russell:-mercedes-cae-en-trampas-con-la-puesta-a-punto-del-coche

Cargar reproductor de audio

En esencia, el equipo con sede en Brackley cree que ha solucionado el problema del porpoising y, en cambio, ahora está lidiando con el rebote y el roce del suelo con la pista con un coche muy rígido.

Russell dice que cada vez que el equipo cambia algo en el monoplaza surge otro problema.

El británico agrega que cada lugar crea sus propios retos para los ingenieros, por lo que no sabe qué esperar en la próxima carrera en Silverstone.

«Me gustaría pensar que la naturaleza de alta velocidad (de la pista) debería adaptarse un poco más a nosotros», dijo cuando se le preguntó sobre su evento de casa.

«Pero no hay garantías, cada uno de los circuitos a los que hemos ido nos ha lanzado una especie de incógnita».

«Y nos enfrentamos a diferentes problemas cada fin de semana de carrera. Así que me gustaría pensar que seremos más competitivos, pero realmente no lo sé».

Cuando se le pidió que ampliara su comentario sobre los «diferentes problemas», dijo: «Sólo con el coche en general, resolvemos un problema y caemos en otra trampa».

«El porpoising se ha solucionado. Pero luego, cuando el coche corre cerca del suelo, estamos golpeando el suelo de forma bastante agresiva».

«No parece haber ningún punto dulce en este momento».

También lee:

George Russell, Mercedes-AMG, con miembros del equipo.

George Russell, Mercedes-AMG, con miembros del equipo.

Photo by: Steve Etherington / Motorsport Images

Mercedes ajustó la altura de la carrocería en Montreal, pero Russell dijo que no pareció afectar al rendimiento, ya que continuó su racha de cinco primeros puestos con el cuarto lugar en el Gran Premio de Canadá, ayudado por el abandono de Sergio Pérez, de Red Bull, y el quinto puesto de Charles Leclerc, de Ferrari, que salió en la parte trasera debido a las sanciones en la parrilla.

«Hemos corrido alto, hemos corrido bajo», dijo. «Y el rendimiento no ha mejorado ni disminuido, y la rigidez y el fondo no han cambiado realmente, sorprendentemente, creo».

«Incluso cuando se corre alto, se tienen diferentes efectos. Cuando corres bajo, tienes diferentes efectos. Es una iteración de coche realmente complicada de controlar».

Admitió que el equipo todavía tiene mucho trabajo que hacer: «Ayer parecía muy prometedor por momentos. Pero el déficit de ritmo real con respecto al coche de cabeza seguía siendo bastante importante».

«Así que, aunque sobre el papel parecía que habíamos mejorado un poco, todavía estamos muy lejos de donde tenemos que estar. Así que todavía no hemos hecho grandes progresos».

«Pero seguimos trabajando todo lo que podemos para cerrar la brecha».