la-historia-no-contada-de-gilles-villeneuve-desde-dentro-de-ferrari

Cargar reproductor de audio

Hoy hace cuarenta años, Gilles Villeneuve perdió la vida tras chocar con Jochen Mass durante la clasificación del Gran Premio de Bélgica en Zolder.

La historia de la problemática temporada 1982 de Fórmula 1 de Ferrari, que también incluyó las lesiones que acabaron con la carrera de Didier Pironi, compañero de equipo de Villeneuve, se ha contado muchas veces.

Sin embargo, una voz raramente citada es la del diseñador jefe de la escudería de Maranello, Harvey Postlethwaite, cuyo 126C2 ganó el campeonato de constructores ese año, y debería haber ganado el título de pilotos.

En 1996, tres años antes de morir, Postlethwaite habló a este redactor sobre aquella temporada y la compleja relación entre Villeneuve y Pironi. La entrevista no se utilizó en su momento, y durante los últimos 26 años ha estado perdida en una caja de viejos microcasetes.

Al igual que su contemporáneo Patrick Head, Postlethwaite era un competidor sin pelos en la lengua, poco dado a las reflexiones sentimentales. Sin embargo, estaba claro que guardaba un buen recuerdo de Villeneuve entre los muchos pilotos con los que había trabajado a lo largo de los años.

«Gilles tenía esa imagen de estar completamente loco», dijo. «Bueno, loco es probablemente la palabra equivocada, pero de ser muy rápido y de ser, supongo, irresponsable, casi, en un coche de carreras. De hecho, no era del todo así».

«Era un piloto muy serio, se tomaba la conducción muy en serio. Pero le gustaba llevar todo al límite. Y le gustaba que cada vuelta que conducía fuera tan rápida, o más, que la última vuelta que había dado».

«Ahora bien, supongo que esa era una forma que tenía de llevarse a sí mismo al límite. Pero ciertamente era bastante más brillante y bastante menos loco de lo que la gente ha pensado. Quiero decir, la imagen probablemente ha crecido con el paso del tiempo, pero en realidad, siempre lo encontré muy serio, y realmente un tipo bastante brillante».

«No era en absoluto un político, y hablaba con mucha claridad y sencillez sobre el coche. Y creo que era muy apreciado por eso. Pero fue muy rápido. Quiero decir, no hay duda de eso. Fue probablemente uno de los pilotos de carreras más rápidos que ha habido».

Gilles Villeneuve era considerado uno de los pilotos favoritos de Enzo Ferrari

Gilles Villeneuve era considerado uno de los pilotos favoritos de Enzo Ferrari

Photo by: Ercole Colombo

Postlethwaite confirmó que Enzo Ferrari tenía debilidad por Villeneuve, que corrió por primera vez para él a finales de 1977.

«La escudería Ferrari era entonces mucho, mucho menos política que ahora», reconoce Postlethwaite. «Aun así, había una cierta tendencia a no pisar los pies de la gente. Y a Gilles no le importaba a quién pisaba. Si pensaba que el coche no era bueno, lo decía, y eso solía molestar a mucha gente, pero no le importaba hacerlo».

«Y el viejo le quería mucho por ello, porque pensaba que era exactamente lo que quería oír. Quería saber».

También lee:

«Apenas tenían un idioma en común, tenían algo de francés en común. Pero no creo que nadie fuera realmente cercano a Enzo Ferrari. Ciertamente, tenía un gran afecto por Gilles sin ninguna duda, porque Gilles hizo lo que pocas personas podían hacer. Podía hacer lo que Michael Schumacher hace hoy, podía tomar un coche que probablemente no fuera el mejor, y podía hacerlo ir tan rápido como cualquier otro».

«Gilles era rápido en todas partes. Pero sobre todo, y parece casi una tontería, pero es bastante cierto, Gilles era increíble en las curvas lentas» Harvey Postlethwaite

«Pironi era un tipo diferente», recordaba Postlethwaite. «Le conocía menos, no le conocí en absoluto hasta que fui a trabajar a Ferrari. No era una persona tan abierta, así que era más difícil de conocer. Pero también era bastante rápido».

Postlethwaite dio una interesante visión de los estilos de los dos pilotos: «Gilles era rápido en todas partes. Pero sobre todo, y parece casi una tontería, pero es bastante cierto, Gilles era increíble en las curvas lentas. En las curvas cerradas era increíblemente rápido».

«Y Pironi era rápido en los circuitos rápidos. Era un piloto muy, muy increíblemente valiente en las curvas rápidas. Nunca levantaba. Y de una manera divertida, se complementaban».

Villeneuve y Pironi eran firmes amigos, hasta el infame GP de San Marino de 1982, una carrera boicoteada por la mayoría de los equipos británicos.

Después de que la pelea con Renault se desvaneciera, intercambiaron el liderato varias veces. El canadiense creía que estaban montando un espectáculo para los aficionados y que Pironi cumpliría un acuerdo previo a la carrera y le dejaría ganar. También fue una carrera muy ajustada en cuanto al consumo de combustible, y ambos pilotos tuvieron que tenerlo en cuenta.

Postlethwaite consideró que la disputa entre Pironi y Villeneuve se hizo más grande de lo que era

Postlethwaite consideró que la disputa entre Pironi y Villeneuve se hizo más grande de lo que era

Photo by: Motorsport Images

En la última vuelta, Pironi lo adelantó y cruzó primero la meta, dejando a Villeneuve sin tiempo para responder. Después de la carrera se mostró inflexible al decir que le habían robado y juró que no volvería a hablar con su compañero de equipo.

Aunque los sentimientos de Villeneuve eran bien conocidos, Postlethwaite restó importancia al impacto en el campamento. «Creo que la animosidad que se suponía que había entre ellos se exageró», insistió.

«Puede que haya habido un momento de animosidad por el asunto de lo ocurrido en Imola. Pero incluso eso fue exagerado. Ciertamente, dentro del equipo, no se percibió como algo particularmente problemático en ese momento».

Entonces, ¿se había establecido Pironi en una posición lo suficientemente fuerte como para salir sin reprimenda de la dirección del equipo?

«No creo que su posición fuera más fuerte que la de Gilles», dijo Postlethwaite. «Yo diría más bien lo contrario. No intentes simplificar la política interna de Ferrari a una cosa así, pasaba mucho más que eso. Y el viejo estaba al tanto de todo lo que ocurría».

También lee:

«Los hizo venir y les dio una charla a ambos. Hablaba con los pilotos todo el tiempo. Pasaban mucho tiempo en Maranello, los pilotos, tenían que estar allí. Cuando había pruebas, le gustaba mirar y hablaba con los pilotos todo el tiempo. Creo que controlaba mucho la situación».

Villeneuve mantuvo su promesa de no hablar con Pironi en los días posteriores a Imola, y todavía estaba enfadado cuando llegó a la siguiente carrera en Zolder.

La opinión generalizada es que estaba tan enfadado por lo sucedido quince días antes, y tan dispuesto a superar a su compañero de equipo, que el accidente de clasificación que le costó la vida fue consecuencia directa de su disputa.

Postlethwaite nunca creyó que la pelea de Imola entre los dos pilotos de Ferrari contribuyera a lo ocurrido en Zolder y a la muerte de Villeneuve

Postlethwaite nunca creyó que la pelea de Imola entre los dos pilotos de Ferrari contribuyera a lo ocurrido en Zolder y a la muerte de Villeneuve

Photo by: Rainer W. Schlegelmilch / Motorsport Images

Postlethwaite, que estaba en Maranello ese fin de semana y, por tanto, podría decirse que estaba alejado de la tensión en el garaje del equipo, restó importancia a cualquier conexión: «Gilles siempre estaba desesperado por clasificarse por delante».

«Gilles tenía una voluntad de ganar increíble. Adelantaba a cualquiera en cualquier cosa, todo el tiempo. No le importaba. Así era él, no dejaba que la gente se interpusiera en su camino».

«Personalmente, no creo que lo que ocurrió en Imola haya contribuido en modo alguno a lo que ocurrió posteriormente en Zolder. Nunca lo he creído. Es una buena historia, pero no creo que haya tenido nada que ver».

«Gilles quería ser el más rápido todo el tiempo, y si eso significaba adelantar a la gente… Deberías ver las cosas que hacía en la maldita carretera. Si un coche estaba delante de él, había que adelantarlo. No es que fuera especialmente agresivo. Simplemente era así, si veía un coche delante, lo adelantaba. Eso era todo. Simplemente sabía que era el piloto más rápido».

«Creo que Gilles habría sido campeón del mundo ese año, sin ninguna duda. El coche era lo suficientemente bueno, el motor era lo suficientemente bueno y Ferrari era lo suficientemente bueno como para llevarle al podio con la suficiente frecuencia» Harvey Postlethwaite

Después de Zolder, el equipo siguió adelante, con la incorporación de Patrick Tambay, que posteriormente consiguió una emotiva victoria en Alemania. Pironi ganó en Holanda y registró una serie de podios en un año en el que ningún piloto o equipo dominó. Al llegar a Hockenheim en agosto, a falta de cinco pruebas, lideraba el campeonato del mundo con nueve puntos de ventaja.

El sábado por la mañana, en una sesión en mojado, el francés era el más rápido cuando chocó con la parte trasera del Renault de Alain Prost y su coche salió disparado. El accidente fue increíblemente similar al de Villeneuve, pero sobrevivió, aunque con las piernas seriamente rotas. Fue el final de su carrera deportiva.

«¿Qué puedes hacer?», dijo Postlethwaite. «Así es el automovilismo, ¿no? Y este tipo de cosas suceden». La velocidad del accidente de Villeneuve fue increíble, y la gravedad del otro accidente fue increíble. El coche saltó por los aires, Dios sabe a qué velocidad.

«Fueron dos accidentes muy, muy graves, y que ambos ocurrieran en un año fue una tragedia terrible. Y creo que fue algo que tuvo un efecto muy grande en todo el mundo».

«Es difícil ahora recordar las emociones de entonces. Curiosamente, recuerdo más el día del accidente de Pironi que el día del accidente de Villeneuve, porque el accidente de Pironi pareció una tontería».

Incluyendo Hockenheim, Pironi se perdió las últimas cinco carreras de la temporada, y aún así terminó segundo en el campeonato, a cinco puntos de Keke Rosberg. El título de constructores sirvió de consuelo para Ferrari.

Después de que una lesión pusiera fin a su carrera en la F1, Pironi se dedicó a las carreras de lanchas, pero murió en un accidente en 1987.

Después de que una lesión pusiera fin a su carrera en la F1, Pironi se dedicó a las carreras de lanchas, pero murió en un accidente en 1987.

Photo by: Motorsport Images

En 1986, Pironi hizo algunas pruebas con AGS y Ligier, pero su regreso a la F1 nunca fue una posibilidad. En su lugar, se forjó una nueva carrera en competencias de lanchas. En agosto de 1987, poco más de cinco años después del choque de Hockenheim, murió en un accidente en la Isla de Wight.

Postlethwaite se mantuvo firme en su opinión de que Villeneuve habría ganado en 1982, y podría haber conseguido mucho más.

«Creo que Gilles habría sido campeón del mundo ese año, sin ninguna duda», dijo. «El coche era lo suficientemente bueno, el motor era lo suficientemente bueno y Ferrari era lo suficientemente bueno como para llevarle al podio con la suficiente frecuencia como para que hubiera ganado el campeonato del mundo».

«Personalmente, siempre me han gustado los pilotos rápidos, y él lo era. Siempre es agradable tratar con un piloto así. Gilles era una estrella en una época anterior a la telemetría. Ahora es diferente, todo es mucho más científico».

«Si alguien como él será capaz de ganar esas carreras hoy en día, no lo sé, pero ciertamente en ese período era capaz de ganar carreras. Cuando miras las malditas carreras con ese coche turbo en 1981, Mónaco y España, es increíble lo que hizo con ese coche».

«Es realmente difícil saber lo que habría llegado a hacer. Podemos especular, pero me gustaría creer que habría ganado varios campeonatos del mundo y que habría sido un maravilloso embajador del deporte».

«Creo que el deporte necesita campeones del mundo con carácter, y él era un personaje maravilloso, un personaje pintoresco, era un personaggio, como se dice. Los aficionados, especialmente en Italia, siempre amarán a un piloto que sea rápido. Podía hacer cosas con los coches de carreras que otros pilotos no podían hacer».

«Tenía un helicóptero e intentaba hacer una vuelta. Ese era el tipo de persona que era. Y creo que la gente lo apreciaba, ciertamente entonces. Una de las cosas tristes es que probablemente todo el mundo está ahora mucho más anestesiado con estas cosas, y quizás eso no es del todo correcto hoy en día».

Postlethwaite creía que Villeneuve estaba destinado a ser campeón del mundo de F1 en 1982

Postlethwaite creía que Villeneuve estaba destinado a ser campeón del mundo de F1 en 1982

Photo by: Motorsport Images

Habría más victorias antes de que Postlethwaite dejara Maranello en 1987, pero el coche de 1982 sigue siendo el que mejor se recuerda de su mandato en el equipo.

«Tengo mis propios recuerdos y mis propias experiencias de la situación», dijo. «Y supongo que no es algo que a uno le guste repasar, porque cuando un piloto se lastima en un coche, realmente no quieres repasarlo».

«Hubo cosas positivas y negativas que salieron de ello. Pero a mí, personalmente, no me gusta que se exagere todo eso. Y creo que se exageró».

«Creo que el deporte necesita campeones del mundo con carácter, y él era un personaje maravilloso, un personaje pintoresco, era un personaggio» Harvey Postlethwaite

«Hay algo de verdad en los diversos rumores sobre lo que pasó, y la animosidad que había entre los pilotos, pero se exageró de forma desproporcionada. Y creo que en realidad prefiero recordar a esos dos pilotos como buenos amigos, y en realidad eran, fuera de la pista, bastante buenos amigos, según recuerdo».

«Compartían un idioma, y compartían muchas otras cosas. Creo que ambos eran excelentes pilotos, y ambos eran muy, muy competitivos. Fue una gran tragedia que ambos murieran en accidentes».

Postlethwaite recordó a Pironi y a Villeneuve como grandes rivales

Postlethwaite recordó a Pironi y a Villeneuve como grandes rivales

Photo by: Ercole Colombo