¿podria-todt-regresar-a-ferrari?

Jean Todt se ha mostrado reticente hasta ahora sobre lo que piensa hacer cuando termine su mandato a finales de este mes.

Pero después de una carrera que incluye éxitos en los rallies, los sportscars y la F1, además de tres mandatos al frente del organismo rector del automovilismo, es poco probable que simplemente se aleje del deporte.

Sin embargo, un artículo publicado el miércoles en el diario italiano Corriere della Sera apuntaba a una posibilidad en la que podría centrarse Todt en los próximos años: un sorprendente regreso a Ferrari en un papel de superconsultor una vez que se defina su sucesor en la FIA el 17 de diciembre.

La historia sugiere que Todt ha estado en contacto constante con el presidente de Ferrari, John Elkann, sobre la idea de asumir algún papel de asesor en su antiguo equipo.

Puede que no sea una coincidencia que Todt estuviera en Maranello hace unos días para apoyar la segunda edición de la iniciativa «Girls on Track – Rising Stars» promovida por la FIA.

Un posible papel de Todt en Ferrari permitiría a la escudería reencontrarse con su pasado ganador, ya que el francés ha conseguido un total de 14 títulos de pilotos y constructores durante su mandato como director de equipo y luego como consejero delegado de la escudería entre 1993 y 2009.

Se sugiere que Todt podría asumir un papel que permitiera a Elkann delegar ciertas funciones políticas en la gestión de la Scuderia, como la discusión del reglamento 2026, sin quitarle ninguna de las responsabilidades al jefe del equipo, Mattia Binotto.

De hecho, podría servir para ayudar a Binotto a poder centrarse en el rendimiento más inmediato, ya que la Scuderia aspira a volver a ganar en 2022.

También lee:

Jean Todt, director de equipo de Ferrari.

Jean Todt, director de equipo de Ferrari.

Photo by: Sutton Images

Fue notable que Elkann no considerara a Todt para el papel de CEO de Ferrari tras la salida de Louis Camilleri el año pasado, quizás sintiendo que a sus 75 años no era la persona adecuada para liderar el futuro de la marca en una fase delicada en medio del cambio de la automoción hacia la energía eléctrica.

Sin embargo, el papel que podría desempeñar Todt ahora sería diferente, con un rol más externo pero políticamente relevante en el organigrama de Maranello, en un período en el que será fundamental conseguir el resultado adecuado en la elaboración de las normas de motores de 2026.

Los partidarios de la vuelta de Todt a Maranello reconocen que el francés tiene un gran poder político en el mundo del deporte motor, y que tiene un amplio conocimiento de su funcionamiento.

No hay que olvidar la amistad que lo une a Stefano Domenicali, el actual CEO de la F1 que lo sustituyó como director del equipo Ferrari. Además, el hijo de Todt, Nicolas, es el mánager de Charles Leclerc.

Algunos comparan el posible papel de Todt en Ferrari con el que el fallecido Niki Lauda tuvo dos veces: una en Maranello y otra en Mercedes.

La primera etapa fue como mano derecha de Luca di Montezemolo en la reestructuración de Ferrari a principios de la década de 1990. Fue entonces cuando comenzó el ciclo de Todt al mando, en 1993. En ese momento, Lauda no tenía ningún papel operativo y la iniciativa resultó ser un fracaso.

Pero la experiencia posterior de Lauda en Mercedes fue diferente. Fue nombrado presidente no ejecutivo de la escudería de F1 y fue una brillante mano derecha de Toto Wolff, y su compromiso creció al adquirir una participación en la escudería.

Pero, ¿podría Todt aportar lo suficiente a Ferrari para justificar su participación? Los que sacuden la cabeza ante la idea sugieren que no tiene sentido llamar a un antiguo jefe de equipo de una época que la escudería ha superado.

En última instancia, sin embargo, traer a Todt de vuelta a Ferrari es una decisión que sólo Elkann sabrá si tiene sentido o no.