simone-resta:-«nadie-nos-esperaba-tan-arriba»

En las últimas horas hemos conocido una noticia que, realmente, lleva en boca de todos desde que empezó la temporada.

Todo comenzó en 2006, cuando Red Bull ejerció la compra de Minardi, pasando a llamarse Scuderia Toro Rosso. Pese a ser un equipo filial, logró una victoria antes que el «hermano mayor» con un jovencísimo Sebastian Vettel en 2008.

Actualmente es fácil saber quiénes son los equipos B, o equipos clientes. Haas, Alfa Romeo, Wiiliams, o Aston Martin se pueden considerar equipos clientes de los grandes. Junto con Alpha Tauri, suelen ser escuderías trampolín con el objetivo de llegar a los equipos magnates de la F1. Esto siempre se dará, pero una regulación de equipos e incluso la llegada de Porsche y Audi en 2026 puede favorecer la entrada de nuevos equipos sin depender de otros.

La polémica se viene dando desde 2017, cuando el Haas y el Ferrari eran prácticamente idénticos, o en 2020 con aquel famoso Mercedes Rosa en el que apenas había diferencias. Si las había, eran aerodinámicamente.

Con Haas en zona media, este debate ha vuelto a salir a la luz. El año pasado los americanos no sumaron ningún punto; este año en 4 carreras llevan 15 puntos y son 8º en el mundial. No es un secreto que el equipo Haas siempre ha tenido buena relación con el equipo Ferrari. De hecho, algunas partes del VF-22 son directamente producidas por los italianos en Maranello, además de su motor, ya que el equipo está motorizado por Ferrari. Todos estos datos han hecho dudar al resto de equipos de que la escudería americana esté trabajando demasiado cerca de los italianos.

¿Tienen sentido estas acusaciones? Si Haas fuera farollilo rojo, ¿existiría debate?

Mercedes, Alpine, McLaren y Alfa Romeo han hecho públicas las quejas sobre el monoplaza de Haas. Llama la atención Mercedes cuando en 2020 saltó la polémica con el «Mercedes Rosa». Toto Wolff, jefe de Mercedes, señala que el sistema necesita una reforma para evitar estas situaciones polémicas. ¿Hipocresía o defensa propia?

Parte delantera y trasera del Haas, visto desde arriba

Simone Resta, director técnico de Haas:

«Honestamente, simplemente creo que hicimos bien las cosas. Estamos centrados en nuestro trabajo y en hacerlo lo mejor posible. Logramos nuestro mejor resultado en clasificación con Kevin recientemente y estamos muy orgullosos por ello. No estamos pensando en nada más allá, para serte sincero».

«Nosotros vamos a seguir intentando mejorar nuestro coche y hacerlo mejor para que el piloto lo conduzca. No voy a hablar de nada más. Sí, conocemos las reglas y tenemos que respetarlas«.

«No hay mucho más que decir sobre esta. Si miras las fotos, ves algunas similitudes con muchos otros coches. ¿Qué puedes decir sobre eso? Creo que todos deberían de centrarse en hacer bien las cosas. Creo que muchos equipos no esperaban que fuésemos a estar peleando en la zona media. Y sí, queremos seguir hacia delante y hacer más progresos».