No tendrá motor de gasolina ni emisiones, pero el primer Ferrari eléctrico conservará algo esencial para la marca

Una de las características más importantes de cualquier Ferrari es el sonido de su motor. Con la llegada del primer modelo eléctrico a la casa del Maranello, podría pensarse que ese sonido desaparecerá del cavallino. Pero aunque no tendrá un motor de gasolina chillando bajo el capó, Ferrari acaba de asegurar que su primer superdeportivo eléctrico mantendrá la esencia de la marca y tendrá un sonido “auténtico”.
No lo decimos nosotros, sino Emanuele Carando, jefe de marketing de producto de Ferrari, en una charla con la prensa australiana. Según Carando, uno de los desafíos más grandes para Ferrari es mantener el sonido característico de sus coches en el nuevo modelo eléctrico. Carando aseguró que el primer Ferrari eléctrico de la historia tendrá su propio sonido y será “auténtico”, insinuando que el sonido no será simplemente un ruido de motor de gasolina simulado.
Desde el Abarth 500 hasta el Dodge Charger eléctrico, pasando por el Hyundai Ioniq 5 N, otros fabricantes han añadido sonidos de motor falsos en sus coches eléctricos para generar un extra de sensaciones. Al fin y al cabo, la experiencia sensorial auditiva es una arista importante en la conducción puramente pasional. Sin embargo, Ferrari dice que tendrá “una experiencia auditiva genuina”, lo que sea que eso signifique exactamente. “Necesitas esperar un poco más, pero puedo decirte que el nuevo eléctrico de Ferrari será un verdadero Ferrari”, explicó Carando.
Desde Maranello han explicado una y otra vez que su primer coche eléctrico será un “verdadero Ferrari” y, como todos sus otros coches, no se centrará en las prestaciones en línea recta. A la marca italiana no le interesa ni ser el más rápido en línea recta ni el más potente del mundo. Esa batalla la dejan, quizá, para Rimac, Lucid o Tesla. “Después de hacer esto [acelerar de 0 a 100 km/h] un par de veces, te cansas. Queremos tener un coche rápido, ágil y divertido de conducir”, explicó Carando.
La filosofía de Ferrari es diferente y quiere enfocarse en ofrecer una experiencia de conducción emocionante y divertida, más allá de las puras cifras de aceleración. “Nunca hemos buscado la velocidad como una razón clave para vender nuestros coches”, dijo Carando. La gente de Maranello pondrá el foco en la relación peso-potencia y en la combinación de todos los factores (potencia, frenada, sonido, etcétera) para crear una experiencia de conducción única.
El primer Ferrari eléctrico de la historia está más cerca de lo que parece, pues su presentación está prevista para finales del próximo 2025. Queda, pues, poco más de un año para conocerlo. Salvo sorpresa, el primer cavallino de batería llegará antes que los eléctricos de Lamborghini y Aston Martin.
La llegada de este modelo no supondrá el fin de los modelos con motor de gasolina, pero ofrecerá esta nueva tecnología porque “creemos que hay una oportunidad de ofrecer nuevas emociones de conducción”. La marca espera que alrededor del 5% de sus ventas en 2026 correspondan a vehículos eléctricos, con una proyección de crecimiento hasta el 40% para 2030. No obstante, Ferrari seguirá ofreciendo modelos a gasolina, con un 40% de sus ventas en 2030 provenientes de híbridos enchufables y el 20% restante con motor de gasolina exclusivamente.
Redactor y probador de Híbridos y Eléctricos, desde 2019 cubriendo la actualidad del sector de los vehículos eléctricos y la movilidad sostenible.
Temas

source

Relacionadas