El Renault Captur madura para superar a los SUV híbridos compactos de Toyota o Stellantis

El Renault Captur llegó al mercado en su primera generación en 2013, presentándose oficialmente en Salón del Automóvil de Ginebra. En aquel momento era una versión con aspecto SUV del exitoso Clio con el que compartía plataforma. Su diseño aportaba la posibilidad de personalización con diversas combinaciones de colores para el techo y la carrocería. Su enfoque práctico se completaba con un sistema de conectividad multimedia R-Link convirtiéndose en uno de los modelos más vendidos en el segmento de los SUV urbanos de Europa.
La segunda generación, la de 2020, supuso un cambio muy importante en el diseño y de tamaño, más grande, proporcionando más espacio interior. La nueva plataforma del Clio, la CMF-B, mejoraba su comportamiento y la gama de motores con opciones híbridas e híbridas enchufables. También recibía el sistema Easy Link con una pantalla táctil más grande.
En 2024, Renault actualiza la versión de esta segunda generación dando un importante paso adelante. Los cambios en el diseño exterior se hacen patentes sobre todo en el frontal, en los nuevos equipamientos y tecnologías especialmente en el apartado multimedia y en un motor híbrido de 143 CV. Estos son los argumentos con los que lucha el Captur para ser el líder del segmento B-SUV.
Los cambios más evidentes en el exterior del se encuentran en la parte frontal. Un capó más elevado da juego para un nuevo parachoques, nueva parrilla con efecto degradado y parte superior en el color de la carrocería y faros LED en toda la gama. Un conjunto que le otorga una mayor personalidad y que es similar al lenguaje de diseño de otros modelos recientes de Renault. Una parte importante de esta nueva personalidad es la nueva firma lumínica de las luces diurnas que recuerda al logotipo de la marca puesto que se asemeja a medio rombo en posición vertical.
La parte trasera se mantiene respecto a la anterior, añadiendo un nuevo difusor, el renovado logotipo de Renault y los pilotos, que mantienen la forma del modelo anterior pero con una cubierta de plástico transparente.
Cambia la gama de colores de la carrocería con seis opciones, incluyendo la nueva gris zinc. El techo se puede configurar en tres colores, añadiendo ahora el nuevo greige perla. Y también cambian las llantas, disponibles en tamaños de hasta 19 pulgadas.
En términos de espacio interior, el Captur 2024 es idéntico al modelo anterior. Cuatro ocupantes viajarán cómodos en él. Una de las características que lo hacen más práctico es la capacidad para poder desplazar horizontalmente la banqueta trasera en 16 centímetros lo que aumenta la capacidad de carga. Con la banqueta retrasada, el maletero ofrece 326 litros de capacidad en la versión híbrida y 422 litros en el resto. En las otras versiones que no llevan la batería bajo el asiento puede llegan a 616 litros (1.596 si se abate la fila de asientos trasera).
Si bien el diseño del salpicadero se mantiene, Renault ha trabajado en la introducción de materiales sostenibles. Pero el cambio más radical viene dado por el nuevo sistema multimedia OpenR Link, presente en toda la gama. Se basa en una pantalla de 10,4 pulgadas en vertical en la que se implementa el sistema Android Automotive 12 con todas las ventajas que ofrece el sistema de Google.
Entre otras, en la tienda de aplicaciones ya están disponibles 50, entre ellas, Amazon Music, Easy Park o Spotify. También puede instalarse Waze, aunque de manera nativa el coche integra tanto Maps como Assistant. Un sistema de navegación que mantiene los mapas constantemente actualizadod y un software que admite actualizaciones OTA. Además, es compatible con Android Auto y CarPlay de manera inalámbrica.
Tras el volante se sitúa una nueva pantalla de instrumentación de 10,25 pulgadas (0,25“ más que la anterior), que es configurable con varias vistas predefinidas, incluida una que de fondo muestra la ruta del navegador. Dividido en dos zonas, los botones del volante permiten consultar la información más importante, como el ordenador de a bordo o el esquema del flujo de energía.
Abandonada la motorización híbrida enchufable, que dejó de estar disponible antes de la llegada de esta actualización, la versión E-Tech híbrida convencional es ahora el motor tope de gama del modelo. Renault ha puesto a nuestra disposición las dos versiones de acabado más top: techno y esprit Alpine que solo varían en algunos equipamientos pero que mecánicamente son idénticas. Acompañan a la híbrida motores de gasolina, GLP y microhíbridas. No hay ningún motor diésel.
Renault ha incorporado amortiguadores más rígidos que reducen los movimientos de la carrocería y logran una respuesta más precisa y un mayor confort. El Captur es un coche cómodo y ágil de conducir.
El híbrido de 143 CV en versión evolution que hemos probado se comporta de manera correcta en cualquier escenario, aunque su naturaleza híbrida es especialmente indicada en la ciudad, donde arranca siempre en modo eléctrico, lo que se traduce en una respuesta muy rápida, inmediata y suave.
En carretera, el motor de gasolina es más protagonista y se nota su presencia, ya que se escuchan sus aceleraciones y los cambios de marchas que realiza la caja automática. Comparte el sistema híbrido del Nissan Juke y el Dacia Duster manteniendo la suavidad de operación. La caja de cambios de cuatro relaciones puede tardar en ofrecer potencia al acelerar con fuerza, especialmente a velocidades altas ya que el régimen de revoluciones depende de la demanda de potencia y de la carga de la batería. Si este nivel es bajo, el motor térmico la se activa con poca demanda de aceleración, produciendo un ruido perceptible.
Uno de los puntos fuertes del Captur híbrido es su bajo consumo de combustible. En la ruta realizada de 130 km, un tercio por ciudad, un tercio por autopista y un tercio por carreteras secundarias, y sin ser cuidadosos con el consumo, logramos un valor de 4,8 l/100 km.
A velocidades más rápidas, el consumo aumenta, pudiendo sobrepasar los 6 l/100 km si se mantiene una velocidad constante de 120 km /h por autopista, cuando el sistema eléctrico tiene poca intervención.
Se añade una nueva función en este sistema híbrido denominada E-Save para mantener la batería al menos al 40% de su capacidad hasta que se necesite. Una función que es útil cuando se prevé recorrer tramos en pendiente, en los que utilizando el apoyo eléctrico se puede reducir el consumo.
Al igual que en el modelo anterior, se pueden seleccionar varios modos de conducción: Eco, Sport, Comfort y Personal. Se ofrece en tres niveles de equipamiento: evolution, techno y esprit Alpine. Este último incluye elementos decorativos específicos, llantas de 19 pulgadas, asientos deportivos, y otros detalles.
Durante la configuración se puede añadir un sistema de sonido Harman/Kardon de nueve altavoces, carga inalámbrica para teléfonos móviles, techo solar panorámico y un sistema de iluminación ambiental con 48 colores.
Se pueden incorporar hasta 28 sistemas de asistencia a la conducción. El Active Driver Assist combina el control de velocidad activo, mantenimiento de carril, detector de ángulo muerto, alerta por falta de atención del conductor y un sistema de frenado automático de emergencia. El botón ‘My Safety Switch’, permite al conductor activar o desactivar algunos de sus ajustes preferidos para estas ayudas si previamente se configuran en el sistema.
El Captur se fabrica en la planta de Renault en Valladolid, España. Si bien la versión de entrada a la gama de 91 CV cuesta 21.039 €, la híbrida E-Tech, con el acabado evolution, arranca en 26.665 €. La versión que hemos probado, techno, cuesta 28.896 € y, por último, la esprit alpine sube hasta los 31.806 €.
Sin embargo, en la versión anterior el 70% de las ventas no se realizaron se realzaron mediante un sistema de cuotas. En este caso, para la versión híbrida con acabado evolution la cuota mínima es de 119 €/mes durante 36 meses. Las condiciones son 20.000 km al año con el mantenimiento incluido y 8.000 € de entrada. Finalizado este periodo se puede optar por refinanciar la última cuota, devolver el coche y estrenar uno nuevo, que en este caso no precisaría de cuota de entrada ya que se compensaría con la final o devolverlo sin acceder a otro.
Es un precio inferior al de modelos como el Peugeot 2008 Active Hybrid 136 (27.240 €), el Kia Niro 1.6 HEV Concept (29.031 €), el Nissan Juke 1.6 Hybrid (31.750 €) o el Jeep Renegade e-Hybrid (29.334 €), entre otros. Solo es más barato el Dacia Duster Expression Hybrid 140, que cuesta 26.290 €.
Redactor y probador especializado en vehículos eléctricos y movilidad sostenible. Escribe en Híbridos y Eléctricos desde 2017. Es ingeniero de Caminos por la Universidad Politécnica de Madrid y Técnico especialista en vehículos híbridos y eléctricos por la SEAS. Ha trabajado en medios como Movilidad Eléctrica y Km77.
Temas

source

Relacionadas