mercedes-dice-que-el-porpoising-y-el-rebote-son-problemas-diferentes

Cargar reproductor de audio

Por lo general, las palabras porpoising y rebote se han utilizado indistintamente, tanto por pilotos como por los propios equipos, para referirse al momento en que los coches golpean el suelo cuando llegan a velocidades altas.

Sin embargo, James Volwes, el director de estrategia del equipo Mercedes, asegura que no se refieren al mismo fenómeno y que se generan de forma diferente.

Mercedes parecía haber superado su problema de porpoising con el W13 en el Gran Premio de España, pero Vowles dice que los problemas son muy específicos en cada circuito, con la uniformidad de la superficie del trazado jugando un papel clave.

El problema del rebote se vio agravado por la superficie de la pista de Bakú, llena de baches, que causó una gran incomodidad a los pilotos, especialmente a Hamilton. El siete veces campeón del mundo de F1 tenía una configuración diferente a la de su compañero de equipo, incluyendo una suspensión trasera alternativa.

«Definitivamente hay un elemento [que varía] de pista a pista y es una relación entre lo suave que es el asfalto y el diseño del circuito», dijo Vowles en un vídeo publicado por Mercedes.

«Diría que Bakú, sin duda, de los circuitos que hemos tenido hasta ahora, está en el extremo peor y, por el contrario, Barcelona probablemente en el extremo mejor.

«Así que esos dos circuitos pondrán de manifiesto los puntos fuertes y débiles del conjunto. Pero también merece la pena dedicar un poco de tiempo a explicar el porpoising, el rebote y el tocar la pista con el fondo plano, tres ideas que posiblemente se usan mucho asociándolas a la misma cosa, pero que no lo son del todo».

También lee:

George Russell, Mercedes W13

George Russell, Mercedes W13

Photo by: Steve Etherington / Motorsport Images

Vowles señaló que, como se indicó en el GP de España, el equipo ha hecho avances en el control del porpoising. Pero al hacerlo, y al poder rodar el coche más bajo, el rebote se ha convertido en un problema.

«Sin duda, en las primeras carreras sufrimos el porpoising, y en Barcelona no», dijo. «Nos hemos esforzado mucho en nuestro paquete para asegurarnos de que hacíamos todo lo posible por resolverlo, y estoy seguro de que hemos dado un paso adelante».

«En Barcelona el coche era estable, robusto y pudimos bajarlo y esa es la clave, conseguimos crear un paquete donde, aerodinámicamente, pudimos trabajar mucho más con él, pudimos trabajar con la puesta a punto y pudimos bajar los coches en términos de altura de conducción para producir rendimiento».

«Ahora, en Mónaco y en Bakú, lo que desgraciadamente se ha descubierto es un segundo problema que estaba siendo enmascarado por el primero. Estoy seguro de que hemos dado un paso adelante en términos de porpoising, pero claramente tenemos rebote, y de cara al exterior parecen casi idénticos, pero hay una sutil diferencia entre ambos».

Vowles asegura que el rebote es simplemente una acción en la que el coche golpea la pista: «Lo que ocurre ahora es que el coche está más bajo, como resultado de la solución del primer problema, pero ahora golpea la plancha con bastante fuerza, y eso está creando el rebote que se ve en este momento».

«De nuevo, intentas extraer rendimiento llevando el coche bajo, pero el problema es muy diferente y cuanto más bacheada esté la pista, más aporta al efecto, que es lo que vimos en Bakú».

«Creo que lo que está claro es que todavía tenemos un largo camino por delante para aprender todo lo que necesitamos, para estar luchando en la parte delantera, pero quizás lo más importante es que se verá la variación del rendimiento pista a pista a medida que avancemos. Seguro que Canadá será muy diferente a Silverstone en cuanto al rendimiento de nuestro coche».

Vowles reconoció que el equipo complicó demasiado la vida a sus pilotos en Bakú, al tiempo que confirmó que Hamilton estará en forma y listo para la carrera de este fin de semana en Canadá, a pesar de que Toto Wolff expresó su preocupación el domingo por la noche.

«Me complace informar de que Lewis está aquí esta mañana [en la fábrica de Mercedes], he pasado unas horas con él y está bien, estará de vuelta en el coche en Montreal», dijo Vowles.

«Es un atleta de élite que va a superar los límites de la resistencia de sí mismo y del coche, y eso es lo que hacen los pilotos de F1, eso es lo que los hace excepcionales».

«En esta ocasión, sin embargo, hemos llevado el paquete y a nuestros pilotos demasiado lejos, los hemos puesto en una situación de incomodidad significativa y simplemente no podemos volver a hacerlo».

«Nuestros pilotos no son los únicos que están sufriendo, verán en los medios de comunicación una serie de comentarios de varios pilotos que están igualmente incómodos y doloridos. Y ahora tenemos la responsabilidad de asegurarnos de que esto no continúe».

Lewis Hamilton, Mercedes-AMG, in Parc Ferme

Lewis Hamilton, Mercedes-AMG, in Parc Ferme

Photo by: Simon Galloway / Motorsport Images

El equipo estaba desconcertado por el comentario de Hamilton sobre su «asiento frío» en Bakú, pero después de hablar con su piloto, Vowles dijo que era un problema físico más que mecánico.

«Lo que pasó es que nada cambió en el coche, solo parece que después de la cantidad de golpes que recibió su espalda por el rebote, fundamentalmente tuvo un entumecimiento que se estableció y parece que el frío fue una respuesta a eso.

«No había nada más frío en el coche, era simplemente una respuesta [de su cuerpo] a la cantidad de resistencia y dolor que había sufrido en la carrera».