Infraestructura colectiva: la solución asequible definitiva para cargar vehículos eléctricos en edificios residenciales y comunidades de vecinos

Con el auge de los vehículos eléctricos, una de las barreras que enfrenta el consumidor es la instalación de puntos de recarga, especialmente en garajes comunitarios, edificios residenciales y/o edificios de oficinas. Para facilitar tanto la instalación como las recargas en el día a día, la compañía ChargeGuru, especialista en soluciones de recarga de vehículos eléctricos, ha lanzado en España un innovador servicio que promete transformar el sector.
Este nuevo servicio de recarga colectiva llega con la misión de derribar las barreras que hasta ahora han dificultado la instalación de puntos de recarga en comunidades de propietarios. Este servicio, que ya ha sido un éxito en Francia con más de 15.000 edificios equipados desde 2014, ofrece una solución colectiva y sin coste inicial para las comunidades.
¿Cómo funciona? La mecánica es muy sencilla y es una de las claves de su éxito. Primero, la comunidad de vecinos firma un contrato con ChargeGuru, que se encarga de la infraestructura de recarga colectiva en el edificio. Una vez hecha la primera solicitud de un cargador, la empresa hace la preinstalación necesaria (sin coste) y pone un nuevo contador al que se conectarán todos los cargadores.
El siguiente paso es instalar los cargadores en las plazas que soliciten los residentes. Efectivamente, no hace falta ser propietario para instalar un punto de carga en el garaje comunitario. A continuación veremos qué pasa si el usuario quiere cancelar el servicio por cualquier motivo.
Los clientes pueden optar entre dos opciones: comprar su cargador por un precio fijo de 999 euros o elegir un plan de renting sin entrada, con una suscripción mensual desde 19,90 euros (IVA incluido) que cubre el seguro, mantenimiento y asistencia técnica. Es importante señalar que la comunidad de vecinos y los propietarios que no instalen un cargador en su plaza no pagarán nada nunca.
Este servicio de recarga colectiva presenta numerosas ventajas, tanto para los propietarios del vehículo y del garaje como para los administradores de las fincas. Lo más importante para la tranquilidad del resto de vecinos es que este servicio no tiene coste para la comunidad, toda la inversión inicial es asumida por ChargeGuru.
La flexibilidad y la equidad también son importantes y claves del éxito del mismo. Cada propietario puede decidir cuándo instalar su punto de recarga y, en caso de no necesitarlo, no incurrirá en ningún gasto. Dicho de otra manera: sólo pagan aquellos que utilizan el servicio.
El objetivo del servicio es reducir las barreras y cualquier complicación. Por esa razón, la gestión de la instalación, la facturación y la supervisión del consumo eléctrico se delega completamente a ChargeGuru. Y al ser propietaria de la infraestructura, ChargeGuru también se encarga del seguro, la certificación y el mantenimiento de los puntos de recarga.
Hay otra ventaja añadida en consecuencia: un potencial incremento del valor del inmueble, al contar con una infraestructura de recarga para vehículos eléctricos, que adquirirá cada vez más importancia en los próximos años. Además, es también una buena solución para parkings de residentes de concesión municipal, donde no hay viviendas ni contadores, ya que ChargeGuru se encarga también en estos casos de abrir un nuevo contador general y de la posterior instalación del punto de carga en las plazas de los usuarios que lo soliciten.
Para aquellos que tienen dudas sobre la suscripción, ChargeGuru ha simplificado al máximo el proceso. Si un usuario decide cancelar su suscripción tras haber comprado un cargador, puede hacerlo con un preaviso de 30 días. En el caso del renting, existe un periodo de permanencia de dos años.
¿Qué pasa si soy inquilino y cambio de domicilio? Si te mudas de domicilio, ya seas inquilino o propietario, los puntos de recarga se pueden mover fácilmente a otra vivienda. ChargeGuru se encarga de desinstalar el punto en un sitio y ponerlo en otro. En cuanto a los inquilinos, se ofrece la misma facilidad de acceso que al resto: se pueden suscribir al servicio sin que el propietario tenga que preocuparse por la gestión de pagos o contratos.
En definitiva, se trata de un servicio integral y fácilmente accesible con el objetivo de allanar el camino para la adopción masiva de vehículos eléctricos en España, además de facilitar la vida a sus usuarios durante el proceso.

source

Relacionadas