¿puede-la-f1-complacer-a-todos-los-equipos-con-el-tope-de-gastos?

Cargar reproductor de audio

El tema ha polarizado a los equipos, con Alpine y Alfa Romeo como los más fuertes al hablar al respecto para pedir una modificación de la norma que estipula que el máximo que se puede gastar durante una temporada es de 140 millones de dólares, más 1,2 millones de dólares adicionales para la carrera 22.

Red Bull, Ferrari y Mercedes han liderado el grupo de presión hacia la FIA para conseguir un aumento, y las peticiones se han vuelto cada vez más habituales a medida que ha ido avanzando el tiempo y la inflación mundial.

Todas las escuderías acordaron la reducción de 175 millones de dólares tras la pandemia de la COVID-19, en un momento en el que no estaba claro qué tipo de año tendríamos y cuántos ingresos obtendrían. Solo un par de temporadas después, ya hay un calendario lleno de aficionados y con varios circuitos peleándose por estar en la Fórmula 1, lo que se traduce en salud financiera para la categoría.

En este contexto, no es de extrañar que los grandes equipos se sientan frustrados por no poder destinar más fondos a crear monoplazas más rápidos debido a que deben equilibrar sus gastos. El jefe de Red Bull, Christian Horner, sugirió en Barcelona que varios equipos tendrían que perderse algunas carreras para lograr estar debajo del límite de costes, aunque en Mónaco aclaró que solo intentaba dar una perspectiva de cuántos esperan las escuderías superar dicho máximo.

Es obvio que hay cierta lógica en el argumento de la inflación, pero cómo debería ser de significativa, cómo tendría que aplicarse y qué tipo de precedente sentaría en términos de nuevas subidas en años futuros, son cuestiones que siguen sin resolverse.

Lo más importante es el principio de la limitación, y es que no hay que olvidar que varios equipos y sus propietarios se comprometieron a largo plazo para mantener un máximo de gastos, sin crear un pozo sin fondo de inversiones. En su lugar, la Fórmula 1 se centraría en la eficiencia del gasto y en el uso eficaz de los recursos, lo que podría dar a las escuderías más retrasadas a poder unirse a la zona media y, quizá, pelear con los grandes.

Los dirigentes de Renault se comprometieron con el proyecto de Alpine, mientras que Haas y Finn Rausing de Sauber/Alfa Romeo justificaban su participación sabiendo que, en teoría, podrían competir con los más poderosos. Es comprensible que esas escuderías intenten ahora mantenerse dentro del límite y les preocupe cualquier tipo de modificación.

Los dos bandos tienen puntos de vista muy diferentes sobre el impacto de la inflación y cómo debería considerarse, con algunos defendiendo que se sabía que se iba a llegar y otros culpando al conflicto entre Rusia y Ucrania.

«Obviamente, hay un par de equipos en contra», señaló Horner. «Y creo que el proceso de votación dentro de los cambios en la temporada del límite presupuestario requiere un cierto umbral que ahora no existe».

El jefe de Red Bull, Horner, y su homólogo de Ferrari, Binotto, sostienen que la situación actual constituye un caso de fuerza mayor, pero Vasseur no está de acuerdo

El jefe de Red Bull, Horner, y su homólogo de Ferrari, Binotto, sostienen que la situación actual constituye un caso de fuerza mayor, pero Vasseur no está de acuerdo

Photo by: Mark Sutton / Motorsport Images

«Por supuesto que se debe observar el panorama general. ¿Se trata de un acontecimiento de fuerza mayor? Yo diría que una guerra que haya afectado a la inflación será calificada así», aseguró el jefe del equipo Red Bull.

El director de Alfa Romeo, Frédéric Vasseur, respondió: «No es en absoluto un caso de fuerza mayor, porque la inflación no lo es. Sabíamos perfectamente en octubre o noviembre, cuando hicimos lo del presupuesto, que habría inflación, y ahora los equipos son los que tiene que decidir si quieren desarrollar el coche toda la temporada y perderse cuatro carreras, o si prefieren bajar el ritmo y acabar el año».

«De manera sincera, creo que en un momento dado tenemos que ponernos de acuerdo en el hecho de que no vamos a intentar cambiar la norma», continuó. «Fue exactamente la misma historia con el peso, algunos no lo consiguieron, y el número de equipos fue suficiente como para modificarlo cuando no lograban el objetivo. No es un tópico, que si tienes ocho monoplazas por debajo del peso, después de la clasificación, esos ocho serán descalificados».

El argumento de Vasseur es que las escuderías siempre pueden frenar el desarrollo: «La diferencia es que no estamos hablamos del tope presupuestario, sino de presupuesto, por nuestra parte. Significa que no podré gastar lo que tengo, y si tenemos algún aumento, puedo entender la situación, pero si es en el transporte, por ejemplo, la mejor solución es dejar de hacer funcionar el túnel de viento para no llevar actualizaciones cada fin de semana».

«Estamos en esta situación, y tarde o temprano tendremos que frenar el desarrollo del monoplaza, porque estaremos al límite de nuestro presupuesto, y creo que todo el mundo puede hacer lo mismo», indicó.

El jefe de Alpine, Otmar Szafnauer, defendió de forma férrea la posición de su conjunto y, al igual que Vasseur, afirmó que la inflación se podría haber tenido en cuenta mucho antes del inicio de la temporada.

«La mayoría de las escuderías hacen sus presupuestos en noviembre o diciembre, para el año siguiente, y nosotros no somos diferentes», dijo. «Y en ese momento, la inflación ya estaba en el 7% o más. El RPI [índice de precios al por menor] en Inglaterra era del 7,1 o 7,2%, lo tuvimos en cuenta a la hora de elaborar nuestros presupuestos y de establecer todo el trabajo de desarrollo que íbamos a realizar».

Szafnauer y Vasseur sostienen que no sería justo cambiar lo que los equipos de F1 acordaron cuando los equipos firmaron el límite de costes

Szafnauer y Vasseur sostienen que no sería justo cambiar lo que los equipos de F1 acordaron cuando los equipos firmaron el límite de costes

Photo by: FIA Pool

«Y todavía estamos dentro de él, aunque coste de los viajes fue un poco más caro de lo que pensábamos, y estamos todavía por debajo del límite. Planeamos estar allí a finales de año, y ajustaremos el desarrollo en consecuencia, como dijo Fred [Vasseur], así que creo que se puede hacer», explicó. «Donde hay voluntad, hay un camino, y fijamos un tope presupuestario al que debemos ceñirnos».

Szafnauer insiste en que hay que cumplir con las normas: «Estuvimos sentados durante mucho tiempo intentando que el límite fuera el adecuado. Discutimos la inflación, hay un mecanismo en el propio tope para hacer frente a él, y creo que hay que atenerse a las regulaciones que tenemos».

«Los grandes equipos tenían una opinión diferente sobre dónde debía estar el máximo, los más pequeños lo querían en 100 millones de dólares [poco más de 93 millones de euros]», afirmó. «Llegamos a un compromiso, incluyendo la inflación, lo que hacemos con eso, y la primera vez a la que nos enfrentamos, que es un poco más del dos y medio por ciento, y queremos cambiarlo».

«Creo que eso es un error, y pienso que deberíamos ajustarnos a las reglas tal y como fueron escritas, y ver esto a través de ellas. No pienso que sea oportunista que los equipos digan ‘no modifiquen las normas a mitad de temporada'», señaló el rumano.

También se están debatiendo algunos ajustes que no tienen que ver con la cifra del tope presupuestario. Uno de ellos consiste en excluir el límite en algunos, incluso todos, de los costes de desplazamientos, liberando sumas que se incluirían en los 140 millones de dólares y se destinarían para otros fines. Con carreras consecutivas y varios parones de una semana, esto sería muy útil para las escuderías, que podrían ahorrar.

Los equipos que compran componentes a sus rivales tienen que declarar un valor teórico por ellos, lo que les habría costado desarrollarlos y construirlos internamente. Aunque no ayuda a los grandes como Red Bull, su jefe, Christian Horner, sugirió que algunos de esos valores aliviarían la presión que sienten.

«Para los más pequeños, hay cosas que puede hacer la FIA», dijo. «Los componentes que se transfieren, por ejemplo, las cajas de cambios, las suspensiones o algunos más, conllevan un incremento sustancial, unos impuestos al límite de costes, no al dinero real».

«Tal vez eso es algo que la federación podría estudiar, en la revalorización de los mismos, porque son los equipos los que incluso siendo séptimos en el campeonato, están mirando si violan el límite presupuestario debido a los impuestos efectivos», señaló Horner.

Horner cree que una reducción de la tarifa aplicada cuando los equipos de los clientes adquieren determinados artículos les ayudaría

Horner cree que una reducción de la tarifa aplicada cuando los equipos de los clientes adquieren determinados artículos les ayudaría

Photo by: Sam Bloxham / Motorsport Images

Como ya se ha dicho, estos ajustes no ayudarán a los tres principales equipos a la hora de intentar mantenerse por debajo del límite. En realidad, la única solución será un acuerdo entre todos los conjuntos sobre un cambio en la cifra principal, presumiblemente negociando con el director general de la Fórmula 1, Stefano Domenicali, y con el presidente de la FIA, Mohammed ben Sulayem. Sin embargo, eso parece que está muy lejos, ya que los rivales se niegan.

El máximo responsable de Ferrari, Mattia Binotto, está claramente frustrado, sugiriendo que las escuderías que ahora bloquean el cambio no están jugando limpio después de que los grandes indicaran que eran necesarias algunas concesiones.

«Me gustaría, de nuevo, reforzar cualquiera que sea la situación, equipos pequeños, de primera línea, que es un sentido de la responsabilidad que tenemos todos con el reglamento y la Fórmula 1», afirmó. «Como creo que tuvimos en su momento, en 2020, cuando nos redujeron de 175 a 145 millones».

«Desde luego, a los punteros no les interesaba reducir a 145, hubiera sido tan sencillo para nosotros simplemente detenerlo y mantener los 175, y hoy no habría ninguna discusión», añadió el director suizo.

También lee:

«Creo que hicimos un esfuerzo, porque entendimos la importancia de ello. Entendimos la importancia de intentar equilibrar un poco más el tope y las situaciones financiera de los equipos», continuó. «Pero pienso que, como lo hicimos en su momento, ahora estamos experimentando las reglas, sabemos dónde están los límites, lo que hay que mejorar».

«Y creo que, como comunicad, todos deberían entenderlo y ser responsables. Si un equipo se limita a mirar su propio interés individual, nunca avanzaremos. Lo que como Ferrari aceptamos, incluso en 2020, es congelar el reglamento cuando sabíamos que nuestro coche era malo, y pusimos todas las críticas sobre nuestros hombres durante la temporada», aseguró Binotto.

«Pero lo hicimos por el simple sentido de la responsabilidad. Si alguien no lo hace hoy cuando hay una situación así, que es de fuerza mayor, que es evidente, que todo el mundo puede entender, yo no lo entendería». 

También lee:

Binotto no ha escatimado en manifestar su descontento con la actual situación.

Binotto no ha escatimado en manifestar su descontento con la actual situación.

Photo by: Carl Bingham / Motorsport Images