verstappen-repitio-en-miami-su-salida-de-arabia-saudita

Cargar reproductor de audio

La temporada de Max Verstappen ha sido todo un sube y baja de emociones. El vigente campeón del mundo comenzó con un doloroso abandono cuando tenía la segunda posición asegurada en el Gran Premio de Bahrein, pero se recuperó con una clase magistral en el uso del DRS contra el que, al menos en teoría, es su principal rival por el título, Charles Leclerc.

El neerlandés, decidió a resarcirse y recuperar la brecha abierta llegó a Australia y, como pasó en Sakhir, se vio obligado a retirarse porque su RB18 dijo basta cuando iba a acabar segundo.

Como si de un guion de cine se tratara, el de Red Bull volvió a vencer en las dos siguientes carreras de manera consecutiva, cumpliendo la regla de que si acaba una prueba, sube a lo más alto del podio en 2022.

Verstappen parece que solo sabe sumar de 25 en 25 (o más, si consigue la vuelta rápida o la victoria en las carreras sprint, como pasó en Imola), pero hay que preguntarse por las claves que le convirtieron en el primer ganador de la historia de Miami.

El monoplaza de Milton Keynes sufrió muchos problemas durante las sesiones de entrenamientos libres, y es que el holandés apenas pudo dar unas pocas vueltas, 35 en total, con lo que cada kilómetro que hacía resultaba vital. El hecho de que ese trazado se estrenaba en el calendario hacía aún más complicado poner a punto el coche, y eso pasó factura en el box del campeón del mundo.

En la jornada del sábado, Verstappen consiguió plantar cara a los Ferrari de Charles Leclerc y Carlos Sainz, y en la última ronda de la clasificación estaba en la pole provisional tras el primer intento. Sin embargo, en el momento de la verdad, en las rápidas enlazadas del inicio del giro, cometió en error que le dejó sin opciones después de la mejora de la pista y la velocidad de los monoplazas rojos, que coparon la primera línea en lo que fue su primer doblete desde el Gran Premio de México de 2019.

Un día después, desde la tercera posición y con la vista puesta en los coches de Maranello, Max Verstappen parecía tener poco que hacer tras ver el ritmo de sus rivales en la clasificación, pero cuando se apagaron los semáforos llegó una de las claves que le dio el triunfo en Miami.

Las críticas de los pilotos sobre el tipo de asfalto se repitieron a lo largo del fin de semana, y como hizo brillantemente Fernando Alonso, el holandés fue por el exterior de la primera curva, donde había más agarre, aunque no fue eso lo que le confirió ventaja.

Su victoria, por surrealista que pueda parecer, se vino cociendo desde el Gran Premio de Arabia Saudí, y es que allí se vivió una situación similar a la de Miami, ya que el vigente campeón tenía, si quitamos a Sergio Pérez de la pole, a los dos Ferrari delante.

Las salidas del GP de Arabia Saudí y de Miami fueron similares por los Ferrari

Desliza y compara las dos salidas de las carreras de F1

Charles Leclerc, Ferrari F1-75, Carlos Sainz, Ferrari F1-75, Max Verstappen, Red Bull Racing RB18, Sergio Pérez, Red Bull Racing RB18, el resto del pelotón en la salida
Arrancada Sergio Pérez, Red Bull Racing RB18, Charles Leclerc, Ferrari F1-75, Max Verstappen, Red Bull Racing RB18, Carlos Sainz Jr.

En la salida, Sainz reaccionó mejor que Leclerc, y optó por ir hacia la parte derecha del monegasco, a lo que respondió cerrando la trayectoria, por lo que el madrileño no pudo frenar tarde.

De igual manera sucedió en Estados Unidos, y de manera muy inteligente, Verstappen se fue hacia la izquierda de los monoplazas rojos. El neerlandés apuró la frenada y consiguió por el exterior pasar a Sainz, logrando así ponerse a la estela del único rival que tendría de forma posterior.

Ya en segunda posición todo se veía un poco mejor, y aunque en clasificación no fue el más rápido, en ritmo de carrera, Red Bull fue superior, como quedó demostrado con Pérez, que alegró que sin sus problemas de motor podría haber acabado en el podio por delante del español.

Con su ventaja de velocidad, Verstappen fue recortando poco a poco la distancia respecto a Leclerc, y aunque Miami tenía dos grandes zonas de DRS, el holandés hizo su jugada maestra en la parte en la que este elemento móvil tenía menos efecto.

El DRS se podía activar también en la recta principal, siendo esta la tercera zona del trazado, pero eran muy pocos metros para intentar el adelantamiento. Así pues, el de Red Bull se preparó el movimiento desde la curva 17, donde el monegasco de Ferrari cometió un error al irse un poco largo y perder tracción, algo que quizá pudo venir por el pequeño peralte negativo del giro.

El actual líder del campeonato volvió a fallar a la hora de defenderse, puesto que no eligió ninguno de los dos lados de la pista, ni el interior ni el exterior. Eso lo aprovechó Verstappen, que con DRS, una mejor tracción y el rebufo, se metió por la parte interna del trazado y se puso en cabeza para continuar así hasta la bandera a cuadros.

También lee:

Max Verstappen, con su actuación en Miami logró su 23º triunfo en la máxima categoría del automovilismo, e iguala a pilotos de la talla de Nico Rosberg o Nelson Piquet, además de entrar entre los diez que más veces han subido a un podio de Fórmula 1, un total de 63, es decir, un 43,15% de efectividad.

También lee: