sergio-perez:-«con-un-motor-normal,-podria-haber-ganado»

Cargar reproductor de audio

«Checo» Pérez se ubicó cuarto el sábado con su Red Bull en la sesión de clasificación, y pasó la primera parte de la carrera siguiendo de cerca a Carlos Sainz, de Ferrari, en la pelea por el tercer puesto.

Pero justo cuando Pérez empezó a acercarse a Sainz, informó de una pérdida de potencia del motor a su ingeniero de pista, que inicialmente pensó que se debía a que se había salido del rebufo de Sainz.

El equipo descubrió finalmente que había un problema de sensores en el motor de Pérez, quien poco después pudo recuperar el ritmo y más tarde en la carrera el mexicano aprovechó el coche de seguridad para hacer una parada en boxes gratis y cambiar a neumáticos medios nuevos.

También lee:

Esto puso a Pérez en una posición fuerte para el sprint final de 11 vueltas hasta la bandera a cuadros, con los tres coches por delante todavía corriendo con neumáticos duros usados, pero no pudo encontrar una manera de pasar a Sainz, a pesar de un arriesgado intento en la primera curva, y finalizó cuarto.

«Estaba en un buen lugar», dijo Pérez. «Desafortunadamente, incluso con el DRS, no pude acercarme a Carlos, el déficit en la recta era bastante alto».

«Estaba empujando muy fuerte para mantenerme cerca de él en las curvas. Mis neumáticos se estaban sobrecalentando. Así que en cuanto he tenido una pequeña oportunidad, he ido a por ella. Estaba muy sucio fuera de línea».

«Después no pude acercarme. El déficit en la recta era demasiado».

A pesar de llevar neumáticos medios nuevos en los últimos compases de la carrera, Pérez no pudo adelantar a Sainz

A pesar de llevar neumáticos medios nuevos en los últimos compases de la carrera, Pérez no pudo adelantar a Sainz

Photo by: Mark Sutton / Motorsport Images

Preguntado por si creía que tenía posibilidades de ganar la carrera tras su cambio a los medios, Pérez respondió: «Con un motor normal, habría tenido una oportunidad».

Aunque el ritmo de Pérez se estabilizó tras la pérdida de tiempo inicial, dijo que la potencia «nunca fue la misma», revelando que estaba «como 10 km/h por debajo en las rectas».

El jefe del equipo Red Bull, Christian Horner, dijo que Pérez había tenido «mucha mala suerte» con el problema, diciendo que «perdió unos 30 caballos de potencia» como resultado.

«Tenía una oportunidad cuando lo llamamos a boxes y le dimos la ventaja de los neumáticos», dijo Horner. «Sin ese problema, incluso podría haber terminado segundo».

Además:

El problema de Pérez fue el más reciente contratiempo de fiabilidad relacionado con la unidad de potencia para Red Bull en la primera parte del año, en la que el equipo también tuvo problemas en Bahréin y Australia.

Pérez consideró que no era sólo mala suerte lo que había golpeado a Red Bull, actuando como un recordatorio más del trabajo que necesita hacer para entender sus problemas actuales.

«Tenemos que seguir trabajando duro porque cada vez encontramos diferentes problemas», dijo Pérez.

«Por suerte hemos conseguido terminar la carrera. Creo que en un momento dado, estuvo muy cerca de tener que abandonar. Así que sí, poder terminar la carrera es bueno».