vettel:-«creo-que-un-piloto-gay-de-formula-1-seria-bien-recibido-hoy»

Cargar reproductor de audio

Sebastian Vettel fue uno de los primeros pilotos en mostrar su apoyo a las diferentes comunidades con problemas en la sociedad, y lo hizo de manera pública en un lugar con mucha exposición. El germano se puso una camiseta defendiendo al grupo LGBTQ en la ceremonia previa al Gran Premio de Hungría, algo que no sería tan llamativo si en dicho país la homosexualidad fuera tan mal vista.

En esta nación no está prohibido ser homosexual, pero las familias con parejas del mismo sexo tienen menos derechos, además de que el gobierno húngaro aprobó una legislación que que restringe los derechos civiles.

Esto no fue todo, ya que en Arabia Saudí, otro lugar donde pertenecer a una comunidad LGBTQ , organizó un evento de karting solo para mujeres, y lució unas zapatillas con los colores del arcoíris como muestra de apoyo.

En pleno 2022, Vettel se ha convertido en algo más que un piloto al mostrar el lado humano más allá del deporte, y se ha vuelto a sincerar en una entrevista con «la revista gay más vendida» Attitude, de la que ha sido portada.

«Me parece vergonzoso que un país como Hungría, en la Unión Europea, haya votado una ley [que prohíbe la representación de la homosexualidad a los menores de 18 años]», explicó el de Aston Martin».

«Hemos tenido muchas oportunidades de aprender del pasado, y no puedo entender por qué les cuesta ver que todo el mundo debería ser libre de amar a quien quiera. Entiendo que no nos corresponde a nosotros, como pilotos de Fórmula 1, hacer la ley, pero creo que nos toca expresar nuestro apoyo a los que se ven afectados por estas cosas», aseguró.

El cuatro veces campeón del mundo no se limitó a defender los derechos de esta comunidad, sino que dio una cálida bienvenida a un posible piloto homosexual: «Quizá no hubiera sido así en el pasado, pero ahora creo que un piloto gay de Fórmula 1 sería bien recibido, y con razón».

«Pienso que un piloto homosexual contribuiría a acelerar la eliminación de los prejuicios y ayudaría a impulsar nuestro deporte en una mejor dirección, así que creo, y espero, que nuestro deporte esté preparado para uno».

El alemán, a pesar de que no ha visto actos homófobos en la Fórmula 1, ha podido experimentar de manera indirecta algunas cosas parecidas.

«No lo he visto directamente, pero he oído a gente hablar negativamente de las personas LGBTQ y de la comunidad», afirmó Vettel. «Siempre que he escuchado esas cosas me ha parecido mal, pero hoy tengo más confianza para hablar. La homofobia es un prejuicio, y el prejuicio está mal, es así de sencillo».

«La Fórmula 1 correrá en 23 países este año [aunque en realidad son 18 contando los circuitos en naciones repetidas]. En lo que respecta a los derechos LGBTQ, hay algunos países que visitamos que son más duros que otros. Podríamos negarnos a correr allí, pero ¿qué pasaría entonces? Si no corriéramos, no podríamos cambiar nada, pero si lo hacemos, defendemos con educación y firmeza, algo que es importante, podemos tener un impacto positivo. Los valores y los principios no pueden detenerse en las fronteras», señaló el tetracampeón.

También lee:

Vettel también es consciente de que la Fórmula 1 ha sido una categoría muy cerrada, en la que la mentalidad se ha abierto con el paso de los años, y lo compara con el fútbol, con el que guarda muchas similitudes. En ambos deportes, la figura del hombre ha sido predominante, y a pesar de que las mujeres han ganado protagonismo, lamentablemente, aún no se ha alcanzado el punto en el que se mire a ambos sexos igual.

«Supongo que podría ser similar a la situación de un deporte como el fútbol, la vieja imagen de un jugador o piloto como un «héroe» que debe cumplir una serie de criterios».

«Pero los criterios de valoración son simplemente erróneos. ¿Cómo se relacionan esos estereotipos con el rendimiento? ¿Quién tiene que decidir? Hace falta un enorme valor para mostrar tu verdadero yo en lugar de esconderte bajo una fachada basada en lo que la gente espera», sentenció un Vettel que habló sin tapujos.