Ferrari reemplazará la batería de sus híbridos y eléctricos cada 8 años, aunque no será barato

La era eléctrica llega a todo y a todos. No hay fabricante que se resista a desarrollar coches con baterías, incluido Ferrari. Los italianos están inmersos en el desarrollo de su primer coche 100% eléctrico. Hace ya más de una década que la compañía vio en la electrificación una forma de expandir el rendimiento de sus súper deportivos. Hoy vivimos un paso más allá con los modelos híbridos enchufables. Para ellos, los de Módena lanzan ahora un plan de reemplazo de baterías con un propósito tan lógico como exclusivo.
Ya sean las baterías de un Tesla, un móvil o las de un Ferrari, estas sufren con el paso del tiempo. Es un procedimiento natural que si bien puede minimizarse es imposible de evitar. El tiempo y el uso reducen la efectividad de las pilas y con el paso del tiempo deben ser reemplazadas. Sin embargo, cuando hablamos de un Ferrari todo adquiere un significado especial y diferente. Los del Cavallino Rampante deben tener especial cuidado con sus deportivos enchufables, en especial con la batería, pues de ella dependen las prestaciones y el valor residual. La degradación es natural, pero esta no debe afectar a los futuros propietarios.
Imagina que compras un SF90 o un Ferrari 296 GTB, ambos con sistemas híbridos enchufables. Durante los primeros años de vida todo es gozo y alegría, pero con el paso del tiempo la batería pierde efectividad. Las prestaciones están condicionadas al buen rendimiento de la pila y si esta se degenera también lo hacen la aceleración y el precio de reventa. Un Ferrari con menos prestaciones de las de fábrica baja su precio significativamente y eso es algo que ni Ferrari ni sus clientes quieren. El valor residual debe mantenerse lo más alto posible y por eso, ahora, en Italia lanzan un paquete de extensión de garantía para las baterías.
Actualmente, los de Módena ya ofrecen una garantía de cinco años para todos los componentes del sistema de propulsión híbrida. Los nuevos programas de renovación incluyen la sustitución de la batería de alto voltaje al octavo y al decimosexto año de vida del coche. Estos programas serán transferibles a cualquier propietario posterior. Es un paquete de mantenimiento que se asocia con el coche, no con el cliente. De esta forma, tal y como reconoce Ferrari, el objetivo es “preservar el rendimiento y la excelencia” de los primeros híbridos enchufables a lo largo del tiempo. Dichos programas también estarán presentes para el primer modelo eléctrico que saldrá a la venta el año que viene.
El paquete de mantenimiento no será barato, algunas fuentes cercanas a la empresa aseguran que tendrá un coste de 7.000 euros…¡¡al año!!. Eso sí, los clientes que lo contraten no sólo se garantizarán la mejor conservación para sus coches, también la mejor tecnología. Llegado el momento, si a la hora de cambiar la batería existe una tecnología mejor a la original esta se montará en el coche. Un plus que puede ser particularmente ventajoso para la unidad 100% eléctrica. Todavía se desconocen muchos detalles sobre ella, pero en Italia aseguran que será un Ferrari de pura cepa, incluido un sistema de escape artificial que suplirá la falta de un motor de combustión.
Ingeniero de carrera y periodista de motor por placer y pasión. Redactor de Híbridos y Eléctricos desde 2021, cubriendo la actualidad del sector de los vehículos eléctricos y la movilidad sostenible.
Temas

source

Relacionadas