Norris probablemente habría ganado en Canadá si hubiera entrado en boxes bajo el coche de seguridad, entonces, ¿por qué no lo hizo?

Si Lando Norris hubiera entrado a boxes durante el primer Safety Car cuando estaba en la delantera, hay muchas probabilidades de que hubiera ganado el Gran Premio de Canadá en lugar de terminar segundo detrás de Max Verstappen.

Las señales del Safety Car se encendieron cuando Norris estaba a unos 300 metros antes de la entrada a boxes.

Había tiempo suficiente para que él hubiera entrado a boxes, como lo hicieron los coches de Verstappen y George Russell, poniéndolos por delante de él en la fila detrás del Safety Car una vez que él entró a boxes una vuelta más tarde.

Norris perdió 10 segundos al tener que seguir al Safety Car como líder, mientras que los demás pudieron conducir a la velocidad delta del Safety Car, que normalmente es más rápida que el propio Safety Car. Esos 10 segundos fueron suficientes para costarle la delantera después de que se realizaron las paradas en boxes.

«Hicimos la llamada equivocada», dijo después. «Eso es culpa mía y del equipo. Tuve tiempo suficiente para entrar a boxes y no lo hice. Ahora estamos en un nivel de competitividad en el que no podemos estar satisfechos con un segundo lugar en un día en el que podríamos haber ganado».

¿Dejó Norris escapar la oportunidad en Canadá?

¿Pero qué hubo detrás de esta extraña elección?

Todo estaba relacionado con el fácil uso de los neumáticos del McLaren y la incertidumbre sobre el clima. En esta primera fase de la carrera con neumáticos intermedios, el McLaren estaba configurado con el objetivo de minimizar el desgaste de los neumáticos, incluso si esto significaba que inicialmente no sería muy rápido.

Típicamente, mayores presiones de neumáticos formarían parte de tal configuración. Cuanto más tiempo pudieran durar los neumáticos, mayor sería la flexibilidad estratégica, lo cual era particularmente importante en una carrera que siempre se pronosticó que estaría interrumpida por la lluvia.

Cuanto más durara un stint antes de desgastar los intermedios, mayor sería la posibilidad de pasar directamente a slicks si se secaba, en lugar de perder 20 segundos extra de tiempo en boxes al cambiar a intermedios nuevos y luego a slicks un poco más tarde.

Efectivamente, los McLaren de Norris y Oscar Piastri inicialmente estaban muy lejos del ritmo marcado por George Russell y Verstappen al frente. Después de 10 vueltas, los McLaren estaban a más de 10 segundos detrás.

Pero a partir de ahí, se convirtieron en los dos coches más rápidos en la pista. En nueve vueltas más, Norris no solo había eliminado ese déficit, sino que había pasado a Verstappen y Russell, y luego les sacó casi ocho segundos en cuatro vueltas.

Fue en ese momento que se activó el Safety Car por el choque de Williams de Logan Sargeant. Norris pasó gran parte de las dos vueltas anteriores discutiendo con su ingeniero de carrera Will Joseph si creía que podría quedarse con los intermedios originales durante la pequeña lluvia en camino, para luego pasar directamente a slicks más tarde, o si creía que necesitarían parar por intermedios nuevos.

Esa discusión seguía siendo su enfoque incluso cuando llegó el Safety Car. En ese momento, todavía estaban considerando no entrar a boxes en absoluto, ahorrando así una parada. Pero solo cuando Norris continuó la discusión después de pasar la entrada a boxes se dieron cuenta de que, en realidad, quedarse con los neumáticos usados sería demasiado arriesgado.

Esa oportunidad perdida probablemente le costó a Norris la carrera. Intentó corregir el error en la segunda ronda de paradas quedándose fuera dos vueltas más que Verstappen y Russell, esperando usar su fuerte ritmo al final del stint para ir más rápido con sus intermedios calientes de lo que ellos podían con sus slicks fríos. Esto lo puso por delante de Russell, pero no de Verstappen.

«En retrospectiva, probablemente empujé demasiado tarde en ese stint medio», dijo Norris.

«Nos quedamos fuera porque era muy rápido al final del stint, pero no empujé lo suficiente temprano y podría haber pasado a George una o dos vueltas antes de las paradas y cerrado la brecha con Max para darme una mejor oportunidad de adelantarlo».

Norris estaba naturalmente decepcionado, pero no amargado. «El Safety Car nos quitó lo que nos dio en Miami», dijo. Le ayudó a ganar su primer Gran Premio, pero esta vez le costó la oportunidad de victoria. «Me ayudó en Miami, así que no voy a ser el que se queje. Sucede, así es el automovilismo a veces».

Relacionadas