por-que-mclaren-mantiene-su-compromiso-con-ricciardo…-por-ahora

Cargar reproductor de audio

En 2021, mientras seguía luchando para adaptarse a su nuevo equipo, Ricciardo fue doblado en el GP de Mónaco por su compañero Lando Norris, que acabó subiendo al podio. Fue una muestra gigantesca del abismo que había entre ellos en ese momento, retratado de forma bastante brutal en la última temporada de Drive to Survive.

Por aquel entonces, se trataba de que Ricciardo se adaptara a la vida en Woking. Cuando la F1 llegó a Monza, el australiano devolvió el golpe a sus críticos consiguiendo la primera victoria de McLaren en casi nueve años, demostrando que «nunca se había ido», como dijo por radio tras la carrera.

Este año, en Mónaco, volvió a sufrir, pero la narrativa parecía haber cambiado enormemente. Ricciardo estuvo en la 14ª posición en clasificación y la 13ª en la carrera para poner fin a una semana donde se había hablado mucho sobre su futuro, de una manera que no ayudó a disipar las preocupaciones sobre su posición. Ya no se trata de un nuevo piloto que se está adaptando a un nuevo equipo, sino de un experimentado piloto que sabe lo que es ganar carreras y que está rindiendo muy por debajo de las expectativas.

Los comentarios del director ejecutivo de McLaren Racing, Zak Brown, al comienzo de la semana de la carrera de Mónaco parecieron encender un poco el fuego en Ricciardo, al reconocer que no estaba cumpliendo con las expectativas del equipo. Ricciardo se mostró de acuerdo con esa declaración, subrayando que nadie estaba más decepcionado que él mismo con cómo había comenzado este año, pero dejó claro que tenía contrato de tres años, antes de que Brown revelara que había «mecanismos» que podrían hacer que se rompiera antes de tiempo.

El balance de lo que va de temporada no sugiere que Ricciardo esté más adaptado a McLaren que hace 12 meses. En seis carreras, sólo ha puntuado una vez – fue sexto en Australia – y también fue sexto en la carrera sprint de Imola antes de que el toque en la primera vuelta con Carlos Sainz arruinara su domingo. Norris, por su parte, tiene cuatro veces más puntos (48-11) y sólo ha dejado de puntuar una vez, en el estreno de Bahréin, donde ambos McLaren sufrieron con un desastroso ritmo.

Daniel Ricciardo, McLaren MCL36

Daniel Ricciardo, McLaren MCL36

Photo by: Erik Junius

El director del equipo McLaren, Andreas Seidl, siempre es pragmático cuando se trata de afrontar periodos difíciles. Cuando habló después de ver cómo Ricciardo era eliminado en la Q2 del sábado en Mónaco, pidió al equipo «simplemente mantener la cabeza baja, seguir analizando lo que vemos en los datos fin de semana a fin de semana y ver lo que podemos hacer también en el coche, para ayudar a Daniel con un objetivo claro, a encontrar esas décimas que al final faltan».

«Daniel está comprometido, tiene mucha experiencia», añadió Seidl. «Y nosotros estamos comprometidos para que esto funcione».

Ricciardo se ha mostrado abierto sobre sus problemas para sacar el máximo partido al McLaren MCL36 en lo que va de temporada, admitiendo en Mónaco que «a veces puedo ver claro y a veces no tanto» dónde no está cómodo con el coche: «Aún ha sido un poco difícil para mí estar siempre al 100% con el coche y sentir que puedo sacar esas… estoy tratando de decir esas vueltas espectaculares, pero eso suena como si me estuviera sobrevalorando. Pero sí, me refiero a sacar grandes vueltas».

También lee:

Ricciardo siempre ha brillado cuando ha tenido confianza total en el coche, algo que se necesita especialmente en un circuito como el urbano de Montecarlo. Sabe lo que se necesita para ganar allí (ya lo hizo), por lo que su decimotercer puesto este año, a pesar de que la lluvia ofrecía la oportunidad de alterar las cosas, fue un resultado bastante gris. Después dijo que «no fue un fin de semana fuerte», y explicó que no fueron «lo suficientemente rápidos como para causar un gran impacto en cualquiera de nuestros alrededores».

Seidl añadió en Mónaco que «también depende de nosotros seguir desarrollando el coche para ambos pilotos», ayudando a sacar lo mejor de Norris y Ricciardo cada fin de semana. «No estamos del todo contentos si terminamos quintos, por ejemplo, en una clasificación», comentó Seidl. «Todos queremos formar parte de la generación de McLaren que vuelva a luchar por victorias y, juntos, por los futuros mundiales».

«Simplemente tenemos que seguir adelante, en todas las áreas del equipo, en la forma en que trabajamos también con Daniel, y entonces esperamos poder seguir dando pasos adelante».

Obviamente, McLaren puede recurrir a parte del trabajo que hizo el año pasado para ayudar a Daniel Ricciardo a aclimatarse al coche y mejorar sus prestaciones hacia el final de la temporada. Sin embargo, es indudable que hay una carrera contrarreloj en eso. Si dentro de otras cinco o seis citas, Ricciardo sigue teniendo problemas, y se hacen más intensos los rumores del mercado de fichajes, tanto él como McLaren sin duda se verán arrastrados por ese carrusel. Incluso con contrato en vigor, la especulación y la distracción que puede suponer es algo que querrán evitar.

Andreas Seidl, jefe de McLaren

Andreas Seidl, jefe de McLaren

Photo by: Steven Tee / Motorsport Images

El sufrimiento también significa que incluso los detalles más pequeños se analizan más como posibles señales de grietas en la relación. Un ejemplo llegó tras el accidente de Ricciardo en los entrenamientos libres de Mónaco, cuando después de que su ingeniero de carrera, Tom Stallard, le preguntara rápidamente «¿está bien el coche?», Ricciardo respondió: «Erm, yo estoy bien. El coche no lo está». Stallard dijo entonces que ya había visto el coche y que entendía la respuesta, pero el momento rápidamente se hizo viral en las redes sociales. La decisión de Ricciardo de colocar el acrónimo «FEA» -que significa «que os jodan a todos»- en su casco también llamó la atención en Internet, y el australiano explicó más tarde que era un mensaje que no iba dirigido a nadie y que, sin embargo, era una forma de animarse a sí mismo al subirse al coche.

McLaren ya quería fichar a Ricciardo en 2018, cuando abandonó por sorpresa Red Bull para unirse a Renault. El equipo finalmente consiguió hacerse con él en 2021, y aunque les ha aportado la única victoria desde 2012, no se puede ocultar que las cosas no han funcionado como se había planeado. Ricciardo debía ser quien ayudara a McLaren a volver con los grandes, pero especialmente esta temporada se ha quedado muy lejos de eso.

Sin embargo, McLaren sabe de lo que es capaz Ricciardo. Lo vimos en Monza el año pasado, donde fue simplemente imbatible en la carrera, incluso sin que Max Verstappen y Lewis Hamilton se estrellaran. El potencial y el hambre siguen ahí, y McLaren sigue comprometida en sacar lo mejor de él.

El año pasado, Ricciardo utilizó el descanso veraniego como una oportunidad para resetear y volver más fuerte en la segunda mitad del curso, lo que logró con gran efecto. Esta vez, esperar hasta la triple cita de Spa-Zandvoort-Monza para dar un golpe de timón puede ser demasiado tarde para evitar que el runrún se convierta en algo excesivo, y llevar a un examen de conciencia sobre el futuro de Ricciardo.

El compromiso de McLaren es hacer que funcione con Ricciardo. Pero si las cosas no cambian rápidamente, su paciencia será seguramente se pondrá a prueba…

Daniel Ricciardo, McLaren MCL36

Daniel Ricciardo, McLaren MCL36