El gigante chino BYD apuesta por Europa: ya está pensando en su segunda fábrica de coches eléctricos

El gigante chino BYD, el mayor fabricante de vehículos eléctricos e híbridos enchufables del mundo, sigue firme en su compromiso de construir una segunda fábrica de coches eléctricos en Europa, según las últimas declaraciones de Stella Li, la máxima responsable de la compañía en nuestro continente.
La primera fábrica de BYD en Europa estará ubicada en Hungría. Esa información ya es oficial y, de hecho, sabemos que la planta húngara comenzará a producir coches a finales del próximo año. Estará ubicada en Szeged y creará “miles” de puestos de trabajo, aunque la cifra definitiva de su capacidad está todavía por determinar.
Pese al contexto actual, con un mercado de vehículos eléctricos que parece enfriarse en los últimos meses, la compañía china ve potencial para seguir creciendo. Tanto es así que ya piensan en la segunda fábrica en territorio europeo. BYD invertirá en una segunda fábrica en Europa “cuando llegue el momento adecuado”, según dijo Stella Li dijo en unas declaraciones a la AFP en el Top Marques de Mónaco.
“Seguiremos invirtiendo en Europa y construyendo éxitos aquí”, aseguró Li. La directiva china no dio más detalles al respecto de esta segunda factoría. La compañía estaría evaluando la ubicación de su nueva planta, así como su capacidad, de momento son datos reservados.
Stella Li también minimizó la importancia de la investigación de la Unión Europea que podría derivar en aranceles sobre los vehículos eléctricos chinos: “Cuando tu competencia se preocupa por ti, eso significa que eres muy bueno”. La Comisión Europea abrió una investigación el año pasado sobre las subvenciones que reciben del gobierno chino las compañías automovilísticas de aquel país, y que podrían estar causando una posible competencia desleal con los fabricantes europeos. Una de las medidas que hay sobre la mesa es aumentar los aranceles a los coches chinos, que actualmente son del 10%. La Unión Europea tiene hasta el 4 de julio para tomar una decisión.
“Eso significa que los coches chinos tienen buena calidad y son muy competitivos y accesibles”, comentó Li. “No estamos de acuerdo con las acusaciones” sobre las subvenciones, añadió, argumentando que los aranceles sobre los coches chinos “perjudicarán a los consumidores europeos” al limitar su acceso a tecnologías asequibles.
En este sentido, Li también hizo referencia a la tecnología híbrida como primer bastión hacia la electrificación para muchos clientes. Desde la marca creen que los híbridos enchufables (PHEV) son “el primer paso” para disfrutar de la electrificación, razón por la cual están lanzando nuevos modelos con la tecnología Dual Mode de la marca (como el Seal U DM-i), además de todos los eléctricos puros. Una estrategia que va en línea con la desaceleración en el crecimiento de ventas de los eléctricos puros en la mayoría de mercados. Solamente el año pasado, BYD vendió 1,5 millones de híbridos enchufables en todo el mundo y todo apunta a que este año superará esa cifra.
Redactor y probador de Híbridos y Eléctricos, desde 2019 cubriendo la actualidad del sector de los vehículos eléctricos y la movilidad sostenible.
Temas

source

Relacionadas