El motor de hidrógeno de Toyota más cerca de los coches de calle: el nuevo Corolla H2 supera al anterior

Toyota ha estado explorando el potencial del hidrógeno como una alternativa a los combustibles convencionales. Con este objetivo, desarrollaron el Toyota GR Corolla H2 de competición, un vehículo pionero que participó en las 24 Horas NAPAC Fuji SUPER TEC. Este trabajo ha permitido a Toyota utilizar hidrógeno en su forma líquida, creando un prototipo más competitivo que reduce los tiempos de parada en boxes, haciéndolos más ágiles y eficientes. Además, ha logrado reducir el peso del automóvil en más de 50 kg, lo que ha contribuido a mejorar los tiempos por vuelta.
El hidrógeno en estado líquido plantea desafíos como la exigencia de mantenerse a temperaturas extremadamente bajas de alrededor de -253 grados Celsius durante su llenado y almacenamiento. Sin embargo, proporciona una densidad energética superior, lo que implica que duplica la autonomía del vehículo con el mismo tiempo de recarga.
En el año 2023, Toyota se propuso como una de sus tareas fundamentales optimizar el sistema de combustible de hidrógeno líquido. El resultado es, por ejemplo, la bomba de combustible, que debe operar en condiciones de temperatura extremadamente bajas, lo que representaba un enorme desafío en términos de fiabilidad. Durante la carrera de 2023, esta tuvo que ser reemplazada en dos ocasiones, un proceso que demanda una gran cantidad de tiempo.
Según Toyota, el Corolla emplea ahora una bomba alternativa. Debido a la elevada presión generada, los cojinetes del eje y los engranajes situados en un extremo de la biela encargada de transmitir el par al motor al transformar el movimiento alternativo en movimiento rotativo, tenían que soportar cargas desiguales, lo que daba como resultado una aceleración del desgaste y la degradación.
En 2024, para solucionarlo, se ha introducido un nuevo sistema de manivela de doble accionamiento para mejorar la resistencia de la bomba. Al aplicar par motor desde ambos extremos del cigüeñal, se logra un movimiento equilibrado del pistón de refuerzo, lo que aumenta considerablemente su durabilidad.
Además, se han realizado cambios adicionales como la modificación del tanque de hidrógeno líquido, que ha pasado de ser cilíndrico a ovalado. Como consecuencia, esta modificación ha duplicado el volumen de hidrógeno almacenado y también la autonomía en comparación con los tanques de hidrógeno gaseoso comprimido de 700 bares utilizados hasta el año 2022.
Toyota también ha perfeccionado un sistema de captura de CO2 instalado en el motor, que actúa no en el escape sino en la entrada de aire. Este sistema captura el CO2 del aire entrante y emplea el calor del aceite del motor durante el proceso de conversión, almacenando el CO2 separado en un pequeño tanque que contiene un adsorbente.
Este sistema se utilizó en la última carrera de Super Taikyu en 2023, aunque los mecánicos debían cambiar manualmente los procesos de absorción y separación de CO2. No obstante, para 2024 se ha introducido un mecanismo que activa estos procesos automáticamente, girando lentamente el filtro de absorción de CO2 mientras el vehículo está en marcha.
Este Toyota con motor de hidrógeno renovado ha participado en la competición que se llevó a cabo entre los días 24 al 26 de mayo en el Circuito de Fuji, marcando el debut de un vehículo propulsado por hidrógeno líquido en las pruebas de las Super Taikyu Series.
Redactor y probador especializado en vehículos eléctricos y movilidad sostenible. Escribe en Híbridos y Eléctricos desde 2017. Es ingeniero de Caminos por la Universidad Politécnica de Madrid y Técnico especialista en vehículos híbridos y eléctricos por la SEAS. Ha trabajado en medios como Movilidad Eléctrica y Km77.
Temas

source

Relacionadas