mercedes:-miami-demuestra-que-el-w13-puede-luchar-al-frente

Cargar reproductor de audio

Mercedes llevó una serie de actualizaciones al evento de Miami, incluyendo una placa frontal revisada y un paquete de alerones traseros de baja carga aerodinámica. Estos ajustes ayudaron a George Russell a encabezar la segunda sesión de entrenamientos del viernes y el equipo disfrutó de su día más competitivo de la campaña hasta el momento.

Pero a pesar de que las opciones de configuración de Mercedes para el sábado significaron un descenso en el orden de la parrilla, con Lewis Hamilton terminando sexto, el jefe del equipo Toto Wolff expresó cierto optimismo sobre su progreso.

Y después de haberse mantenido firme hasta ahora en su creencia de que el concepto del W13 funcionaría cuando el equipo se pusiera al día con los problemas del porpoising, los resultados de Miami demuestran que el equipo tiene razones para mantener su fe en él.

Cuando se le preguntó en qué momento Mercedes abandonaría la idea y se centraría en el próximo año, Woff dijo: «Creemos que nuestro concepto tiene el potencial para que podamos competir en la parte delantera. Pero también es un concepto sensible”.

«Una vez que está en la ventanilla puede funcionar muy bien, pero es muy difícil conseguirlo, debido a que el suelo, obviamente, está mucho más expuesto que el de los otros coches”.

«Seguimos creyendo en esa dirección, que es la correcta, y tendremos otra serie de datos [en la carrera] y en Barcelona que serán buenos para el trabajo de correlación desde el test con nuestro coche de lanzamiento”.

«Luego llega el momento en el que tenemos que decidir qué haremos para el año que viene. Pero no sirve de nada decir que se descarta una temporada para concentrarse en la siguiente, porque se trata del mismo reglamento”.

“Creo que nuestra comprensión crece cada día, ya hemos dicho que este es otro fin de semana experimental. Ayer [viernes] fue bueno, hoy [sábado] no».

George Russell, Mercedes W13

George Russell, Mercedes W13

Photo by: Carl Bingham / Motorsport Images

La forma del equipo este año se ha visto limitada por el porpoising extremo que ha sufrido el W13.

Y aunque experimentó más rebotes el viernes, Wolff dijo que el cambio de configuración que lo provocó ha ayudado a su comprensión en términos de lo que activa y desactiva el fenómeno.

«Ayer [por el viernes] pudimos ver el rendimiento del coche si lo ponemos en el punto correcto», dijo.

«Lo principal era, de nuevo, gestionar el porpoising, y eso fue bueno ayer [viernes]. Luego probamos algo que no parecía un gran cambio y afectó mucho al coche y [nos hizo] retroceder».

También lee:

«Al final, en la calificación, los pilotos volvieron a sufrir con el rebote y éste afecta tanto a las zonas de frenado y a lo que hacen los neumáticos, con la consecuencia de que acabamos sextos y 12º.

«El aprendizaje es exponencialmente duro en este momento, pero habríamos esperado algo mejor».