Este coche híbrido chino de 7 plazas copia lo mejor de BYD y Chery, y promete 1.200 kilómetros de autonomía

Es más que posible que nunca hayas oído hablar de esta marca pero lo cierto es que acaba de lanzar en China un SUV híbrido enchufable, que es el primero de esta categoría y características que pone a la venta. Kaiyi, que así se llama el fabricante, comenzó su trabajo en 2014, aunque su estreno tuvo lugar bajo el nombre de Cowin.
Detrás de Cowin, ahora Kaiyi, estaba Chery, que fue el gigante asiático que dio vida a esta marca, que se acabó vendiendo en gran parte a Yibin Automobile Industry Development Investment, y el resto de las acciones está repartidas en pequeñas partes a otras empresas. Eso sí, Chery todavía conserva un 18% de las acciones.
Lo que ha lanzado ahora Kaiyi se llama Kunlun iHD, y es un interesante vehículo PHEV, que está saliendo de la planta de China con un esquema mecánico híbrido enchufable FinDreams (suministrado por BYD), una estructura base firmada por el propio Chery y un paquete de baterías que proporciona CATL.
Eso quiere decir que encontramos algunas de las soluciones más punteras en este coche, que es un SUV de 4,74 metros de largo, 1,97 metros de ancho y 1,71 metros de alto, para una distancia entre ejes de 2,82 metros.
Unas dimensiones que hacen posible que el habitáculo del Kaiyi Kunlun iHD disponga de 7 plazas, en configuración 2+3+2, con un maletero en condiciones normales de 520 litros.
El diseño exterior del coche copia las estéticas que tan bien funcionan en todos los mercados, y de hecho recuerda bastante a los SUV de Lexus, y en cierto modo también a los de Cupra. Y en el interior podemos encontrar una amplia dotación tecnológica y una alta calidad percibida gracias a los materiales utilizados. En la instrumentación se recurre a una pantalla digital de 12,3 pulgadas, mientras que la pantalla central de sistema de infoentretenimiento es de 14,6 pulgadas.
En cuanto a la mencionada mecánica híbrida que viene de BYD, el PHEV de Kaiyi toma prestados componentes que podemos encontrar en el recientemente estrenado BYD Seal U DM-i, como es el caso del motor de gasolina 1.5 turboalimentado, que en este caso rinde 140 CV, y del motor eléctrico de 204 CV, para una potencia total resultante de unos 330 CV.
El paquete de baterías que se toma prestado de CATL es de tipo LFP o litio-ferrofosfato y cuenta con 22,5 kWh de capacidad. De ese modo, anuncia 150 kilómetros en modo 100% eléctrico en el ciclo chino CLTC, y en igualdad de condiciones podemos decir que en el protocolo WLTP estaría en torno a los 100 kilómetros por recarga. Este proceso llevaría, en el mejor de los casos, una media hora, siempre hablando de cargas hasta el 80% de la capacidad de la batería.
En total, se habla de una autonomía de 1.200 kilómetros entre el depósito de combustible y el paquete de baterías, y no son cifras exageradas, pues el BYD Seal U DM-i anuncia una autonomía de 1.080 kilómetros en ciclo WLTP, con una batería de 18,3 kWh.
Si llega a España y a qué precios, eso todavía es una incógnita, pero tiene argumentos para convencer. En China, Kaiyi lo ha puesto a la venta por entre 16.000 y 21.000 euros al cambio de divisa. Para nuestro país, podemos pensar en que el mencionado BYD parte de los 38.500 euros una vez que ha cruzado el charco.
Redactor de Híbridos y Eléctricos, cubriendo toda la actualidad del sector de los vehículos eléctricos y la movilidad sostenible. Licenciado en Comunicación Audiovisual y Ciencias de la Información por la Universidad de Málaga. Cursó el máster Comunicación y Periodismo Deportivo en la Universidad Europea. Además, ha trabajado en medios de comunicación del motor como Autopista, Motor1 y SoyMotor.
Temas

source

Relacionadas