Probamos el Silence S04 de Acciona: las ventajas de la moto con la practicidad de un coche eléctrico

La empresa española Silence, conocida por ser uno de los principales fabricantes de motos eléctricas y que ha experimentado un crecimiento significativo en los últimos años, fue adquirida por Acciona a principios de 2021. En estos años, ha consolidado su posición desde que fue fundada por Carlos Sotelo, ahora Director de Movilidad de Acciona.
Una de las apuestas en firme de la energética por la movilidad eléctrica se centra en el lanzamiento de un vehículo que llega a la ciudad para cerrar el espacio entre las motos y los coches y entre los vehículos de combustión y los eléctricos. Silence es sinónimo de tecnología avanzada. Sus baterías extraíbles y su sistema de pago por suscripción han sido claves para su éxito y popularidad creciente. Todo eso, ahora se ha traspuesto de las dos a las cuatro ruedas con el Silence S04. Su lanzamiento en España ha servido también para que podamos comprobar, de primera mano, si son ciertas todas las bondades que se anuncian para él.
Has sido el propio José Manuel Entrecanales, presidente de Acciona, el que ha querido ponerle voz a este proyecto tan importante que ahora se hace realidad. Muchos son los motivos que llevan a pensar que la movilidad en las ciudades necesita un cambio. Desplazamientos de 9 km de media, que se hacen con vehículos excesivamente grandes, que pesan una tonelada y media, suena a despropósito. El desperdicio energético, económico y la poca practicidad de este modo de desplazarse son indiscutibles.
Carlos Sotelo, Director de Movilidad y Juan Montilla, Chief Marketing & Strategy Officer de Silence desgranaron las ventajas que el S04 aporta a los desplazamientos urbanos de todos los ciudadanos. Se trata de una solución que no solo ha de ser práctica, también es económica, con el objetivo de que cualquiera que necesite usarla, pueda tenerla a su disposición. Con estos argumentos, nos lanzamos a las calles de Madrid a comprobar cómo se hacen realidad.
Estéticamente, el S04 es un cuadriciclo eléctrico muy logrado. Está bien hecho, es agradable a la vista y entra por los ojos. Por supuesto, sus dimensiones 2,28 metros de largo, 1,26 de ancho 1,57 de altura, no engañan. Dentro hay el espacio justo para dos personas y un pequeño maletero de 247 litros de capacidad que permite llevar mochilas e incluso un par de tróleys de viaje.
A su interior es fácil acceder y ahí dentro es donde, probablemente, está la mejor de sus virtudes. El equipamiento con el que recibe a conductor y pasajero es superior al de algunos coches homologados como tales. Una pantalla TFT en color de 7 pulgadas se encarga de informar de los datos básicos del viajes y también para configurar las diferentes opciones. A su lado un soporte para el teléfono móvil (vertical u horizontal), con cargador integrado, la acompaña como sistema multimedia conectado mediante Bluetooth. Una idea que podía perfectamente trasladarse a otros vehículos.
Además, independientemente de la versión elegida, incluye aire acondicionado, un volante multifunción para manejar pantalla y móvil, un salpicadero revestido en cuero sintético, alfombrillas, faros LED, frenos de disco y acceso sin llave a través del móvil. Todo esto, sin haber arrancado todavía.
Una vez dentro hay que reconocer que el espacio físico no sobra, más aun si van dos personas. Pero apretando el botón de arranque la presencia del aire acondicionado es una gran ventaja de la que no todos los cuadriciclos pueden presumir.
Y aquí es donde empiezan las diferencias con lo que habitualmente se percibe al conducir un coche más grande. No hay asistencia a la dirección pero, en contra de lo que pudiera parecer, esto no importa. El peso del S04 no lo necesita y su tamaño no precisa de un radio de giro muy cerrado para hacer las maniobras básicas.
El pedal del acelerador responde bien a las demandas del conductor, pero sí hay una pequeña diferencia en el freno. En este caso no hay recuperación de energía al pisarlo y es necesario hacerlo con determinación para que el coche se pare. Nada a los que no sea posible acostumbrarse con cinco minutos.
Y a partir de aquí, nos ponemos en marcha. El recorrido por Madrid nos lleva hasta las Flagship Store, la C/Serrano 226, donde, además, está ubicada una de las 120 que la marca cuenta en las principales ciudades españolas.
Porque uno de los grandes secretos del S04 es que emplea el mismo sistema de intercambio de baterías que las motos de Silence. Aunque en este caso lleva dos, situadas debajo de los asientos, cada una de 5,6 kWh de capacidad (11,2 kWh en total). Pueden extraerse y transportarse gracias a las ruedas que permiten arrastrarlas como un tróley.
Con la ayuda de la app para el móvil Battery Station es posible gestionar la reserva durante 20 minutos de una batería en cualquiera de las estaciones. El sistema indica la carga que tendrá la batería cuando se llegue a ella. Una vez allí, se extrae la batería del coche, se coloca deja en la estación, en uno de los puertos de carga e inmediatamente esta desbloquea la reservada e indica con una luz verde que puede situarse en el coche. Un proceso limpio y fácil que está incluido en el contrato de suscripción que se firma con Silence cuando se adquiere un S04.
Hacerlo de esta manera supone pagar una cuota mensual, que, según el número de recargas contratadas, se inicia en 19,99 € (con tres ciclos de carga incluidos). Esto no quiere decir que siempre haya que sustituir la batería para recargarla. También es posible hacerlo en cualquier enchufe doméstico. El intercambio de baterías elimina el tiempo de espera y lo hace competitivo frente a la combustión. También es posible adquirir el S04 con las baterías, lo que, lógicamente, obliga a recargarla siempre conectándolo a la red eléctrica.
Tras la parada en la estación de intercambio continuamos la ruta. Con las dos baterías cargadas y con el aire acondicionado en la segunda de las tres posiciones de potencia, el cuadro de información indicaba que la autonomía restante era de 100 km en el modo de conducción City de los tres existentes (Eco, City y Sport).
La unidad probada es la homologada como L7e, que permite alcanzar una velocidad de 85 km/h que homologa 149 kilómetros (WMTC) con cada carga. Cuenta con dos motores eléctricos de 7 kW (total 14kW/19CV, con una potencia pico de 22kW/29,9CV.
Existe una segunda versión, homologada como cuadriciclo L6e, propulsada por dos motores de 3 kW/8,1 CV con picos de 10,6 kW/14,4CV. Cuenta con la misma capacidad de batería y una autonomía de 175 kilómetros, superior por reducir la velocidad máxima a 45 km7h, el máximo permitido para esta categoría de vehículo.
La primera versión requiere el carnet de conducir B y la segunda, homologada como cuadriciclo ligero, puede conducirse en España, al igual que en la mayoría de los países europeos, desde los 15 años con un carnet AM (licencia de ciclomotor).
Adicionalmente, durante la presentación se dejó ver la Versión Cargo, también con dos homologaciones y que aumenta el volumen de carga hasta los 500 litros retirando el asiento del acompañante.
El S04 no es el primer cuadriciclo eléctrico que llega al mercado. Pero sí es el único que, por ahora, ofrece un servicio de intercambio de baterías que permite que pueda ser una alternativa real a los coches de combustión más pequeños y a las motos, que para muchos usuarios no ofrecen la funcionalidad de un coche por el peligro que suponen y que, por el clima, no es posible usarlas todo el año.
Además, el S04 llega con un equipamiento suficiente como para asegurar un confort a bordo similar al de un utilitario urbano, siempre teniendo en cuenta sus dimensiones.
Por último, para que el S04 sea una solución aceptada por una mayoría de compradores el argumento del precio debe estar en concordancia con el resto. El precio inicial del NanoCar es de 9.870 € para el modelo L6e y de 11.680 € para el modelo L7e, ambos en modalidad de suscripción. Estos precios no contemplan ayuda del Plan Moves III, que pueden alcanzar hasta 1.800 €, ni las deducciones fiscales del 15% del IRPF por la compra de un vehículo eléctrico, que podrían sumar casi 1.200 €. Así, el precio de entrada del modelo L6e podría ser de 6.870 €.
Redactor y probador especializado en vehículos eléctricos y movilidad sostenible. Escribe en Híbridos y Eléctricos desde 2017. Es ingeniero de Caminos por la Universidad Politécnica de Madrid y Técnico especialista en vehículos híbridos y eléctricos por la SEAS. Ha trabajado en medios como Movilidad Eléctrica y Km77.
Temas

source

Relacionadas