Ebro todavía no ha lanzado su primer modelo, pero la marca española ya piensa en nuevos coches híbridos y en crecer en Bolsa

No es ningún secreto que en Ebro están haciendo las cosas muy bien, pues el recibimiento de su nuevo renacer está siendo satisfactorio. El futuro del fabricante español es realmente prometedor, pues acaban de anunciar una ampliación del capital ante de su estreno en Bolsa y, de la mano de Chery, podría lanzar tres nuevos coches híbridos, además de los que tienen que empezar a venderse en 2025.
Nos hacíamos eco de la salida al mercado financiero de la marca española hace unos días, cuando entonces hablaban de una estimación de crecimiento de los 22 millones a los 250 millones de euros de beneficio bruto de explotacion (ebdita) desde que arranque a nivel comercial en 2025 y con una fecha objetivo de cuatro años.
Ahora lo que han anunciado los responsables de Ebro, es que su matriz EV Motors va a emitir 5,8 millones de acciones por valor de 6,87 euros por título. El valor nominal se sitúa en 6,77 euros, mientras que el de emisión es de 10 céntimos de euro. Lo que quiere decir que se amplía el capital a hasta 40 millones de euros, y en todo caso con derecho a suscripción preferente.
A esto último, han renunciado tanto el 86,21% de los accionistas, como el propio presidente de EV Motors, Rafael Ruiz, a quien se le atribuye el 2,89% de las participaciones.
Según los expertos, para cuando Ebro se estrene en Bolsa (concretamente al mercado financiero nacional BME Growth), algo que ocurrirá antes de que finalice el mes de septiembre y de la mano de Andbank, la valoración podría subir hasta casi 290 millones de euros, frente a la esperada antes de esta ampliación.
Y quedaría ver cómo evoluciona en los siguientes años y si cumple con las expectativas, que en los mejores escenarios se podría dar lugar a que la valoración de la empresa en Bolsa se multiplicase por cuatro llegado el año 2029.
Entre los proyectos de Ebro en la recuperada fábrica que poseía Nissan en la Zona Franca de Barcelona, están el Ebro S700 y el Ebro S800, el primero de ellos de 4,51 metros de largo, y con versión híbrida enchufable de 350 CV de potencia y una autonomía en modo eléctrico anunciada de 80 kilómetros. En cuanto al S800, algo más grande que el anterior, sólo tendrá variantes de gasolina.
Pero sabiendo que estos dos SUV están basados en dos modelos del catálogo de Chery, y que el pick-up que lanzará Ebro hace lo propio con la Nissan Navara, es lógico que también estén pensando en traer los Ebro S200 y Ebro S400, más pequeños que los dos modelos iniciales, además de un Ebro S900, este último como buque insignia.
Bastaría con hacer lo mismo que han hecho en su primera batida con los Chery Tigoo 7 Pro y Chery Tiggo 8 Pro, pues tiene a su disposición los Chery Tiggo 2, Chery Tiggo 4 y Chery Tiggo 9 de su aliado asiático, que podrían llegar en versiones híbridas enchufables. Pero también tendría en el aire el lanzamiento de configuraciones 100% eléctricas de alguno de los modelos, una vez que se asienten bien los primeros tras su entreno en el mercado, algo que dará inicio en 2025, con el Ebro S700.
Tras sus primeros cuatro años de expansión, Chery y Ebro deberían haber alcanzado el volumen máximo de producción de la planta española en la que están trabajando, que es de 150.000 unidades, o de hasta 200.000 vehículos en las mejores condiciones y aumentando los turnos de trabajo. Sólo en España, han previsto la apertura de 30 concesionarios.
Redactor de Híbridos y Eléctricos, cubriendo toda la actualidad del sector de los vehículos eléctricos y la movilidad sostenible. Licenciado en Comunicación Audiovisual y Ciencias de la Información por la Universidad de Málaga. Cursó el máster Comunicación y Periodismo Deportivo en la Universidad Europea. Además, ha trabajado en medios de comunicación del motor como Autopista, Motor1 y SoyMotor.

source

Relacionadas