree que el debate sobre el porpoising es más político que de seguridad, Horner dijo: «El problema de Mercedes es más grave, o ciertamente lo ha sido antes [de Canadá] que el de cualquier otro coche”.

«Eso seguramente depende del equipo. Está dentro de su control lidiar con eso si no está afectando a otros competidores”.

«Sé que se ha dicho que otros pilotos se han quejado. Nuestros pilotos nunca se han quejado del porpoising. Han dicho que a algunos circuitos les vendría bien una limpieza, tal vez un reasfaltado en algunos lugares”.

«Pero no hemos tenido ningún problema con los rebotes. El problema es que llevan el coche muy rígido. Creo que su concepto es el problema más que el reglamento».

Christian Horner, Team Principal, Red Bull Racing

Christian Horner, Team Principal, Red Bull Racing

Photo by: Red Bull Content Pool

Horner dijo que no estaba impresionado por la forma en que la FIA se involucró en los asuntos al publicar una directiva técnica en la víspera del Gran Premio de Canadá cuando los equipos estaban viajando al evento.

También compartió las preocupaciones expresadas por otros equipos que se preguntaban cómo Mercedes había sido capaz de instalar un segundo soporte en su coche tan rápidamente, lo que provocó la conspiración sobre si el fabricante de automóviles alemán no había tenido conocimiento previo de lo que estaba pasando.

«Hay un proceso de introducción de estas cosas», dijo. «Creo que lo que fue particularmente decepcionante fue el segundo soporte que colocaron. Tiene que ser discutido en un foro técnico, y que es abiertamente el sesgo a la clasificación de los problemas de un equipo – que eran el único equipo que se presentó aquí con él, incluso antes de la directiva técnica”.

La FIA tiene previsto reunirse con los directores técnicos esta semana para intentar avanzar en el tema del porpoising, ya que sigue existiendo un plan a medio plazo para dar a los equipos más capacidad para gestionar las cosas a partir de 2023 con ajustes en el reglamento.

Pero Horner se muestra escéptico sobre la necesidad de hacer algo drástico, ya que cree que el año que viene todos los equipos estarán al tanto del asunto.

«Tenemos a algunos de los ingenieros más brillantes del mundo, y las cosas convergerán», dijo.

«Dudo que estemos aquí sentados el año que viene hablando de los rebotes, incluso si se deja el reglamento”.

También lee:

«Estos coches son todavía relativamente nuevos, creo que a medida que los equipos añadan desarrollos a sus coches, probablemente empezarás a ver que empiezan a abordar algunos de estos problemas. Y no se puede cambiar de repente el reglamento técnico a mitad de temporada”.

«Si un coche es peligroso, un equipo no debería presentarlo: tiene esa opción. O la FIA, si considera que un coche individual es peligroso, siempre tiene una bandera negra a su disposición».

También lee: