BYD cree que Europa es "injusta" con sus propios consumidores penalizando los coches eléctricos chinos

La vicepresidenta ejecutiva de BYD y consejera delegada de la marca en América y Europa, Stella Li, considera que los aranceles a las importaciones de productos chinos ligados a la automoción que la Unión Europea se plantea aprobar no son «justos» para los consumidores europeos, ya que solo les dificultaría el acceso «a tecnologías muy buenas, de alta calidad y a un precio asequible».
“Estamos esperando los resultados de la investigación de la UE. Como líder en la industria, creo que esta investigación, o tal vez la forma en que quieren añadir aranceles, no es justa para los consumidores europeos», afirma la directiva en una entrevista a Europa Press.
Li, que llega al Viejo Continente para replantear la estrategia de la marca china en Europa. Replicando su experiencia en América, sostiene que la investigación que está llevando a cabo la Comisión Europea sobre los subsidios del Gobierno chino a productos exportados a Europa como los vehículos eléctricos, y que se publicará después de las Elecciones Europeas celebradas ayer, podría retrasar los objetivos para combatir el cambio climático.
«Esto impide que los consumidores europeos tengan la oportunidad de acceder a tecnologías muy buenas y abiertas, con productos de alta calidad… No es un beneficio para el planeta en general, ni para lograr nuestro objetivo contra el cambio climático y construir un planeta sostenible», ha mantenido la directiva que lleva en la compañía casi 30 años.
Los aranceles que la UE tiene previsto aprobar a la importación de vehículos eléctricos procedentes de China podrían costarle a Pekín casi 4.000 millones de dólares (más de 3.600 millones de euros) en intercambios comerciales con el bloque comunitario. En consecuencia, el número de vehículos eléctricos chinos importados a la UE se reduciría en una cuarta parte, unos 125.000 coches, si Bruselas impusiera un arancel del 20%, acorde a los datos ofrecidos en el último análisis sobre la economía mundial del Instituto Kiel y publicados la semana pasada.
Li se ha referido a los reclamos de varios fabricantes automovilísticos europeos que señalan que las importaciones chinas del sector de la automoción han sido fuertemente subsidiadas por el Gobierno de Xi Jinping. «Creo que esta es una percepción un poco equivocada. Hace 20 o 30 años, las empresas chinas no podían competir con todas las marcas europeas y estadounidenses. Pero luego los fabricantes de automóviles chinos trabajaron tan duro e invirtieron tanto en la tecnología. Por ejemplo, en los últimos 20 o 30 años, BYD ha invertido más de 100.000 millones de yuanes (12.693 millones de euros) en Investigación y Desarrollo” ha explicado Li.
En este sentido, la vicepresidenta de BYD a nivel mundial sostiene que tanto su grupo, como otros fabricantes de coches chinos, acometieron inversiones en desarrollo de tecnologías de propulsión eléctrica, tanto para producir vehículos híbridos enchufables (PHEV) como eléctricos de batería (BEV) asequibles cuando «nadie en la industria automovilística lo hizo».
«Y luego, 20 años después, esto es fruto de nuestra inversión, de nuestra apuesta. Ahora tenemos un beneficio. Pero los otros fabricantes no invirtieron, y ahora dicen que tenemos una subvención especial en China. No es justo cuestionar: después de 20 años de dedicación, de trabajo duro, ahora el resultado viene», ha reclamado Li.
La vicepresidenta también ha respondido diciendo que la política industrial del gigante asiático beneficia a cualquier fabricante que llegue al país asiático a invertir en tecnología para el coche eléctrico y electrificado. «En China, la política [de subsidios] está enfocada principalmente en la industria. Así que cualquiera que venga de fuera a China, que invierte en el coche eléctrico, recibe un incentivo similar.
“Si un consumidor en China compra un coche eléctrico, no importa si es de una marca local china o de una marca extranjera, recibe una política de incentivos iguales», ha explicado. No obstante, ha detallado que gran parte del incentivo a los consumidores de vehículos eléctricos en China se ha retirado, por lo que ha argumentado que lo que motiva ahora a los usuarios en ese país a comprar uno de estos coches, «es la tecnología y las prestaciones».
«En abril de este año, la penetración del BEV en China fue de más del 50%. Pero todo el incentivo a la compra ya casi se ha ido… Ahora [la decisión de los compradores] es por la eficacia tecnológica y la competitividad», ha afirmado.
Por tanto, la nueva directora general de la marca para el Viejo Continente ha afirmado que «Europa y todos los otros países deberían aprender de la experiencia en China». Asimismo, Stella Li ha querido invitar a los otros grupos automovilísticos occidentales a que pongan todo su enfoque de I+D+i, «en la tecnología de futuro, que son los BEV y los PHEV».
Equipo de redacción de Híbridos y Eléctricos, medio de referencia en España en información especializada del sector de los vehículos eléctricos y la movilidad sostenible.
Temas

source

Relacionadas