russell-no-se-arrepiente-de-apostar-por-los-lisos-en-montreal

Cargar reproductor de audio

Russell, piloto de Mercedes, fue el único que se arriesgó a cambiar a los neumáticos de seco en la clasificación del sábado en el Circuito Gilles Villeneuve, montando un juego de blandos para su última salida en la Q3.

Varios pilotos habían informado de la aparición de una huella que se estaba secando después de que la lluvia se detuviera durante la Q1 y les permitiera cambiar a los neumáticos intermedios, pero nadie más siguió el camino del británico.

Sin embargo, las esperanzas de Russell de dar una sorpresa a sus rivales se desvanecieron rápidamente cuando se salió de la pista en la curva 2, golpeando el muro con el alerón trasero de su coche Mercedes.

Esto significó que Russell terminó la sesión en octavo lugar, a 2,2 segundos del poleman Max Verstappen, que hizo la vuelta más rápida con los intermedios al final de la sesión. Su compañero de equipo en Mercedes, Lewis Hamilton, ocupó el cuarto lugar en la parrilla.

También lee:

Russell dijo después de la clasificación que «no estaba aquí para conformarse con el tercer o cuarto puesto», y que la línea seca que estaba apareciendo por la pista le había dado la confianza para cambiar a los slicks.

«Teníamos un buen coche hoy, vi que aparecía la línea seca y sólo hace falta una curva para que salga mal, y para mí fueron las curvas 1 y 2», dijo Russell.

«Sucedió el año pasado en Sochi, cuando fui uno de los tres pilotos que pasaron de los intermedios a los slicks, y me clasifiqué tercero con Williams«.

«Así que sí, es un riesgo alto y una recompensa alta. Hoy no ha valido la pena, pero la carrera es mañana».

Russell se dio cuenta durante su vuelta de salida de que «iba a ser muy complicado» hacer que la apuesta por los slicks diera sus frutos. «Pensé que con una vuelta de calentamiento, esa última vuelta podría haber sido la adecuada, pero a veces no es sencillo», dijo Russell.

«Como he dicho, me alegro de haber apostado por ello porque podría haber dado sus frutos. Al final del día soy octavo. No es el fin del mundo».

Russell admitió que debería haber entrado en boxes al final de su vuelta de salida y haber cambiado a los intermedios, creyendo que «probablemente podría haber llegado a la cuarta posición» con otra vuelta, pero no se arrepiente de la apuesta.

«No, no, en absoluto», dijo Russell. «Probablemente me habría arrepentido más de haber clasificado tercero o cuarto y no haberlo intentado, para ser honesto. Así es el deporte».

Russell explicó que «la mitad de la pista estaba totalmente seca» y había una «pequeña línea seca» alrededor de otro cuarto de la vuelta.

«Luego el último cuarto, que era la curva 1 y 2, que se estaba por secar aún», dijo Russell. «Como he dicho, sólo hace falta una curva. Al final del día, sí, estamos aquí para luchar por más y tenemos el ritmo para volver mañana.»