un-cambio-de-motor-modifica-la-parrilla-de-salida-para-el-gp-de-espana

Cargar reproductor de audio

Se trata de Fernando Alonso, quien tuvo problemas con el tráfico y no pudo completar su vuelta de clasificación en la Q1, ​​lo que provocó que terminara 17°, cayendo en al primera ronda de la sesión.

Antes de la carrera del domingo, el delegado técnico de la FIA, Jo Bauer, confirmó que Alpine había optado por equipar el coche de Alonso con un nuevo juego completo de elementos de la unidad de potencia, lo que le llevó a superar el límite de la temporada.

Como resultado, se ha impuesto una penalización al asturiano que significa que empezará la carrera desde la última posición de la parrilla para su carrera de casa en España el domingo.

La unidad de potencia de Alonso contará con sus cuartas unidades de motor, turbocompresor, MGU-H y MGU-K, superando el límite de la temporada de tres. Un tercer almacenamiento de energía y control de electrónica también superan el límite de dos piezas permitidas para el año.

La sanción a Alonso hace que Lance Stroll, Alex Albon y Nicholas Latifi suban una posición cada uno para la salida.

Incluso antes de su cambio de motor, Alonso creía que sólo un «coche de seguridad megafantástico» le permitiría progresar, después de quedar varado en la 17° posición tras una frustrante sesión de clasificación.

«Creo que no hay mucho que se pueda hacer», dijo. «Esto es Barcelona, no hay muchos adelantamientos, mucha degradación de los neumáticos cuando corres detrás de los coches. Así que vamos a ver.

«En las dos últimas carreras la gente que salía detrás ha tenido mucha suerte y ha sumado puntos. Yo soy uno de esos mañana».

«Así que si tengo uno de esos mega fantásticos coches de seguridad en el momento adecuado quizás tenga suerte, y me lleve un par de puntos, pero lo dudo. Creo que va a ser una carrera difícil».

Este fin de semana ha sido el más reciente contratiempo para Alonso en un difícil inicio de temporada que lo ha llevado a sumar sólo dos puntos en las cinco primeras carreras.

Alonso ha afirmado que está en su forma más competitiva desde 2012 con Alpine, pero se ha visto frustrado por factores que están fuera de su control, como las decisiones de los comisarios de la FIA, a los que llamó «incompetentes» tras una sanción posterior a la carrera de Miami.