Los dos fabricantes más punteros lanzarán este 2024 las primeras baterías que se recargan en 10 minutos

No es ninguna sorpresa para nadie que China está muy por delante de Europa y de Estados Unidos en lo que a tecnología de baterías se refiere. El gigante asiático no sólo controla la cadena de suministro de las materias primas, también es la referencia en innovación. Y mientras aquí empezamos a levantar las primeras fábricas, los dos fabricantes más punteros de China están en una lucha contrarreloj por lanzar la primera batería 6C para coches eléctricos con carga super rápida.
Esos dos fabricantes son CATL y BYD. El primero es el mayor productor de baterías de litio del mundo, mientras que el segundo no se queda demasiado atrás y, además de fabricarse las baterías para sus propios coches, suministra a otros fabricantes de primer nivel, incluida la propia Tesla.
Ambos están en una carrera por lanzar este mismo año la primera batería con un multiplicador de carga 6C. Algunos vehículos eléctricos chinos ya están montando baterías que admiten cargas 5C, pero la innovación no descansa y la próxima generación de baterías quiere ir un paso más allá.
CATL planea lanzar una batería Qilin de segunda generación con un multiplicador de carga de 6C en la segunda mitad de 2024, según se publicó ayer mismo. Por su parte, BYD quiere lanzar la segunda generación de la batería Blade en la segunda mitad del año, y la prensa china asegura que la compañía tiene una batería 6C en proceso, citando fuertes cercanas a BYD.
Para lograr velocidades de carga más rápidas con todas las garantías de seguridad y fiabilidad, son clave las mejoras en la química de las celdas y en el sistema de disipación de calor de la batería. En este sentido, BYD ha empezado a utilizar un nuevo sistema de refrigeración en las baterías de su sistema híbrido de quinta generación. Una tecnología que puede extender también a sus eléctricos.
¿Qué significa eso de 6C? Cuando hablamos de baterías, esa «C» se refiere al multiplicador de carga de la batería y 6C significa que, teóricamente, la batería podría cargarse completamente en un sexto de hora, es decir, en 10 minutos.
Para alcanzar un multiplicador de carga de 4C o 5C, la potencia de carga debe ser de 360 ​​kW o más. Algo muy poco frecuente en la industria europea, pero que ya se empieza a ver en los eléctricos chinos. Sin ir más lejos, hace unas semanas vimos la impresionante recarga rápida del Li Auto Mega, cuya batería 5C ya es capaz de recargar del 8% al 80% en apenas 11 minutos, alcanzar más de 510 kW de potencia pico y de mantener 307 kW de potencia de carga con la batería al 79%. El Zeekr 001, lanzado en febrero, lleva la batería Shenxing de CATL y también admite recargas 5C.
Aunque la potencia máxima teórica no pueda mantenerse durante todo el tiempo que dura la recarga, lo cierto es que los fabricantes chinos ya están, a día de hoy, en una posición en la que pueden conseguir entre 500 y 600 de autonomía real en menos de un cuarto de hora. La próxima barrera está en los 10 minutos, y parece que se superará pronto.
Redactor y probador de Híbridos y Eléctricos, desde 2019 cubriendo la actualidad del sector de los vehículos eléctricos y la movilidad sostenible.
Temas

source

Relacionadas