mazepin-demanda-a-haas-por-salarios-impagos

Cargar reproductor de audio

La carrera del piloto ruso Nikita Mazepin en la Fórmula 1 llegó a su fin, al menos por ahora, a principios de marzo, cuando el equipo Haas F1 Team decidió romper su contrato debido a la invasión de Rusia a Ucrania.

Unos días antes, el equipo ya se había terminado el contrato con su patrocinador principal, Uralkali, donde el padre de Mazepin, Dmitry, está al mando.

Mientras que Haas hizo un rápido cambio e incorporó al experimentado Kevin Magnussen como sustituto, Mazepin ha tenido que ver las nueve primeras carreras de la actual temporada de F1 desde afuera.

Desde entonces, el ruso no ha estado inactivo en los últimos meses, ya que está trabajando en una fundación que proporcionará ayuda financiera a los atletas rusos que no pueden practicar su deporte a nivel internacional debido a las sanciones causadas por la guerra.

Al mismo tiempo, el capítulo de Haas F1 aún no está completamente cerrado para Mazepin. El piloto moscovita, de 23 años, ha presentado una demanda contra su antiguo empleador, según ha declarado al medio ruso RBC.

También lee:

«Cuando se rescindió el contrato, Haas F1 ya se había retrasado en el pago de mis salarios para este año. Todavía no lo han pagado», dice sobre el motivo por el que la escudería estadounidense ha sido llevada a los tribunales.

«Me parece que un empresario ofrece, al menos, una indemnización por los salarios que se han tenido que pagar hasta el momento del despido y, posiblemente, incluso algún tipo de indemnización por despido».

En abril, Uralkali quiso recuperar una suma de 13 millones de dólares en concepto de patrocinio de Haas, que puso freno a esto e incluso exigió 8 millones de euros en compensación por el lucro cesante.

Mazepin subrayó que su demanda contra el equipo -para la que ya se han presentado los documentos necesarios en los tribunales- era independiente, ya que su puesto en el equipo se regía por un contrato distinto.

«Sólo me refiero al hecho de que no se han cumplido las obligaciones contractuales. También hay que entender que teníamos dos contratos independientes», continuó. «Romper el acuerdo con el patrocinador principal no tenía ninguna repercusión directa en mi futuro con el equipo, así que tomaron dos decisiones distintas. Todavía no he visto ningún dinero, así que vamos a ir a los tribunales».