La planta de Audi en Bruselas está en peligro, la falta de trabajo podría hacer desaparecer al Q8

El mercado eléctrico europeo no consigue despegar. El año está siendo malo en volumen de ventas y en producción. Las marcas apenas acumulan pedidos o reservas y eso obliga a las fábricas a reducir el ritmo de trabajo. Audi no ha entrado con el pie derecho en la era eléctrica. Los múltiples retrasos y la falta de productos competitivos han lastrado su imagen en los últimos años. La llegada de nuevos modelos trata de revertir la situación, pero por ahora no hay signos evidentes de esa mejora. La planta de Audi en Bruselas apenas tiene trabajo. La compañía ya ha avisado que busca un cambio, aunque eso puede suponer el cierre de la factoría.
En Ingolstadt se las prometían muy felices con la llegada del coche eléctrico. Una nueva era para despuntar y aumentar las ventas. Sin embargo, los conductores europeos se resisten a hacer el cambio y las ventas no despegan. La gama e-tron ha ido creciendo lentamente a lo largo de los últimos años. La oferta está ahora comprimida en cuatro modelos diferentes: Q4 e-tron, Q6 e-tron, Q8 e-tron y e-tron GT. Si bien Audi ha tratado de mantener actualizados todos los modelos, no se puede negar que en Ingolstadt van con cierto retraso frente a su competencia más directa. Esto, sumado a unos precios poco competitivos están provocando un ambiente de inestabilidad en la marca.
Audi ha comunicado oficialmente que no sabe qué hacer con su planta de Bruselas. La compañía ya se ha puesto en contacto con las autoridades belgas y con los interlocutores sociales para, entre todos, buscar soluciones para mantener la fábrica abierta. La fuerte caída en los pedidos del Q8 e-tron, único modelo que actualmente se ensambla en Bruselas, ha sido fuerte. Audi reconoce que gran parte del interés se ha desviado a otros modelos eléctricos, principalmente el Q6 e-tron. La última incorporación a la familia eléctrica es la primera en aprovechar la plataforma PPE desarrollada junto a Porsche.
“El anuncio de la intención no significa que se haya tomado una decisión. Sin embargo, esta noticia ha sido muy sentida por los empleados de Bruselas y por mí también. Un diálogo transparente y constructivo es importante en el proceso que ahora se abre. Tendremos en cuenta todas las perspectivas”, afirma Volker Germann, CEO de Audi Bruselas. “La decisión de iniciar el proceso de información y consulta en la sede de Bruselas se ha tomado tras un intenso análisis y cuenta con el apoyo de AUDI AG. Ahora, la tarea consiste en dar forma a este proceso de forma constructiva y transparente junto con todos los implicados y debatir soluciones viables en beneficio común. Somos conscientes de la responsabilidad que tenemos con nuestros empleados en todas las sedes del mundo”, afirma Gerd Walker, miembro del Consejo de Administración de AUDI AG para Producción y Logística.
En Alemania buscan soluciones para mantener la factoría con vida, pero por ahora no hay ninguna que sea realmente viable. Se contemplan todas las opciones, incluido el cese precipitado del Audi Q8 e-tron. El sucesor del e-tron original nunca ha generado gran interés. Un producto caro y con claras deficiencias eléctricas. Apenas se han vendido un puñado de unidades en lo que llevamos de año y su vida comercial está intrínsecamente ligada a la de la fábrica belga. La factoría cuenta con más de 70 años de historia. El 7 de abril de 1949 salió de la línea de montaje el primer vehículo. En sus inicios sólo producía modelos de Volkswagen, hasta que en 2007 Audi se hizo con el control de la planta.
De ella han salido modelos icónicos y populares como el Audi A1, el Audi A3 o, de forma intermitente, unidades de Volkswagen como el Golf y el Polo. En 2017 se dio comienzo a los trabajos de reestructuración de las líneas con el objetivo de producir exclusivamente vehículos eléctricos y un año más tarde el primer e-tron ensamblado en Bélgica culmina el proceso. En 2021 se celebra la producción número 100.000 del e-tron, mientras que en noviembre de ese mismo año los trabajadores celebran la producción de la unidad 8 millones desde los trabajos se iniciaran a finales de la década de los 40. Toda esa historia y todo ese bagaje corren ahora peligro. Cabe la pena recordar que Audi ha tomado la decisión de derivar a China una parte de su producción eléctrica. La misma que ahora se verá afectada por la aplicación de los nuevos aranceles a la importación de modelos desde Oriente.
Ingeniero de carrera y periodista de motor por placer y pasión. Redactor de Híbridos y Eléctricos desde 2021, cubriendo la actualidad del sector de los vehículos eléctricos y la movilidad sostenible.
Temas

source

Relacionadas